¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Falta acceso a la información pública para grupos marginados de India

Field documentation in Goa, India (Veethika Mishra, CC-BY-SA 4.0)

Documentación de campo en Goa, India (Veethika Mishra, CC-BY-SA 4.0)

Este artículo ha sido editado para Global Voices. Se publicó originalmente en Yoti como parte de la Asociación por la Identidad Digital de Subhashish Panigrahi.

Los Gobiernos implementan programas de identidad digital con el fin de agilizar sus procesos y brindar servicios a los ciudadanos con mayor eficacia. Sin embargo, en India y en muchas partes del mundo, surgen preguntas sobre los derechos digitales y la exclusión social debido a los posibles cambios de vida que conllevan estos sistemas para la gente.

El Aadhaar de India es un número de identificación único de doce dígitos que las personas deben obtener registrándose con sus datos biométricos y demográficos. Si bien el Aadhaar aún no está contemplado en la Constitución de India para todos los ciudadanos, ya tiene varias prestaciones sociales vinculadas, y las instituciones públicas y privadas empezaron a usarlo como medio de verificación de identidad de facto. Aadhaar plantea inquietudes sobre los derechos humanos en riesgo, en particular, los derechos a la privacidad y a la seguridad, y ha recibido críticas por considerarse una herramienta de vigilancia masiva. Uno de los casos más graves en que los ciudadanos comunes pierden derechos es la negativa de dar almuerzo escolar gratuito a los niños que no tienen su Aadhaar.

¿Qué procesos atraviesa un ciudadano cualquiera para acceder a la información vital que provee el Gobierno indio? ¿Qué pasa si la persona en cuestión es hablante monolingüe o de una lengua indígena que no es la oficial de la región, si es analfabeta, tiene discapacidad visual o está sujeta a alguna otra forma de opresión sistémica?

Para su investigación sobre el acceso a la información pública en India desde el punto de vista de la exclusión, los derechos indígenas y lingüísticos, la discapacidad y los impredimentos técnicos, Subhashish Panigrahi entrevistó a miembros de las comunidades marginadas y a otros grupos interesados (como lingüistas, activistas y expertos técnicos) que son fundamentales dentro del debate sobre la identidad digital.

Diversidad lingüística de India

India alberga la mayor cantidad de pueblos indígenas del mundo. El 22 % de su territorio es hogar de 705 grupos indígenas (más de cien millones, que constituyen el 8,6 % de la población, según el censo de 2011). Estos grupos hablan 419 lenguas distintas, y la mayoría es de naturaleza oral. De las 780 lenguas que se hablan en India, solo 22 están oficialmente reconocidas en la Constitución. Ese reconocimiento es crucial, porque permite su uso en la interacción con el Gobierno. A pesar de que algunos de los 419 idiomas son multilingües, muchos no lo son. Actualmente, el sitio oficial del Aadhaar (uidai.gov.in) está parcialmente traducido a 12 de los 22 idiomas oficiales, y no incluye ninguna lengua indígena.

Article 2 of the Universal Declaration of Human Rights…identifies access to information in one's own language as a fundamental right.

El artículo 2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos considera el acceso a la información en la lengua propia como un derecho fundamental.

El artículo 2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, documento de 1948 redactado por representantes de diversos ámbitos legales y culturales, considera el derecho a la información en la lengua propia un derecho fundamental.

En una reciente entrevista, la destacada lingüista Mandana Seyfeddinipur, quie encabeza el Archivo de Lenguas en Peligro en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres, dijo: “No puedes repartir un panfleto en el idioma mayoritario durante una emergencia por epidemia”. También enfatizó su punto mediante el ejemplo de las 10 000 o 12 000 personas que habitan un área de casi 100 km2 en la región de Lower Fungom de Camerún, quienes hablan nueve lenguas de forma cotidiana. Cuando la doctora Seyfeddinipur señala el problema de crear y actualizar la información en las 7000 lenguas que se hablan en el mundo, enfatiza la necesidad de identificar el idioma —indígena o mayoritario— que entiende cada comunidad de una región administrativa cuando se elabora la información pública.

Aunque poco a poco, Aadhaar se vuelve el sistema de autenticación predominante dentro de los sectores gubernamentales y privados, su sitio oficial todavía no cuenta con información en formato de audio para dar acceso a los hablantes de lenguas indígenas orales o a personas analfabetas. Esto no solo supone una barrera lingüística, sino también un obstáculo a la accesibilidad digital. Es importante destacar que India tiene la mayor población del mundo (15 millones) de personas con discapacidad visual y lectores de pantalla para que la gente pueda oír la información cuando accede a contenidos escritos que no están disponibles en la mayoría de lenguas.

La falta de recursos para la accesibilidad lingüística y digital conforma una gran parte de las investigaciones de campo iniciales en India.

Preguntas clave para miembros de las comunidades afectadas

  • ¿Cómo acceden las personas de su comunidad a la información pública vital cuando son analfabetas, están en situación de pobreza o con discapacidad visual (u otros impedimentos), o cuando sufren diversas formas de exclusión social? ¿Qué obstáculos enfrentan y qué está faltando?
  • ¿Qué opina de la tecnología actual del Aadhaar? ¿Qué se puede hacer para mejorar su accesibilidad, transparencia y responsabilidad?
  • ¿A qué formas de exclusión están expuestos muchos beneficiarios con la implementación de los programas de identidad digital de India y del mundo? ¿Qué repercusiones tiene desde el punto de vista de los derechos humanos?
  • ¿Es siempre factible brindar información a la gente en su idioma nativo? ¿Cuáles son los obstáculos prácticos y qué se puede hacer para asegurar que todos tengan acceso a la información más vital?

Principales hallazgos a partir de los entrevistados

  • El sistema actual de acceso a la información pública genera más exclusión de las personas mayores o que sufren algunas enfermedades o discapacidades, hablan lenguas no oficiales o viven otras formas de opresión social.
  • Ha habido considerables iniciativas de divulgación diseñadas para educar a los usuarios sobre el uso de sus datos privados y la necesidad fundamental de recopilar esos datos, en especial en cuanto a la importancia de contar con controles KYC (“Conozca a su cliente”) más simples y confiables.
  • Una mayor infraestructura técnica favorece a los privilegiados, y esto genera una mayor exclusión sistémica en materia de acceso a la información pública. La mayoría de las funciones agregadas al paso inicial de autenticación del Aadhaar solo pueden ser usadas por personas con conocimientos informáticos y de internet avanzados, y no por un usuario promedio.
  • La mayor parte de la población tiene un nivel bajo de alfabetización, especialmente en las lenguas mayoritarias en las que está disponible gran parte de la información pública, y esto supone un problema enorme.

Otras áreas de investigación

  • Otras formas de exclusión social, como género y sexualidad, que afectan el panorama de la identidad digital de India.
  • El aporte de la comunidad de código abierto y gratuito para asegurar la accesibilidad, la transparencia y la responsabilidad, que aún están ausentes en el marco técnico, que se construye básicamente desde la mentalidad de propietario.
  • Repercusión de los aspectos de privacidad y seguridad, y cómo se puede mejorar el acceso a los derechos humanos y digitales de los grupos marginados.
  • Mejores prácticas del mundo que pueden reducir todas las formas de exclusión sistémica.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.