¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

¿'Hipersensible’ u ‘horror'? Iglesia de Trinidad involucrada en controversia por desfile de modas

Catedral anglicana de la Santísima Trinidad en Puerto España, Trinidad, de estilo arquitectónico neogótico. Foto de David Stanley (CC BY 2.0).

La noche del 2 de noviembre de 2019, se realizó un espectáculo de moda en la catedral de la Santísima Trinidad en la capital de Trinidad, Puerto España. Sin embargo, cuando modelos ligeras de ropa convirtieron los pasillos de la iglesia en una pasarela, lo que empezó como una iniciativa para recaudar fondos para reparar el local de casi 200 años que quedó dañado por el terremoto de 2018, terminó con acaloradas discusiones sobre respeto y políticas de respetabilidad.

Las iglesias y la moda pueden ser menos contrapuestas de lo que parecen. Como la mayoría de países del Caribe, Trinidad y Tobago es muy religioso, y las iglesias suelen actuar como lugares de congregación de la comunidad para realizar diversas actividades que van más allá de los servicios religiosos tradicionales.

Por ejemplo, en 2018 la banda de carnval K2K Alliance and Partners produjo un retrato visualmente impresionante llamado “A través de ventanas sucias”. El lanzamiento de la presentación de la banda fue en la iglesia anglicana Todos los Santos, pequeña capilla que rodea el principal espacio verde de la ciudad, y tuvo un tremendo éxito. Una parte de lo recaudado se destinó a restaurar la iglesia.

Captura de la portada del Daily Express del 4 de noviembre de 2019, que destaca algunos trajes de baño del desfile.

Parecía un buen modelo para recaudar fondos: reformar un bello espacio público por una buena causa, atraer a una audiencia que puede pagar por la actuación y destinar lo recaudado para conservar la integridad arquitectónica de la iglesia. Solamente había un problema: los funcionarios de la iglesia que aprobaron el desfile no previeron que los organizadores aprobarían los atuendos y trajes de baño que se mostraron.

En una declaración publicada en la página de Facebook de la catedral, el obispo anglicano Claude Berkley se disculpó por el “mal uso de un espacio consagrado en la catedral de la Santísima Trinidad, en un desfile de modas reciente”:

The depiction of scantily clad models parading along the aisle of the Church offended individual and collective sensibilities locally and internationally. […] Such a parade is completely out of order, inappropriate and it is strongly condemned. Our church has hosted fashion shows in the past and we have never come to this sad deterioration of respect and modesty. I am reliably informed that firm guidelines were in effect with the primary organizer, but that there was a deviation from the agreed guidelines. At the first sight of this deviation, the show should have been shut down. […]

Even though the church might promote the positive aspects of the culture in which it witnesses, due care must be taken to ensure that participants do not cross the line into negativity and impropriety.

La representación de modelos ligeras de ropa que desfilaban por el pasillo de la iglesia ofendió sensibilidades individuales y colectivas, local e internacionalmente. […] Un desfile así está completamente fuera de lugar, es inapropiado y lo condenamos fuertemente. Nuestra iglesia ha realizado actividades relacionadas con la moda y nunca hemos llegado a este triste deterioro del respeto y la decencia. Me informan fuentes confiables que había pautas firmes con el principal organizador, pero hubo un alejamiento de las pautas acordadas. A la primera señal de este alejamiento se debió cancelar el desfile. […]

Aunque la Iglesia puede promover los aspectos positivos de la cultura […] se debe tener mucho cuidado de asegurar que los participantes no crucen la línea a la negatividad y la indedencia.

El portavoz del desfile elogió a la Iglesia anglicana por su progresismo y reprendió a los críticos, y sugirió que los que se ofendían eran “hiper­sen­si­bles”. Por su parte, Christopher Nathan, creador de Style Week, rápidamente se disculpó y explicó que, aunque respetaba la necesidad de libertad artística, se debió ajustar u omitir los atuendos reveladores, teniendo en cuenta el lugar del desfile.

“Pasarela en la catedral”. Captura de pantalla de la portada de The Guardian de Trinidad y Tobago, con fecha 4 de noviembre de 2019, que muestra los trajes de baño del desfile.

Aunque muchos usuarios de medios sociales estaban indignados por lo que considerban inapropiado y una falta de respeto, la discusión giró en torno a otros temas.

Se pasó mucho tiempo asignando culpas —primero, al diseñador, que para algunos buscaba “valor de impacto”, luego a la propia iglesia por conceder la autorización; para otros, los medios fueron cómplices por publicar la imágenes en todas las portadas.

