Campaña en Trinidad y Tobago contra acoso callejero: “Es hora de que se le enseñe a los hombres a ser mejores”

Las protestantes usan pancartas que expresan su experiencia colectiva como mujeres el 12 de febrero de 2016 a las afueras de la municipalidad de Puerto de España, Trinidad y Tobago. Fotografía de Janine Mendes-Franco, usada con su autorización.

El machismo —y sus efectos colaterales de la discriminación y el acoso sexual en una escala que llega a la agresión sexual, la violencia de género e incluso el asesinato— es un fenómeno muy común en la mayoría de sociedades del Caribe.

Tanto si se trata de las silenciosas declaraciones parlamentarias sobre la violación y los senos en Jamaica, la región donde prevalece la mentalidad de “culpar a la víctima”, su propensión a la “cultura de la violación”, o las cientos de historias sobre la violencia sexual que se hicieron virales un año antes de que explotara el movimiento #MeToo; no hay duda de que el Caribe tiene cuestiones que abordar sobre percepción y trato hacia las mujeres.

En Trinidad y Tabago, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ha comenzado una campaña educativa sobre el acoso callejero, que pretende inspirar un cambio de comportamiento.

En una entrevista con el periódico Trinidad and Tobago Express, Amelia Bleeker, funcionaria del programa de asociados de la CEPAL, dijo que la iniciativa se impartirá en 30 escuelas secundarias de todo el país para educar a los estudiantes sobre la violencia de género.

Bleeker se refiere al acoso callejero como una “entrada a la ofensa” que conlleva a otras formas de violencia, como la agresión sexual y con un creciente número de solicitantes de asilo de Venezuela en el país, las mujeres migrantes también están en riesgo, pues muchos hombres locales asumen que consideran la idea de sexo por dinero.

El momento del anuncio de la iniciativa de la CEPAL se enmarca con la conmemoración anual de 16 días de activismo contra la Violencia de Género, campaña internacional que habla sobre la violencia contra las mujeres y las niñas que se lleva a cabo desde el 25 de noviembre (Día Internacional de la Eliminación de la violencia contra la Mujer) hasta el 10 de diciembre (Día de los Derechos Humanos).

Por supuesto, ha habido otros intentos de llamar la atención sobre el problema, como el WomenSpeakProject, que ofrece a las mujeres un espacio en línea para contar sus historias. Sin embargo, existe la esperanza de que el proyecto de la CEPAL, con mayores recursos a su disposición, tendrá un efecto más amplio, especialmente en educar a los varones.

“Cuando se tolera el acoso callejero, se fomenta actitudes perjudiciales hacia las mujeres que crean un ambiente propenso a otras formas de violencia de género”, Bleeker explicó en la entrevista, donde añadió que estudios recientes sobre la violencia en la relación muestran que una de cada tres mujeres y niñas ha sufrido abusos a manos de su pareja, de los cuales el 29 % fue una combinación de agresiones físicas y sexuales.

En Jamaica, por ejemplo, distintos informes de Estados Unidos sobre prácticas de derechos humanos señaló que la violencia contra las mujeres se perpetúa por “normas culturales y [s]ociales” y que “muchas mujeres son reacias a reconocer o denunciar comportamientos abusivos”, mientras que un informe de Amnistía Internacional de 2013 señaló que “la violencia sexual contra mujeres y niñas sigue siendo una preocupación”.

En Barbados, un informe que delimitó cuestiones claves relacionadas con la violencia doméstica en el país, señaló que las estadísticas apuntan que los niños en el Caribe experimentan la sexualización a una temprana edad.

De los 494 asesinatos registrados en 2017 por el sitio web TTCrime, que registra los crimenes de forma violenta en Trinidad y Tobago, 52 de las víctimas eran mujeres; de estas muertes, 43 fueron consideradas como resultado de la violencia doméstica.

