Trabajadores de Ucrania protestan contra nuevo y controvertido código laboral

Sindicalistas bloquean una carretera en la región de Luhansk para protestar contra el nuevo código laboral propuesto, 14 de enero de 2020. Photo (c): Pervaya Polosa. Usada con autorización.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, trató de agregar una nota de unidad e inclusión en su discurso de Año Nuevo, en el que invitaba a los ciudadanos de todos los estratos profesionales y sociales a preguntarse “¿Quién soy?”.

Zelensky empezó 2020 haciendo preguntas, pero dos semanas después, el Gobierno está complicado lidiando con un sector muy descontento de la población.

El Gobierno de Kiev piensa presentar un nuevo Código de Trabajo con el fin de “simplificar” los procedimientos de empleo. La iniciativa, redactada sin previa consulta con las asociaciones gremiales, tiene muy preocupados a los abogados y a los trabajadores. Según la ONG Iniciativas Laborales, el proyecto incluye disposiciones para que los empleadores pongan fin a los contratos sin justificación, reduce el pago de primas por horas extras, obliga a los empleados a revelar cualquier información (imprecisamente definida) que pueda afectar su desempeño en el trabajo y amplía considerablemente el alcance de los contratos de “cero horas”. Además, propone enmiendas sobre la actual ley de sindicatos de Ucrania para limitar la cantidad de sindicatos a uno o dos, lo que, a su vez, incrementa la cantidad mínima de miembros requeridos para establecer un nuevo sindicato y permite a los directivos negarse a negociar con los sindicatos que emplean personal “de gerencia” (otro término impreciso).

Como era de esperarse, los sindicatos pusieron el grito en el cielo. Mientras exigen a los parlamentarios que, a fines de enero, voten contra el nuevo código laboral, el 14 de enero, los gremialistas locales bloquearon rutas en tres ciudades de la región de Luhansk. Una multitud virtual instantánea se apoderó de las redes con las etiquetas МолодьПРОТИрабства (‘Jóvenes contra la esclavitud’) y #НіРабськимЗаконам (‘No a las leyes esclavas’). La Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales (ITUC) ahora declara que el Gobierno de Ucrania “se puso, definitivamente, del lado de los oligarcas y las multinacionales contra su propio pueblo”. Sergey Movchan, periodista y editor de la revista de izquierda Political Critiqueescribió en Facebook: “Se terminaron las fiestas y empiezan las protestas”.

Zelensky y sus aliados del partido Servidores del Pueblo llegaron al poder en 2019 con unas votaciones parlamentarias y presidenciales arrolladoras, pues habían prometido una reforma total de la muy impopular élite política de Ucrania. Sin embargo, ahora se dan cuenta de que su agenda de reforma nacional atrae respuestas más diversas. Particularmente, fue controvertida una estrategia para revocar la prohibición de venta de tierras cultivables a extranjeros.

Numerosos observadores de la política ucraniana vieron venir estas medidas. Varios miembros influyentes de Servidores del Pueblo, como el ideólogo del partido Ruslan Stefanchuk, son conocidos por sus tendencias liberales y de libre mercado. Con referencia a las tendencias ideológicas del partido, antes de las elecciones parlamentarias de 2019, el presidente del partido, Dmytro Razumkov, dijo a un redactor de Foreign Policy que Servidores del Pueblo no es “[liberal] cuando se trata de las garantías sociales para los conciudadanos, ya que, actualmente, hay muchos ciudadanos que necesitan un estado social”. Razumkov no expecificó a qué garantías se refería, pero unas reducción de los derechos de los trabajadores sería mantener otras propuestas: En noviembre de 2019, el Gobierno promulgó una ley que reducía los derechos laborales de los funcionarios públicos de Ucrania y limita sus posibilidades de recurrir a los sindicatos para luchar por mejores condiciones de trabajo.

El nuevo Código de Trabajo fue presentado por el ministro de Desarrollo Económico, Timofiy Milovanov, y Halyna Tretyakova, diputada parlamentaria por Servidores del Pueblo. En septiembre de 2019, en unos comentarios a Focus.UA, Tretyakova dijo que el objetivo del nuevo código de trabajo era agilizar los procesos de apertura y cierre de contratos, de forma tal que se pudieran crear más empleos nuevos. Ella misma admitió que la ley entraría en conflicto con los derechos de los empleados. Por su parte, el primer ministro, Oleksiy Goncharuk, descartó que el código actual fuese una resaca soviética y dijo en broma que la “gente no quiere contratar a un empleado porque se vuelve casi un familiar suyo. En Ucrania, a veces es más fácil divorciarse que despedir a un empleado”.

Milovanov argumentó que los sindicatos ucranianos han hecho muy poco para defender a los trabajadores, y resultaba imperiosa una reforma:

Профспілки є різні. Є профспілки, які борються за права робітників. А є такі, хто насправді працюють на керівництво підприємств. Особливо олігархічних. Щось я не бачу протестів профспілок проти умов та оплати праці на заводах олігархів. А ще є такі, які взагалі нічого не роблять, і просто отримують (обов’язковий) відсоток з зарплати робітників. Ситуація з профспілками має бути змінена. Справжні, ефективні профспілки мають отримати доступ до ресурсів. А ті, хто паразитують на робітниках, мають бути зупинені.

