Gambia enfrenta la pesadilla de cacerías de brujas con el antigo régimen

Masirending Bojang tenía más de 80 años cuando fue capturada en su aldea de Jambur, al sudoeste de Banjul, donde más de diez años después, la Comisión de la Verdad, Reconciliación y Reparaciones inició sus primeras audiencias en la región. Foto vía justiceinfo.net (CC BY 2.0).

El lunes 11 de noviembre, la Comisión de la Verdad, Reconciliación y Reparaciones de Gambia empezó un mes de sesiones dedicadas al predominio de cacerías de brujas, táctica usada durante el régimen de Yahya Jammeh. En 2009, régimen de Yahya Jammeh llevó a cabo incursiones en aldeas e instituciones que incluyen al Ejército, la agencia de inteligencia y prisiones.

Muchos creen que se usó la táctica de cacerías de brujas para intimidar a quienes se oponían a Jammeh y crear una cultura de miedo y terror.

Aunque el régimen de Jammeh usó a la policía para reprimir y matar ciudadanos, miembros del cuerpo policial también sufrieron en esas cacerías de brujas. El blog kerr-fatou.com informa:

One of the institutions that suffered Jammeh’s witch hunting was the Gambia Police Force. Before the Truth Commission on Monday, two police officers, Ken Mendy and Abdou Colley, detailed how the so-called witch doctors raided the police headquarters and accused at least six officers of being witches.

Una de las instituciones que sufrió la cacería de brujas de Jammeh fue la Fuerza Policial de Gambia. El lunes, ante la Comisión de la Verdad, dos oficiales de policía, Ken Mendy y Abdou Colley, detallaron cómo los llamados médicos brujos allanaron la sede de la Policía y acusaron al menos a seis agentes de ser brujos.

Mustapha Ceesay, extrabajador del Cuerpo de Policía de Gambia y presunta víctima del ejercicio de cacería de brujas de Yahya Jammeh en Gambia, prestó su declaración desde Estados Unidos vía Skype ante la Comisión de la Verdad, según el blog kerr-fatou.com:

The hunting began. According to Ceesay, on January 13 and 14, 2009. In these two days, the witch doctors have conducted an exercise within the police headquarters, accusing people of being witches.

On January 14, 40 people were accused of being witches within the police. These people were asked to stay together in a group waiting to be trucked away to an unknown location to be ‘cured.’

Comenzó la cacería. Según Ceesay, el 13 y 14 de enero de 2009. En esos dos días, se realizó un ejercicio en los médicos brujos dentro de la sede de la policía, y se les acusó de ser brujos.

El 14 de enero, se acusó a 40 personas dentro de la Policía de ser brujas. A esas personas se les pidió que estuvieran juntas en un grupo a la espera de un camión que los llevaría a un lugar desconocido para ser ‘curados’.

El periodista Adama Makasuba escribió cómo estos médicos brujos “obligaron a oficiales de policía en la sede policial en Banjul para que expresara su lealtad al expresidente Yahya Jammeh parado en una piedra de sacrificio debajo de un árbol de palma”, con testimonio directo del policía Ken Mendy, que dio su testimonio a la Comisión de la Verdad el lunes 12 de noviembre.

En un comunicado de marzo de 2009, Amnistía Internacional reveló que cerca de mil personas “fueron secuestradas de sus aldeas por ‘médicos brujos’ y llevadas a centros de detención secretos y las obligaron a beber brebajes alucinógenos”.

Reports suggest that officials within Gambia including the police, army and the president’s personal protection guards are accompanying ‘witch doctors’ as they carry out their campaign…

At the secret detention centers, where some have been held for up to five days, they are forced to drink unknown substances that cause them to hallucinate and behave erratically. Many are then forced to confess to being a witch. In some cases, they are also severely beaten, almost to the point of death.

Hay denuncias de que oficiales dentro de Gambia, incluida la Policía, Ejército y guardias de seguridad personal del presidente acompañan a los ‘médicos brujos’ mientras llevan a cabo su campaña…

En los centros de detención secretos, donde se retuvo a algunos hasta cinco días, se les obliga a beber sustancias desconocida que les causan alucinaciones y comportamiento errático. A muchos se les obliga luego a confesar que son brujos. En algunos casos, los golpearon severamente, casi hasta matarlos.

Siete años después, en 2016, gainako.com informó que los cazadores de brujas fueron de puerta en puerta en la aldea de Kamfenda, en la región de Foni, al oeste del país, antes bastión de Jammeh, en un intento de arrestar a ciudadanos por brujería:

Citizens can recall a camp was opened in Jammeh’s home village of Kanilai [southern Gambia] in 2009, where thousands of abductees were kidnapped and forced to drink ‘kubehjara’ [a locally made, potentially poisonous herb drink] by witch doctors from Mali and Guinea [brought in by Jammeh]. They said witch doctors raped some women, stole their personal items like money and cell phones and even forced them into ritual dancing in open [outdoor] spaces. Many villages were victimized, the height of the madness in [the villages of] Jambur, Makumbayaa, Barra, Sintet, Bwiam, and many others. Lots of lives were lost, others to date are faced with serious stomach complications and many others fled the Gambia to neighboring Casamance [Senegal] to avoid these abductions. To be noted that a lot of those that resisted were arrested and tried in the case for Jambur, and even one-time presidential contestant, Halifa Sallah.

