¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Periodistas bosnios demandan justicia para periodista amenazado y atacado por vándalos

Protesta de periodistas frente al Parlamento en Sarajevo, 30 de septiembre del 2019. Foto de Dženan Kriještorac, cortesía de RadioSarajevo.ba, usada con autorización.

Un grupo de vándalos, que se presentan como “fanáticos del club de fútbol de Sarajevo”, sitiaron la sala de prensa del portal de noticias en línea RadioSarajevo.ba en la capital de Bosnia y Herzegovina (BIH) durante las últimas horas del 27 de septiembre del 2019. Amenazaron a un empleado con herir y asesinar a su familia, y lo forzaron a borrar una noticia que infirmaba que un miembro de su grupo había sido sentenciado a cinco años en prisión en Bielorrusia por posesión de cocaína.

Creando una situación de rehenes que duró dos horas y media, los vándalos también forzaron al periodista Almir Sokolović “a llamar a otros portales de noticias y periódicos y pedirles que también retiraran el articulo”. La policía intervino y arrestó a dos miembros del grupo acusados de amenaza a la seguridad de los periodistas y editores de Radio Sarajevo.

Los fanáticos del fútbol y otros deportes llamados ultras han jugado un rol significativo en la vida política de los países balcánicos por su potencial de movilización con asociaciones con clubes populares.

El medio de comunicación atacado volvió a publicar el artículo que intento de censura y alarmó al público sobre la situación, y señaló que este incidente es solo un ejemplo de la atmósfera de la presión contra los medios libres desde diferentes centros de poder. Los representantes de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) para la Libertad de los Medios y de Reporteros sin Fronteras condenaron el ataque. La asociación local BH Journalists, integrante de la Federación Internacional de Periodistas, exigió estrictas sanciones para los culpables.

Unos 50 periodistas y otros trabajadores de medios realizaron una protesta, caminaron al Parlamento en Sarajevo el 30 de septiembre, para instar a las autoridades de que se aseguren de que los periodistas puedan trabajar en condiciones seguras sin miedo a ataques.

Protesta de periodistas frente al Parlamento en Sarajevo, 30 de septiembre del 2019. Foto de Dženan Kriještorac, cortesía de RadioSarajevo.ba, usada con autorización.

Global Voices conversó con Faruk Vele, miembro del equipo editorial de RadioSarajevo.ba, sobre las consecuencias del incidente. Explicó que consideran el incidente como “un ataque descarado e inaceptable a su sala de redacción que pone en peligro la seguridad de nuestros compañeros y los miembros de sus familias”.

Huliganski upadi pokušali su se – mi to tako vidimo – nametnuti kao metod za discipliniranje novinara i redakcija, i tome smo se odlučno suprostavili. Zahvaljujemo se još jednom svim kolegama iz BiH, regiona i cijelog svijeta koji su, prepoznajući ove opasnosti, pružili podršku našoj redakciji, uključujući i Reportere bez granica i domaća novinarska udruženja, redakcije… 

Mi smo ohrabreni činjenicom da je u konačnici policija u Sarajevu reagirala i brzo identificirala počinitelje napada. Za razliku od ovog, mnogo je slučajeva u BiH kada policija nije brzo i profesionalno reagirala na napade na novinare. Štaviše, čak su neki policajci i podržavali napade na kolege, kao što je slučaj u Mostaru.

En nuestra opinión, los ataques de vándalos son un nuevo método para disciplinar a periodistas y redacciones, y estamos decididamente contra este método. Agradecemos a todos los colegas de Bosnia y Herzegovina, la región de los Balcanes y el mundo entero que reconocieron estos peligros y ofrecieron apoyo a nuestro equipo. Estos incluyeron Reporteros sin Fronteras, asociaciones de periodistas nacionales y medios individuales …

Nos alienta el hecho de que la policía de Sarajevo intervino e identificó rápidamente a los autores. Sin embargo, a diferencia de este caso, en muchos casos similares en Bosnia y Herzegovina, la policía no reaccionó a los ataques contra los periodistas de manera rápida y profesional. Hubo incidentes, por ejemplo, en Mostar, cuando algunos policías apoyaron los ataques contra periodistas.