Mientras las cuentas en línea de acoso callejero podría ofrecer una buena cantidad de datos cuantitativos, no hay datos cuantitativos sobre el fenómeno. Tampoco ayuda mucho que este tipo de abusos sean considerados una norma social –es más, algunos hombres (y mujeres) lo ven como un cumplido. Es precisamente debido a la amplia aceptación social de esa práctica que Bleeker dice que el equipo de la CEPAL se enfrentará a un reto en el cambio de la narrativa desde el hecho de que el acoso en la calle sea percibido como un pasatiempo inofensivo para que sea entendido como una cuestión que tiene un impacto directo sobre la seguridad de las mujeres y los derechos humanos.

La noticia fue bien recibida por la mayoría de los usuarios en medios sociales. En un hilo en el grupo público de Facebook, Noticias T&T, Renee Camps-Campins dijo:

[…] I’m sick and tired of women being told how to AVOID this or that. Men and boys have to be taught (apparently) that it is wrong. Have to be Taught that this behavior from them is not acceptable Taught that they can and should do better, and simply to NOT DO IT!!!!!!! It's despicable behavior that society [has] to stop accepting as a norm!

[…] Estoy cansada de que se le diga a las mujeres cómo EVITAR esto o aquello. Se le tiene que enseñar a los hombres y a los niños (aparentemente) que están equivocados. Se les tiene que enseñar que este comportamiento no es aceptable, enseñarles a que pueden y deben hacerlo mejor, y simplemente ¡¡¡¡NO HACERLO!!!! Es un comportamiento despreciable que la sociedad [tiene] que dejar de aceptar como norma!

Anessa Douglas, quien al igual que muchas mujeres de Trinidad y Tobago ha sido piropeada por la calle,  dijo:

This accepted negative culture of ours is so disgusting and when we women reject it we are treated like an outcast; followed by comments that we cannot take a compliment. […]

There's nothing complimentary about unwanted sexual attention, it leaves you feeling violated and disrespected and far too long there have been long lists of what women should do to avoid this and it's high time men are taught to do better.

Esta cultura negativa nuestra es muy repugnante y cuando las mujeres lo rechazamos, se nos desprecia; seguido por comentarios de que no podemos agradecer un elogio. […]

No hay nada cortés en la atención sexual no deseada, pues te da la sensación de que has sido violada y que te han faltado al respeto y durante demasiado tiempo ha habido largas listas de lo que las mujeres deben hacer para evitar esto y ya es hora de que se le enseñe a los hombres a ser mejores que eso.

Interesantemente, en Facebook, la usuaria Gemma Robinson opinó que la iniciativa es algo innecesaria:

The whole thing sounds like paranoia to me. Now, I have no excuses for men who behave themselves stupidly. What I am displeased with are these unbalanced feminists coming to tell us how to govern our society. I will tell you as a woman, I do not feel afraid on the streets of T+T even when I experience catcalling.

Todo esto me suena bastante paranoico. Ahora bien, no tengo excusa alguna para los hombres que se comportan de forma estúpida. Lo que realmente me decepciona es que estas feministas desquiciadas vengan a decirnos cómo llevar nuestra sociedad. Debo decir, como mujer, que no me siento intimidada en las calles de Trinidad y Tobago, aún y cuando los hombres intentan llamar mi atención.

De todos modos, Bleeker mantiene que la desigualdad de género, la impunidad y el silencio han permitido que la violencia de género se haya convertido en la una de las mayores violaciones de los derechos humanos en todo el mundo. Dice que una de cada tres mujeres alrededor del mundo ha sido acosada física o sexualmente al menos una vez en su vida.

This is not a campaign about encouraging women to challenge street harassment … It’s about men and boys educating themselves and others from inflicting fear on women and girls and allowing them to enjoy their right to equal enjoyment of public spaces.

Esto no es una campaña para alentar a las mujeres a enfrentarse al acoso que reciben en la calle… Esto es sobre que los hombres y niños se eduquen ellos y a otros a no atemorizar a las chicas y mujeres, y a que les dejen disfrutar de los espacios públicos como derecho que tienen igual que ellos.

Hasta ahora, a través de Facebook, la CEPAL ha publicado videos de testimonios poderosos, así como diseños para la campaña de la cartelera digital y diseños de afiches, que se mostrarán en escuelas secundarias y las comisarías de todo el país.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.