¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

En epidémica desinformación de Etiopía, nadie quiere hablar de tambaleante coalición gobernante

Activista político Jawar Mohammed. Foto de Dotohelp ([CC BY-SA 4.0]).

Esta es la segunda parte de una serie de dos partes sobre desinformación en línea y polatica en Etiopía. Puedes leer la primera parte aquí.

El 17 de noviembre, los partidos que conforman la coalición gobernante de Etiopía, a excepción del Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF), declararon que han acordado fusionarse.

El Frente de Liberación del Pueblo Tigray (TPLF), el más antiguo de los cuatro partidos, decidió rechazar el acuerdo y retrasar la fusión, lo que allanó el camino para los disturbios en la confusa transición política instigada por el primer ministro, Abiy Ahmed, que comenzaron en abril de 2018.

Sin embargo, se espera que la medida disminuya las divisiones étnicas y la violencia en el país incitadas por discurso e odio, desinformación e información equivocada en medios sociales.

El anuncio llegó luego de que varias universidades en Etiopía se volvieran focos de agresivas batallas de información equivocada entre grupos políticos luego de que en en noviembre de 2019 mataran a dos estudiantes oromo de la Universidad Woldia, ubicada en la región de Amhara, al norte del país:

“Oimos que alguien golpeaba la puerta y abrimos. No teníamos idea de las luchas que ocurrían en otros lados de la universidad. Una personas pidió nuestras cédulas de identificación. Vieron la identificación de un alumno del sur y de otro de Tigray y se las devolvió”.
———–
“Miró la mía y dijo, ‘es oromo’. Entonces uno me golpeó con una palo de metal y el otro con una piedra. Caí y me desmayé. Cuando recobré la consciencia, me vi tendido en un charco de sangre.

El 10 de noviembre de 2019, se denunció que hubo una oscura pelea entre estudiantes oromo y amhara en la Universidad Woldia.

Entonces, un espiral de rumores, difundidos por los medios de comunicación social, había advertido de los ataques de un grupo de estudiantes contra el otro, y esto desencadenó pánico generalizado entre los estudiante de universidades ubicadas fuera de sus estados de origen.

Las autoridades gubernamentales han pedido calma, y el primer ministro Abiy denunció los rumores y prometió que si las autoridades locales no hacen cumplir la ley y restablecen la calma, el Gobierno cerrará las universidades.

El pánico en las diversas universidades del país ha puesto de manifiesto las profundas raíces de las tensiones étnicas en Etiopía, donde las tensiones étnicas suelen simplificarse como un conflicto entre amharas y oromos, y también como un síntoma de una compleja y mortífera lucha por el poder en el seno del Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF).

El EPRDF es la coalición de cuatro partidos étnicos: Partido Democrático de Amhara (ADP), Partido Democrático Oromo (ODP), el Movimiento Democrático del Pueblo del Sur de Etiopía (SEPDM) y el Frente de Liberación del Pueblo Tigrayan (TPLF), que constituyen actualmente la dirigencia de Etiopía.

Desde 1991, el EPRDF ha sido el actor central de la política etíope. Sin embargo, en los últimos dos años, prácticamente ha desaparecido como coalición cohesionada, aunque sigue gobernando el país.

El partido está inmerso en una mortífera e incesante lucha de poderes, sobre todo por razones étnicas entre sus cuatro miembros, y los partidarios y miembros de cada partido étnico están llevando su lucha a los medios de comunicación social.

Integrantes de la coalición, sobre todo ADP, ODP y TPLF, estaban coqueteando abiertamente con grupos beligerantes de la oposición nacionalista. Se están peleando entre sí y filtrando historias vergonzosas a los medios de comunicación de oposición que echan leña al fuego de la actual desinformación.

Las historias que filtran a veces son completamente inventadas. Con mayor frecuencia, son engañosas o tendenciosas, reunidas para servir a los propósitos de estos partidos en su lucha de poder.

Por ejemplo, en octubre, en medio de una creciente tensión, Seyoum Teshome, destacado comentarista de medios sociales, comenzó a publicar una serie de dudosas capturas de pantalla con intercambios de correo electrónico supuestamente obtenidos de la cuenta de correo electrónico de un destacado miembro de TPLF. Teshome, firme partidario del primer ministro Abiy, ha estado en prisión dos veces en 2016 y 2018, por razones desconocidas.

