¿Interrumpirá Argelia el acceso a Internet mientras se acerca día de las elecciones?

Los manifestantes antigubernamentales se reunieron en la capital, Argel, 6 de julio de 2019, para conmemorar el 57º aniversario de la independencia de Argelia. Foto del autor y usada con autorización.

Desde el 22 de febrero, los argelinos han tomando las calles de las diferentes wilayas (provincias) del país para protestar contra la corrupción, el desempleo y la élite política del país. El movimiento popular “Hirak” comenzó cuando el envejecido presidente Abdelaziz Bouteflika anunció su candidatura para un quinto mandato. Después, Bouteflika abandonó su plan de presentarse de nuevo a la presidencia y, después de 20 años en el poder, renunció el 3 de abril.

Sin embargo, los argelinos han seguido protestando contra lo que describen como remanentes del régimen de Bouteflika, que siguen en el poder, y también contra la decisión del Gobierno de seguir adelante con las elecciones presidenciales previstas para el 12 de diciembre. Los manifestantes temen que las elecciones no sean limpias, y muchos las consideran una estratagema diseñada para mantener al viejo régimen en el poder. Los cinco candidatos que se presentan a las elecciones son antiguos miembros o partidarios de la administración de Bouteflika.

Contendores en las elecciones presidenciales de Argelia

Los cinco contendores en la carrera presidencial son los ex primeros ministros Ali Benflis y Abdelmadjid Tebboune, el exministro de Cultura Azzedddine Mihoubi, el exministro de Turismo Abdelkader Bengrine y Abdelaziz Belaid, jefe del partido Movimiento El Mostakbal.

Durante la campaña en el país, algunos candidatos han sido expulsados de ciertos distritos. Algunos manifestantes que han interrumpido los actos de campaña han sido arrestados y sentenciados, lo que ha provocado más ira y críticas.

El 30 de noviembre, Argelia también fue testigo de manifestaciones a favor de las elecciones que fueron mucho más pequeñas que las protestas semanales del viernes 29 por el rechazo de las elecciones.

Las protestas en Argelia han devuelto el protagonismo al país tras décadas de aislamiento de los medios de comunicación internacionales. No es la primera vez que las protestas masivas envuelven a Argelia: también ocurrió durante los disturbios del Octubre Negro de 1988 y la guerra civil que comenzó en 1992. Pero esta vez, usuarios de medios sociales expertos en han transmitido las protestas en directo por YouTube y a través de Facebook.

La falta de un panorama mediático sólido en el país ha llevado a los manifestantes y activistas a romper el muro del miedo y utilizar las plataformas de medios sociales para transmitir informes en vivo lo que está sucediendo en las calles. Las imágenes de aficionado de las protestas se están difundiendo ampliamente en Twitter, Facebook e Instagram, y en medios de comunicación extranjeros.

El sector de medios independientes en Argelia no está bien desarrollado; los pocos medios independientes están sujetos a severas restricciones por parte de las autoridades argelinas. Se considera a los medios tradicionales como portavoces del Gobierno, no pueden hacer frente a la transformación en curso de la sociedad argelina. Los manifestantes han expresado su falta de confianza en la mayoría de medios de comunicación con lemas como “¿Dónde está la prensa?”. ( وين راهي الصحافة؟ الصحافة؟).

La respuesta de las autoridades a este aumento en el uso de los medios sociales para informar sobre lo que está sucediendo sobre el terreno ha sido interrumpir el acceso a las redes y a las plataformas de medios sociales.

Los viejos hábitos nunca mueren

Manifestantes antigubernamentales en la capital, Argel, el 6 de julio de 2019. Foto tomada por el autor y usada con autorización.

Las plataformas de medios sociales no están prohibidas en Argelia, y esto contribuyó a difundir rápidamente las protestas, pese a que internet es muy lento en el país. Sin embargo, Argelia tiene malos antecedentes en libertad de prensa, ocupa el puesto 141 en el Índice de Libertad de Prensa Mundial de 2019.

El país también ha bloqueado el acceso a Internet en los últimos dos años en un intento ineficaz de evitar trampas durante el examen nacional de bachillerato.

A pesar de los casos documentados de arrestos y demandas contra periodistas y blogueros independientes, la represión de los medios de comunicación en Argelia se ha visto eclipsada durante mucho tiempo por las actividades de otros regímenes autoritarios de la región, como Egipto.

Desde el comienzo del Hirak, la represión a los medios de comunicación e internet se ha intensificado. El 22 de febrero, el Gobierno impuso bloqueos regionales de internet que afectaron a varias regiones de Argel y sus alrededores, incluidos Bordj Menaiel, Tizi Ouzou y el este de Chlef. Los bloqueos y las interrupciones de internet continuaron hasta la segunda semana de las protestas del 2 de marzo.

El 12 de junio, los sitios de noticias independientes Tout sur l'Algérie (TSA) y Algérie Part quedaron inaccesibles durante algunos días, en lo que el director de TSA describió como “acto deliberado de censura”. Ni las autoridades ni los proveedores de servicios de internet dieron una explicación. A diferencia de los medios estatales, que han igniorado el levantamiento nacional, TSA y Algérie Part, junto con otros sitios web independientes, han estado brindando una amplia cobertura de las protestas semanales.

También ha habido intentos de suprimir las marchas contra Bouteflika en todo el país en nombre del “orden público” y la “protección de la seguridad nacional”.

Sin embargo, a pesar de las interrupciones de internet y las medidas represivas, el movimiento de protesta siguió creciendo, y llegó a la destitución de Bouteflika de su cargo en abril. Pero así como han continuado las protestas contra la élite política de Argelia, lo mismo ha ocurrido con las interrupciones en internet.

El 16 y 17 de junio, los servicios de medios sociales y aplicaciones de mensajería, como Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp, Skype y Viber, quedaron bloqueados. Las interrupciones también coincidieron con los exámenes nacionales de bachillerato.

El 9 de agosto, la empresa estatal Algerie Telecom y otros proveedores de servicios de internet bloquearon el acceso a YouTube, Google Translate y otros servicios de Google durante unas horas después de que un ex ministro de Defensa publicó un video en el que llamaba a los líderes del Ejército para que “se dieran cuenta de las demandas del pueblo”.

El 14 y 15 de septiembre, Netblocks también documentó bloqueos de internet en varias regiones del país, incluidas partes de la capital, Argel.

⚠️ Alerta: Se registran bloqueos de internet en Argelia en medio de crecientes protestas contra la influencia militar, los datos de redes muestran interrupaciones que concuerdan con las usadas durante el régimen de Bouteflika. El incidente está en curso.

Durante más de 42 semanas, los argelinos han estado saliendo a las calles para exigir la eliminación de la élite gobernante, el fin de la corrupción y la influencia de los militares en la política. Las tensiones aumentaban con la cercanía de las elecciones presidenciales del 12 de diciembre, y en días recientes, con manifestaciones callejeras de partidarios del Gobierno. ¿Volverán las autoridades a interrumpir el acceso a internet hacia día de las elecciones? El historial de libertad en internet de Argelia sugiere que esto no es improbable en absoluto.


Este artículo forma parte de una serie de publicaciones que examinan la interferencia sobre los derechos digitales mediante métodos como la interrupción de las redes de emisoras y la desinformación durante acontecimientos políticos claves en siete países africanos: Argelia, Etiopía, Mozambique, Nigeria, Túnez, Uganda y Zimbabue. El proyecto está financiado por el Fondo Africano de Derechos Digitales de Colaboración en Política Internacional de Tecnología de la Información y las Comunicaciones para África Oriental y Meridional (CIPESA).

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.