Los sindicatos son variados. Están los que luchan por los derechos de los trabajadores. Y están los que, en realidad, trabajan para la gerencia empresarial. Especialmente los que están dirigidos por oligarcas. Por alguna razón, no veo que los sindicatos protesten contra los salarios y condiciones de trabajo en las empresas de oligarcas. Y existen los [sindicatos] que no hacen absolutamente nada y solo reciben un porcentaje (obligatorio) del salario de los trabajadores. Por eso, la situación de los sindicatos debe cambiar. Los sindicatos reales y eficaces deben contar con recursos, y hay que detener a quienes solo son sanguijuelas de los trabajadores.

Los activistas por los derechos laborales creen que el proyecto de código laboral establece un principio radicalmente distinto sobre el rol de los sindicatos dentro de la sociedad ucraniana: Aunque impefectos, deben existir. Los activistas internacionales comparten su profunda preocupación, y numerosos sindicatos internacionales se están expresando contra la ley. ILAW, red de abogados dedicados a los asuntos gremiales, es una de varias organizaciones internacionales que han señalado en una carta abierta que el nuevo Código de Trabajo, efectivamente, contradice los acuerdos internacionales sobre derechos civiles y económicos que ratificó Ucrania.

Svetlana Kozhushko, experta en derecho laboral, profesora adjunta y comentarista de medios, considera que el nuevo código infringe el artículo 22 de la Constitución nacional.

Проєкт трудового кодексу звужує права працівників. Це пряме порушення Конституції України 22 статті, яка чітко зазначає, що при прийнятті нового законодавства не допускається звуження прав. Йде мова про порушення трудових прав.

El proyecto de ley laboral reduce los derechos de los trabajadores. Es una violación directa del artículo 22 de la Constitución de Ucrania, que claramente establece que las nuevas leyes no pueden reducir derechos. Estamos hablando de una violación a los derechos laborales.

Vitalii Kopysh, activista gremial y capacitador para Chernihiv, escribió sobre la ley propuesta:

Загальне враження можна описати так: влада нас не просто дурить, а нахабно і цинічно дурить. Коротше кажучи: урядова “реформа” – це менша зарплата, менше відпусток, менше доплат, нуль захисту. Начальник – бог, ви – ніхто.

Проекти авторства Тимофей Милованов та Tretyakova Galina не просто звужують права працюючих і профспілок. Вони порушують міжнародні стандарти праці та руйнують соціальні гарантії, що були напрацьовані протягом десятків років.

Головний аргумент “реформаторів”: у нас “радянський” КЗпП. Ок, в Польщі також користуються старим кодексом і права профспілок там захищені краще ніж у нас. Але при цьому Польща – це країна, що зробила економічний прорив, не перетворюючи власних працівників на худобу.

Mi impresión general es esta: El Gobierno no solo nos está tomando el pelo, sino que lo está haciendo de forma violenta y cínica. En pocas palabras, esta ‘reforma’ del Gobierno significa menos sueldo, menos tiempo libre, menos pagos adicionales, cero protección. Tu jefe es Dios y tú no eres nada.

Los proyectos de Timofiy Milovanov y Galina Tretyakova [jefa del comité parlamentario en política social] no solo reducen los derechos de los trabajadores y de los sindicatos, también violan la normas internacionales de trabajo y desmoronan las garantías sociales alcanzadas a lo largo de décadas.

El principal argumento de los ‘reformistas’ es que tenemos un Código de Trabajo ‘soviético’. Pues bien, en Polonia también se usa un código [laboral] antiguo, y los derechos gremiales están más protegidos que aquí. Y Polonia es un país que dio un salto económico sin convertir a sus trabajadores en esclavos.

Artem Tidva, activista laboral de Kiev, señaló que los autores del proyecto de ley laboral estaban bastante alejados de la realidad cotidiana del trabajador ucraniano:

Очевидно, що ні Мілованов, ні Третьякова ніколи не працювали і не проходили співбесід. Їм ввижається, що при прийомі на роботу працівник диктує працедавцеві умови свого найму. Як такі люди працюють у міністерствах? Їх просто ставлять на такі місця, як лобістів і пропагандистів певних економічних перетворень. Трансформації, які вони нам несуть полягають у спрощені процедури звільнення матерів з дітьми до 3 років, ліквідація поняття перерви на роботі, понаднормова робота вважатиметься звичайною роботою, скорочення додаткових відпусток у зв'язку зі шкідливими умовами праці, масовий перехід на короткострокові контракти і ще багато новорічних сюрпризів.

Es evidente que ni Milovanov ni Tretyakova trabajaron ni tuvieron una entrevista laboral en su vida. Creen que, en el proceso de contratación, es el trabajador quien establece las condiciones. ¿Cómo es que esta gente trabaja en ministerios? Solo están ubicados en estos puestos para ser lobistas y propagandistas de ciertos tipos de transformaciones económicas. Los cambios que nos traen buscan simplificar el proceso para despedir a madres de niños menores de tres años, eliminar el concepto del descanso en la jornada laboral, contar las horas extras como horas normales de trabajo, eliminar los días libres adicionales cuando se trabaja en condiciones de riesgo, un vuelco masivo a los contratos de corto plazo y un  montón de otras sorpresas de Año Nuevo.

Con los planes de protestas por todo el país, es probable que los derechos laborales se vuelvan el foco político de 2020. En una carta abierta dirigida a Zelensky, un sindicato de trabajadores metalúrgicos de la región de Dnipro convirtió la invitación filosófica de Año Nuevo del presidente en algo más concreto: “¿Con quién estás? ¿A favor de qué estás?”. Los trabajadores ucranianos lo sabrán muy pronto.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.