En Twitter, este escritor brasileño ilumina historias de la historia negra

Investigador y escritor Ale Santos. Foto de Paulinho, usada con autorización.

Hay un árbol que crece en África, Medio Oriente y Australia que se llama baobab (adansonia). Algunos pueblos africanos creían que si se caminaba alrededor del árbol, olvidarías algo de tu vida. Antes de obligar a los capturados a subir a sus barcos, los esclavistas los obligaban a caminar en círculos alrededor del árbol del olvido para que dejaran atrás su cultura y sus vidas.

El escritor brasileño Ale Santos cuenta esa anécdota en el prefacio de su libro Rastros da Resistencia, colección de 20 historias sobre héroes negros de la vida real, publicado en octubre en Brasil.

A pesar de los esfuerzos europeos de borrar la identidad y raíces de las personas esclavizadas, dice Santos en el libro, una tradición oral mantuvo viva la historia de África y de quienes migraron; las historias como la del baobab son cruciales ahora para reimaginar ámbitos culturales que alguna vez se consideraron perdidos. Escribe:

Na África Ocidental, haviam os griots (ou djéli, na ortografia francesa), guardiões das tradições orais. Eles tinham uma posição de destaque e por vezes também excerciam outras funções, como as de mensageiros, arautos, conselheiros de guerra, artífices. Mas, mais importante, eram registros vivos dos principais acontecimentos de seu povo.

En África Occidental, estaban los griots (o djéli, en francés), guardianes de la tradición oral. Tenían una posición destacada y a veces hacían otros trabajos, como mensajeros, heraldos, consejeros de guerra, artesanos. Pero, más importante, eran el registro vivo de los principales acontecimientos de su pueblo.

El libro fue el resultado de un año y medio de investigación y toma el modelo de la cuenta de Santos en Twitter, @savagefiction, conocida en Brasil por sus hilos sobre historia de África y de personas que migraron.

Santos empezó a narrar esos hechos históricos en WhatsApp en grupos pequeños con sus amigos. En junio de 2018, decidió pasar a la narración en Twitter. Un hilo sobre el genocidio de ocho a diez millones de personas en la actual República Democrática del Congo entre fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX perpetrado por Leopoldo II de Bélgica, fue el primer hilo que se hizo viral:

Existe mucha injusticia histórica contra el pueblo africano, considerar el holocausto judío como el mayor crimen de la humanidad es un gran error. Leopoldo II fue un monstruo mucho más sanguinario. Este hilo es triste, pero es necesario para quien aún no conoce el holocausto del Congo.

Entonces Santos se dio cuenta de que las historias eran una poderosa arma de conocimiento. Después del hilo del rey Leopoldo, escribió sobre zoológicos humanos, en los que se mostraba como animales a nativos de regiones colonizadas por europeos:

Los europeos deben sentirse entusiastas sobre la falta de memoria histórica en países colonizados. Es fácil olvidar el pasado cruel y devastador cuando nadie habla al respecto. Este hilo es para quienes no saben los inhumanos zoológicos racistas que existieron alrededor del mundo.

Santos se enfoca principalmente a poco conocidas figuras históricas brasileñas, como Dragão do Mar (“Dragón del mar”), líder de trabajadores de balsas que detuvo el comercio de esclavos en el estado de Ceará, al noreste del país, y Tereza de Benguela, reina de un quilombo (asentamientos de tiempos coloniales, cuyos habitantes eran, sobre todo, personas que habían huido de la esclavitud). Una vez escribió sobre la política de blanqueamiento de la población a inicios del siglo XX en Brasil, o acontecimientos como la matanza de 111 reclusos en una prisión de São Paulo en 1992.

Mucha gente no lo sabe, pero Brasil tiene historias de abolicionistas que harían temblar a cualquier negro y arrojar una llama de orgullo lancestral a nuestra lucha. Les voy a contar una de tales historias, sobre un guerrero intrépido conocido como una bestia mitológica: Dragão do Mar (Dragón del Mar).

En 2003, una ley hizo que la Historia y Cultura Afrobrasileña materia obligatoria en el currículum nacional. Han pasado 16 años, y aún no se ha implementado en todas las escuelas, y suelen depender de iniciativas individuales aisladass.

Brasil fue el último país del Hemisferio Occidental en abolir la esclavitud, en 1888, y el mayor receptor de africanos esclavizados; la base de datos de Slave Voyages dice que 5 099 816 personas desembarcaron como esclavas en el país entre el siglo XVI hasta 1875.

Como dijo Santos a Global Voices vía WhatsApp, hay una lamentable tradición de contar la historia desde la perspectiva de los colonizadores. El eurocentrismo dejó profundas cicatrices en todos los países que tuvieron colonización, que robó su diversidad y cultura, dice.

Contar as narrativas que vivem à margem da historiografia é dar uma nova dignidade para esses povos, recolocar eles dentro da importância, em um movimento democrático, um ambiente onde todos se sintam valorizados.

Realmente, isso impacta no indivíduo. Vai impactar como a sociedade enxerga esse indivíduo, isento de estereótipos, reconhecendo a sua ancestralidade, reconhecendo seu valor cultural dentro da sociedade, de qualquer democracia.

Contar las narrativas que existen al margen de la historiografía y dar una nueva dignidad a esos pueblos, reestablecer su importancia, en un movimiento democráticos, un ambiente en el que todos se sientas valorados.

Realmente, eso impacta en el individuo. Impacta en cómo la sociedad ve a esa persona, libre de estereotipos, reconoce su ancestralidad, su valor cultural dentro de la sociedad, de cualquier democracia.

Santos también recibió elogios del rapero brasileño Emicida. En la cubierta del libro, el rapero compara la elminación de la identidad y la tradición negra del sistema de la esclavitud con caminar con nada más que la propia sombra para mirar, sin ningún reflejo en el espejo.

O racismo estrutural mira corpos não brancos, o cultural tem como alvo nosso imaginário. É ali onde ele tenta te derrubar antes que você suba no ringue. Num esforço conjunto, ambos tentam fazer com que a frase de René Descartes – “Penso, logo existo” – não faça sentido algum para você. Os seres humanos inventaram quem eles são graças à habilidade de moldar o imaginário de nossos iguais através de histórias.

El racismo estructural apunta a cuerpos no blancos, la cultura tiene como objetivo nuestro imaginario. Es ahí donde trata de derrumbarte antes de que puedas subir al cuadrilátero. En un esfuerzo conjunto, ambos tratan de hacer que la frase de René Descartes –“pienso, luego existo”– no tenga sentido para ti. Los seres humanos inventaron quiénes son gracias a la capacidad de moldear el imaginario de nuestros iguales a través de las historias.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.