Los correos electrónicos obtenidos afirmaba que los principales miembros del TPLF estaban planeando incitar al caos en universidades de Etiopía, para minar la confianza de los etíopes en la capacidad del primer ministro Abiy de garantizar la seguridad en el país.

“Plan de asesinato” de Jawar Mohammed: Caso de desinformación

El 21 de octubre, Jawar Mohammed, destacado activista político oromo y exaliado del entonces primer ministro Abiy, escribió varias actualizaciones en Facebook en las que informó de los acontecimientos ocurridos cerca de la puerta de su casa en Adís Abeba, capital de Etiopía.

Colectivamente, en sus publicaciones en tres idiomas diferentes, oromo afan, amhárico e inglés, denunció que un escuadrón de policías federales se acercó a su casa después de la medianoche y ordenó a su equipo de protección que le asignó el Gobierno que empacara y se fuera.

Desde abril de 2018, el Gobierno ha flexibilizado las restricciones a los medios de comunicación y permitido que los líderes de los partidos y activistas de la oposición, antes prohibidos, regresen a Etiopía, y les brinda detalles de seguridad, incluido Mohammed.

Captura de pantalla de la publicación en Facebook de Jawar Mohammed. Captura de pantalla tomada el 25 de octubre de 2019.

En las actualizaciones, Mohammed advirtió que si los hombres armados intentaban acercarse, su equipo de protección se defendería y culpó al Gobierno en caso de un derramamiento de sangre.

En las horas posteriores a sus actualizaciones, entre preocupaciones y expectativas de partidarios y detractores, Mohammed apareció en una transmisión en vivo en Facebook emitida por la cadena Oromia Media Network (OMN), de la que es cofundador y actual director ejecutivo. Durante la transmisión, intensificó su enfrentamiento con las autoridades del Gobierno y las acusó de un complot para matarlo.

Pero las autoridades gubernamentales, incluido el primer ministro Abiy Ahmed, negaron la acusación de Mohammed, dijeron que si quisieran matarlo, no le habrían dado seguridad.

Sus afirmaciones desencadenaron una cadena de reacciones que empezó con una reunión de seguidoers frente a su casa en Adís Abeba.

Hubo protestas callejeras en partes de Oromia, la mayor región de Etiopía, que a su vez desencadenaron violencia en las manifestaciones, seguidas de lo que los medios describieron como “violencia comunitaria” en la región.

Los grupos minoritarios que acusan abiertamente a la administración de Oromia de prácticas discriminatorias también protestaron en Adama Nazeret, ciudad situada en el este de Oromia; episodios de violencia esporádica provocaron muertes entre ambos grupos minoritarios.

En uno de los episodios más letales de los numerosos ciclos de violencia en Etiopía, al menos 86 personas murieron y varias resultaron heridas entre el 21 y el 23 de octubre de 2019 en Oromia.

Las imágenes y videos que circularon en medios sociales después de la violencia muestra que los etíopes han infligido violencia extrema y atrocidades a sus conciudadanos, lo que ha provocado miedo generalizado y tensión comunitaria.

Cuando la violencia disminuyó en la región, empezó una nueva batalla en línea por interpretaciones y asignación de culpas.

La creciente polarización en líneas étnicas inundó los medios sociales etíopes de interpretaciones muy diferentes de la violencia: los nacionalistas de Amhara, los nacionalistas etíopes y los seguidores ortodoxos etíopes de Tewahedo utilizaron términos como “limpieza étnica” y “genocidio”, mientras que los nacionalistas de Oromo y Sidama utilizaron frases como “violencia impulsada por el Gobierno”.

Estas interpretaciones tensaron las relaciones entre las élites mayoritariamente amharas y oromo, lo que llevó a insultos llenos de desinformación e información equivocada.

Los críticos de Mohammed no escatimaron al asignar culpas, difundieron historias, imágenes y memes en Facebook, Twitter y YouTube que le atribuían la responsabilidad a él.

Según dicen, causó la violencia con falsas acusaciones de un plan para asesinarlo y despertar deliberadamente el sentimiento nacionalista.