Se difundieron términos como “horror”, “blasfemia” y “fin de los días”, lo que provocó que algunos usuarios de medios sociales plantearan el problema de la pedofilia [en la Iglesia católica] y que este desfile de moda “palidecía en comparación”.

En Facebook, la usuaria Jude Persad sugirió que la muestra era un comentario de la amplia cultura del carnaval:

If they could jump carnival almost naked and go for ashes they could walk practically naked in the church.

Si pudieran saltar al carnaval casi desnudos e ir por ceniza, caminarían prácticamente desnudos en la iglesia.

Las celebraciones anuales del carnaval de Trinidad y Tobago —colorida festividad llena de ropa casi inexistente— se realiza los dos días previos al Miércoles de Ceniza, que indica el inicio de la Cuaresma. En Miércoles de Ceniza, los cristianos, de los que muchos habrían participado en el festival nacional, van a misa a recibir cenizas.

Antes de las declaraciones del obispo Berkley, algunos comentaristas en línea señalaron las diferencias entre las Iglesias anglicana y católica a manera de explicación:

‘The Catholic Church acknowledges the presence of Christ at the altar while the Anglican Church doesn’t. Therefore the Anglican Church wouldn’t have an issue hosting a fashion show in the actual church building. There are actually a series of secular concerts in an Anglican Church in the UK (the home of the Church) this Christmas.’ [Original source of quotation unclear.]

La Iglesia católica reconoce la presencia de Cristo en un altar, pero no es así en la Iglesia anglicana. Por tanto, para la Iglesia anglicana no sería problema organizar un desfile de moda en una iglesia. Habrá diversos conciertos laicos en una iglesia de la fe anglicana en el Reino Unido (hogar de esta Iglesia) esta Navidad. [No está clara la fuente original de esta cita.]

Es interesante anotar que Clifford Rawlins, ministro de la fe pentecostal, opinó en Facebook:

Christianity in T&T is influenced by Hinduism and Islam and many a time the value systems of all three religions crossthread and the generally ignorant and undiscerning public can hardly make out any differences and often assume that all religions preach the same things about dress and morals etc. […] As the Guardian newspaper article quoted the fashion house in question, no one need be ashamed of the human body which is created in the image of God. Our ideas from Islam and Hinduism are that it should be covered up to prevent the ‘sin’ of lust and the all-dreaded sexual activity, and that it is a thing to be ashamed of, stemming too from Jewish thought. If people can wear swimsuits at the beach and, the whole Earth is the Lord's where nothing is hidden from him, then why not in a human-made church building used for a secular purpose? […]

We ought not look at one through the eyes and lenses of another […] things can become too confused in the crossthreading of value systems and many get lost in the all too ready hurl of social media obsecrations and deprecations.

El Cristianismo en Trinidad y Tobago tiene influencias del hinduismo y el Islam, y muchas veces, los sistemas de valores de las tres religiones se entrecruzan y el público, usualmente ignorante y sin sentido crítico, apenas puede diferenciar y suele asumir que todas las religiones predican lo mismo sobre ropa y moral, etc. […] Como el artículo de The Guardian citó a la casa de moda en cuestión, nadie debe avergonzarse del cuerpo humano, que fue creado a la imagen de Dios. Nuestras ideas del islam y el hinduismo son que se debe cubrir [al cuerpo] para evitar el ‘pecado’ de la lujuria y la indeseable actividad sexual, y que es algo de lo que hay que avergonzarse, también se deriva del pensamiento judío. Si la gente puede usar trajes de baño en la playa, y si toda la Tierra es del Señor y nada le queda oculto, ¿por qué no usar la construcción humana de una iglesia con fines laicos? […]

No debemos mirar a uno con los ojos de otro […]. Las cosas pueden confundirse mucho al cruzarse los sistemas de valores y muchos pueden perderse en el lanzamiento de ruegos y súplicas de medios sociales.

Tan pronto como los medios tomaron la interpretación de Rawlins de la controversia, la Iglesia presbiteriana de Trinidad y Tobago emitió una declaración en la que se distancia de sus comentarios:

The said ‘Reverend Rawlins’ is not a PCTT Minister and has no authority to speak on the PCTT’s behalf. […]
The PCTT respects the sanctity of places of worship.

El mencionado ‘reverendo Rawlins’ no es ministro de la Iglesia presbiteriana de Trinidad y Tobago y no tiene autoridad para hablar en nombre de la Iglesia presbiteriana de Trinidad y Tobago. […]
La Iglesia presbiteriana de Trinidad y Tobago respeta la santidad de los lugares de culto.

Sin embargo, aparte de la discusión religiosa, el incidente ha planteado preguntas sobre la idea de los espacios públicos, cómo se deben adaptar para diferentes fines y cómo se debe gestionar esa flexibilidad.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.