El mencionado incidente en Mostar, ciudad al sur de Bosnia y Herzegovina, ocurrió el 5 de junio después de la explosión de una bomba. Los propietarios de la instalación afectada por un explosivo atacaron a tres reporteros gráficos que llegaron a la escena del crimen, y con serias amenazas obligaron a la periodista Meliha Smajkić del periódico Dnevni Avaz a borrar el material que grabó con su teléfono. Dos oficiales de policía que aseguraban la escena del crimen se abstuvieron de ayudar a los reporteros y otro oficial usó “lenguaje degradante e insultante” en comentarios en línea para atacar a la periodista y a su profesión. La rama cantonal del Ministerio del Interior inició medidas disciplinarias contra los tres policías.

El caso del ataque contra RadioSarajevo.ba lo está manejando la Oficina del Fiscal Cantonal del cantón Sarajevo y el juicio ante la corte local esta pendiente. Los sospechosos han sido liberados bajo fianza.

Los periodistas esperan que el Poder Judicial bosnio finalmente comience a abordar sistemáticamente el problema de la seguridad de los periodistas. Recientemente, el Tribunal Municipal de la ciudad de Visoko aprobó una sentencia suspendida de dos meses de cárcel contra el hijo de un comandante local que amenazó a un periodista de televisión a través de la aplicación de mensajes y llamadas Viber. En su anuncio del 14 de noviembre, la Asociación de Periodistas de  BIH lo tomó como un indicador de que las “instituciones encargadas de hacer cumplir la ley finalmente comenzaron a tomar estos problemas en serio, y que esas sentencias servirían como una advertencia a todos los potenciales futuros atacantes contra los trabajadores de los medios”.

Faruk Vele en las protestas de periodistas en Sarajevo, 30 de septiembre de 2019. Foto de Dženan Kriještorac, cortesía de RadioSarajevo.ba, usada con autorización.

El señor Vele explicó a Global Voices que las condiciones para el trabajo periodístico en Bosnia y Herzegovina son cada vez más difíciles, y que para mejorar la situación, la sociedad bosnia en su conjunto debe enviar un mensaje de que no se deben tolerar los ataques a periodistas y sus familias que ponen en peligro la libertad de expresión si se quiere preservar la democracia.

Nažalost, svjedoci smo da je svakim danom sve teže biti novinar ovdje, da su novinari dovedeni na margine društva u svakom smislu, te da su još na određeni način etiketirani kao ‘legitimne mete’ nad kojima svako može iskaliti svoj bijes.

Mi smo i na nedavnim protestima u Sarajevu digli glas protiv nasilja kao modela ponašanja u našem društvu i poručili da ćemo se boriti za svoje slobode, jer novinari su izuzetno važni članovi ovog društva. Nadamo se da novinari više nikada neće strahovati makar za svoju sigurnost, kao što je to bio slučaj sa našom redakcijom, mada nam statistike koje dolaze ukazuju da su okolnosti sve teže i da je neophodna određena društvena reakcija.

Zbog toga očekujemo da i ovo društvo kroz različite nivoe vlasti pošalje poruku da želi živjeti u državi u kojem se novinar neće bojati za svoju sigurnost i u kojem ćemo svi uživati slobode govora, javne riječi…
Sve ostalo je put u mrak! To sebi, prije svega zbog naše djece, ne smijemo dozvoliti.

Desafortunadamente somos testigos de que cada día se vuelve más difícil trabajar como periodista. Se lleva a los periodistas a los márgenes de la sociedad en todos los sentidos, y últimamente los han etiquetado como “objetivos legítimos” para cualquiera que desate su ira.

En las recientes protestas en Sarajevo, alzamos nuestra voz contra la violencia como modelo de comportamiento en nuestra sociedad y declaramos que continuaremos la lucha por nuestras libertades, porque los periodistas son miembros importantes de esta sociedad. Esperamos que los periodistas nunca tengan que temer por su propia seguridad, como fue el caso de nuestra sala de prensa. Sin embargo, las estadísticas sobre casos de presión indican que las condiciones están empeorando y que es necesario que la sociedad tome medidas.

Por lo tanto, esperamos que esta sociedad, a través de diferentes niveles del Gobierno, envíe el mensaje de que quieren vivir en un estado donde los periodistas no tengan que temer por su seguridad y puedan disfrutar de libertad de expresión y expresión pública… ¡Todo lo demás es un camino a la oscuridad! No podemos permitirnos esto, principalmente por el bien de nuestros hijos.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.