Los ciudadanos pueden recordar que en 2009 se abrió un campamento en la aldea natal de Jammeh, Kanilai [sur de Gambia], donde brujos de Malí y Guinea [traídos por Jammeh] obligaron a miles de secuestrados a beber ‘kubehjara’ [bebida de hierbas locales, potencialmente venenosa]. Dijeron que los brujos violaron a algunas mujeres, robaron sus objetos personales, como dinero y teléfonos celulares, y hasta las obligaron a bailar en espacios abiertos [al aire libre]. Muchas aldeas fueron victimizadas, en la cubmre de la locura en [las aldeas de] Jambur, Makumbayaa, Barra, Sintet, Bwiam, y muchas otras. Muchos perdieron la vida, otros enfrentan hasta ahora graves complicaciones estomacales y muchos otros huyeron de Gambia a la vecina Casamance (Senegal) para evitar estos secuestros. Cabe señalar que muchos que se resistieron fueron arrestados y juzgados en el caso de Jambur, hasta la excandidata presidencial Halifa Sallah.

Jason Florio, galardonado fotógrafo y escritor de Londres, escribió sobre esos secuestros para su iniciativa #Portraits4PositiveChange [Retrator para cambio positivo] en enero de 2019:

Dodou Sanyang in the room of his recently deceased mother. She was one of over a thousand elderly people abducted on the order of the former president, Yahya Jammeh in 2009. Groups of Jammeh’s paramilitary troops along with his youth brigade, The Green Boys, and ‘magicians’ from Guinea went from village to village as part of a nationwide hunt for witches.

The alleged witches were held for up to five days in secret locations and made to drink ‘Kubehjaro’, a hallucinogenic substance, and then forced to confess to witchcraft. Some were also severely beaten and robbed by their captors. Some died at the detention sites, and others, like Sanyang’s mother, suffered years of illness before dying. Many in Sanyang’s village believe the elderly there were not targeted for witchcraft, but because the village had been an opposition stronghold –  Essau, Northbank Division, The Gambia.

Dodou Sanyang en la habitación de su desaparecida madre. Fue una de miles de ancianos secuestrados por órdenes del expresidente Yahya Jammeh en 2009. Grupos de tropas paramilitares de Jammeh con su brigada juvenil, los Muchachos Verdes, y ‘magos’ de Guinea fueron de aldea en aldea como parte de una cacería de brujas a nivel nacional.

Los presuntos brujos fueron retenidos hasta cinco días en lugares secretos y los obligaron a beber la sustancia alucinógenica ‘kubehjaro’, y luego los obligaron a confesar brujería. A algunos, sus captores los golpearon severamente y les robaron. Algunos muieron en los centros de detención, y otros, como la madre de Sanyangm sufrieron años de enfermedad antes de morir. Muchos en la aldea de Sanyang creen que los ancianos no fueron atacados por brujería, sino porque la aldea había sido bastión opositor –  Essau, división de la orilla norte, Gambia.

El Cuerpo de Policía de Gambia estuvo entre las instituciones y personas que fueron blanco de la caza de brujas exigida por el régimen de Jammeh en 2009. Comisaría de Policía de Serekunda, Gambia, 2015. Foto de WildRedHen vía Flickr (CC BY 2.0).

LGBTQ: Otro tipo de ‘cacería de brujas’

La cacería de brujas de Jammeh terminó abruptamente en 2009, cuando su régimen la detuvo abruptamente y liberó a los arrestados sin dar explicaciones, según comunicado de Amnistía Internacional de abril de 2009.

Años después, las comunidades de lesbianas, gais, bisexuales y transgénero fueron atacadas por el régimen de Jammeh. Graeme Reid, director del programa de derechos LGBTQ en Human Rights Watch, reveló en diciembre de 2014:

Jammeh’s latest target is the LGBT community. In October, he signed a new criminal code that carries punishment of up to life in prison for ‘aggravated homosexuality’, which is defined in such a way as to include ‘serial offenders’ and people living with HIV who are deemed to be gay or lesbian. The new law has sparked a witch hunt against LGBT people in Gambia, with at least 14 documented arrests. Some of those rounded up have been tortured. Detainees said they were told that if they did not ‘confess,’ and also provide the names of other so-called offenders, a device would be forced into their anus or vagina to ‘test’ their sexual orientation. Those who [could] flee have sought refuge in neighboring Senegal.

El último objetivo de Jammeh es la comunidad LGBT. En octubre, firmó un nuevo código penal que prevé penas de hasta cadena perpetua por “homosexualidad agravada”, que se define de tal manera que incluye a los “delincuentes en serie” y a quienes viven con VIH considerados homosexuales o lesbianas. La nueva ley ha desencadenado una caza de brujas contra personas LGBT en Gambia, con al menos 14 arrestos documentados. Algunos detenidos han sido torturados. Los detenidos dijeron que se les dijo que si no `confesaban’ y además proporcionaban los nombres de otros supuestos delincuentes, se les obligaría a utilizar un dispositivo en el ano o la vagina para `probar’ su orientación sexual. Los que [podían] huir han buscado refugio en el vecino Senegal.

Las sesiones especiales de la Comisión de la Verdad se realizarán en las aldeas donde hubo cacería de brujas, fuera de outside Banjul, la capital de Gambia, y la primera será Jambur, en el sudoeste de Banjul. Ojalá la Comisión de la Verdad aborde toda forma de acoso y terror durante el régimen de Jammeh.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.