Además, uno de los correos electrónicos que Seyoum Teshome publicó el 25 de octubre de 2019 afirma que Mohammed y el TPLF estaban trabajando encubiertamente para incitar a la violencia en Oromia con el propósito de impedir la fusión del EPRDF.

Los opositores caificaron el violento incidente como una masacre causada por las publicaciones de Mohammed en Facebook, narración que se ha vuelto popular en Twitter etíope con la etiqueta #October2019massacre [masacre de octubre de 2019]. Pidieron una respuesta dura del primer ministro Abiy, que es oromo, a quien acusan rutinariamente de ser demasiado blando con Mohammed o de trabajar en secreto con él.

Los aliados de Mohammed ven la protesta en Oromia como una victoria que evitó un atentado contra su vida y aclamó a los manifestantes en Oromia como héroes.

Atribuyen la culpa a la mortal violencia a los nacionalistas amharas y otros partidos políticos de oposición.

La mayoría de defensores y políticos oromo que mostraron su solidarizaron con Mohammed dijeron que los oromos estaban esperando la oportunidad de protestar, con su acusación de un plan de asesinato como la gota que colmó el vaso. En un video de protesta ampliamente difundido en Facebook, se escuchó a los manifestantes insultando a Abiy, lo llaman “Habesha”, término usado popularmente para referirse a los etíopes como un todo, pero los nacionalistas oromo lo usan para acusar a un oromo que está cediendo a intereses no oromos.

Mohammed es una especie de maestro de la protesta, ejecutivo de medios y estratega político en su comunidad. Con casi 1,8 millones de seguidores en Facebook, utilizó su página para guiar las protestas callejeras, recaudar fondos y solicitar información a grupos dentro de EPRDF que ayudaron a destituir al antes dominante TPLF, que durante años había bloqueado medios sociales y detenido y torturado a blogueros.

Incluso entonces, el EPRDF pudo utilizar activamente  medios sociales para movilizar apoyo, difundir desinformación y atacar a opositores, incluido Moahmmed. Es más, el verdadero precursor de la vertiginosa desinformación actual que hay en medios sociales etíopes comenzó en 2014.

Durante años, comentaristas en línea remunerados vinculados al EPRDF publicaron comentarios que favorecían las políticas de los partidos y atacaban a los opositores. A los comentaristas se les conoce como cocas, expresión amhárica que significa “cuadros despreciables”. Al parecer, los cocas fueron contratados por miembros de la coalición EPRDF en un intento de manipular a la opinión pública.

Las cocas se unían fácilmente en torno a historias y memes generados por el EPRDF. Por ejemplo, cuando Tedros Adahanom, miembro del TPLF, se presentó a las elecciones para dirigir la Organización Mundial de la Salud (OMS) como director general en 2017, movilizó a miles en Facebook y creó la impresión de que contaba con amplio apoyo.

Asimismo, Mohammed ha explotado los cambios sísmicos que se están produciendo al interior del EPRDF. En su página de Facebook, a menudo publica y brinda análisis de expertos en transmisión en vivo en Facebook de OMN, y se presenta como alguien que recibe los secretos más importantes del EPRDF. Publica sin programa en particular, a veces varias veces al día, y algunos días no publica nada. Sus publicaciones ofrecen información sobre lo que suele llamar interés colectivo, agravios y supuestas amenazas del pueblo oromo.

La página de Facebook de la OMN, con un millón de seguidores, es una de las páginas de mayor crecimiento entre las organizaciones de medios de comunicación de Etiopía.

Mohammed ocupa el primer lugar entre las figuras políticas etíopes en cantidad de seguidores de su página verificada en Facebook, que cuenta con 1,8 millones de seguidores. Ninguna otra figura pública etíope con influencia política se le acerca.


Este artículo forma parte de una serie de publicaciones que examinan la interferencia sobre los derechos digitales mediante métodos como la interrupción de las redes de emisoras y la desinformación durante acontecimientos políticos claves en siete países africanos: Argelia, Etiopía, Mozambique, Nigeria, Túnez, Uganda y Zimbabue. El proyecto está financiado por el Fondo Africano de Derechos Digitales de Colaboración en Política Internacional de Tecnología de la Información y las Comunicaciones para África Oriental y Meridional (CIPESA).

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.