¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Aplastante victoria de prodemócratas en las elecciones de Hong Kong significa que Pekín ha perdido el contacto

Infografía compara resultados de la eleccion del concejo de distrito de 2015 y de 2019. Rojo para partidos a favor del sistema y amarillo para los prodemócratas. Imagen de Stand News, asociado de contenido de Global Voices.

El bando demócratas obtuvo una aplastante victoria en las elecciones del concejo distrital del 24 de noviembre. De los 452 escaños de los pequeños distritos, los demócratas ganaron 388 –263 más respecto a la anterior elección de 2015. El partido a favor del sistema perdió 240 escaños y se quedó solo con 59.

Si el indice de votación fuera inferior al 65 %, los demócratas podrían haber perdido en muchos distritos ya que los votos duros a favor del sistema se distribuyeron más uniformemente en todos los distritos. Con el actual indice de votación de 70 %, la brecha entre el numero de votos recibidos por parte de los dos bandos aumentó al 6 % (469 189 votos) y ayudó los demócratas en ganar en los distritos competitivos. Los distritos pequeños, con el sistema “voto único, escaño único”, que eran favorable a los mayores partidos a favor del sistema y con más recursos, han llevado a la derrota máxima de los partidos a favor del sistema (acá encontrarás más información sobre el contexto de las elecciones del consejo distrital de Hong Kong).

Referéndum de facto sobre las protestas

Las elecciones se consideran un referéndum de facto sobre las protestas de Hong Kong y la mayoría de votantes ha mostrado su apoyo a las protestas contra el Gobierno a pesar de la confusión y la destrucción que han tenido lugar.

En efecto, cerca de la mitad de candidatos demócratas que han ganado las elecciones eran independiente o nuevos en elecciones. No tienen antecedentes de servir la comunidad ni recursos administrativos para sus campañas electorales. Principalmente, la razón por la que han ganado es que han respaldado la agenda de las protestas antigubernamentales, incluidas investigar sobre la mala conducta y los malos tratos de la policía, eliminar la calificación de motín a las protestas, retirar las acusaciones cargos contra los manifestantes y realizar las reformas políticas democráticas.

Presuntamente, Pekín está escandalizado por el resultado de las elecciones. A un editor jefe de política exterior fue le informaron que los portavoces comunistas chinos habían preparado ya una portada con la historia de la victoria del partido a favor del sistema en Hong Kong:

Hongkoneses rompen las ilusiones de victoria de Pekín.
Las autoridades estaban tan confiadas de que las elecciones iban a su favor que el los medios estatales imprimieron copias por adelantado
.
———
Cómo los medios de comunicación chinos –y probablemente la dirigencia– estaban tan convencidos de la victoria de Pekín en las elecciones de Hong Kong que escribieron la historia por adelantado.

Desde septiembre, el bando a favor del sistema había estado presionando el Gobierno para retrasar las elecciones. El 8 de noviembre presentaron un aviso político en las portadas de los mayores periódicos, para instar al Gobierno a suspender las elecciones. Sin embargo, una semana después de que los manifestantes comenzaron a interrumpir el trafico para organizar una huelga general, Pekín decidió convocar las elecciones según el calendario previsto, ya que creían que podrían cambiar la opinión publica a su favor.

El 14 de noviembre, diez días antes de las elecciones, la ciudad se vio inundada con avisos políticos que pedían a los ciudadanos a utilizar su voto para decir “NO” a las violentas protestas. Varias estrellas pop locales se movilizaron para difundir el mensaje de “votar para parar las protestas”. El 16 de noviembre, soldados del Ejercito de Liberación Popular salieron de su cartel para retirar las barricadas en las calles. Los grupos a favor del sistema organizaron a sus partidarios para limpiar las calles como parte de sus campañas políticas.

Pekín confiaba en que el bando a favor del sistema podría ganar las elecciones a los concejo distrital, que no había perdido desde 1999. Creía que la mayoría no aguantaría a la estrategia radical de las protestas y que quería restablecer el orden social en Hong Kong lo antes posible.

Aunque es verdad que el pueblo gente quiere restablecer el orden, muchos sienten que el desorden creado es obra del Gobierno, ante todo. Por seis meses, nadie en el bando de las autoridades ha sido sancionado por lo que está pasando, mientras unos 4500 manifestantes han sido arrestados y enfrentan acusaciones por delito de motín con la posibilidad de recibir una sentencia de encarcelamiento de máximo 10 años.

En los distritos donde los habitantes han presenciado la violencia por parte de los partidarios de Pekín con trajes blancos y el uso abusivo de gas lacrimógenos, proyectiles de goma y hasta proyectiles verdaderos de la policía antidisturbios, la “mayoría silenciosa” decidió levantarse y expresar su apoyo a los manifestantes.

El resultado más asombroso de la elección fue en Yuen Long, donde la Oficina de Enlace de Pekín, los partidos políticos a favor del sistema y los lideres rurales tienen un fuerte dominio en las redes sociales. Los miembros de los partidos políticos a favor del sistema no lograron ni un solo escaño. La “mayoría silenciosa” utilizó su voto para expresarse contra el incidente del ataque en la estación de metro el 21 de julio.

Pekín se equivoca con Hong Kong

El resultado electoral hizo saber a Pekín que sus opiniones sobre Hong Kong están equivocadoa. Desde las protestas contra la extradición, la estrategia de Pekín en Hong Kong ha convertido la protesta por un único problema en una crisis política que cuestiona la política fundamental de China sobre Hong Kong. Mencionamos algunas maneras en que Pekín subestimó y juzgó erróneamente el actual clima político en Hong Kong:

  1. Pekín creía y sostenía que las protestas contra la extradicción fueron organizadas por los políticos demócratas que trabajaban con fuerzas extranjeras;
  2. Pekín creía que el Gobierno de Hong Kong podría simplemente descuidar las peticiones de un millón de personas ya que los partidos políticos a favor del sistema habían dominado el Consejo Legislativo;
  3. Pekín creía que la policía y las turbas a favor de Pekín podrían trabajar en conjunto para detener las protestas, como la represión de las protesta por Occupy Central en 2014;
  4. Pekín creía que los manifestantes radicales eran una pequeña minoría y que la policía antidisturbios podría pararlos y detenerlos a todos;
  5. Pekín creía que la petición para una investigación sobre la brutalidad policial era un complot político contra Hong Kong y el Gobierno de Pekín y que, por tanto, era inaceptable;
  6. Pekín creía que a la mayoría de hongkoneses solo le importa su bienestar y no apoyaría protestas prejudiciales;
  7. Pekín creía que la ley contra las máscaras y la ley de emergencia podría aterrorizar las masas y alejarlas de las protestas;
  8. Pekín creía que la propaganda política y la difusión de desinformación en los principales canales de noticias chinos a favor de Pekín y de WeChat y Weibo podrían cambiar la opinión publica en Hong Kong;
  9. Pekín creía que el bando a favor del sistema nunca perdería las elecciones del concejo distrital.

Se ha demostrado que todo lo anterior está equivocado. Pero ¿verá Pekín la verdad y modificará su política en Hong Kong?

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.