Huelga de empleados del mayor casino de Camboya termina pacíficamente

Protesta frente al NagaWorld Hotel. Foto del Centro Camboyano de Derechos Humanos con licencia Creative Commons.

Camboya registró un inusual triunfo de los derechos laborales el pasado 11 de enero luego de que una huelga de dos días organizada por empleados de NagaWorld, la mayor compañía de casinos del país, terminara pacíficamente y posiblemente de manera exitosa tras la decisión de la dirección de subir los salarios y reincorporar a la líder del sindicato de trabajadores.

NagaWorld, propiedad de la compañía hongkonesa Naga Corp, administra el mayor complejo de casinos de Nom Pen, la capital de Camboya. Los casinos de propietarios chinos se han multiplicado en los últimos años para satisfacer la demanda de turistas provenientes de China continental, donde apostar está oficialmente prohibido. Este desarrollo económico explica el número creciente de inversiones chinas en el país, así como la adopción de políticas prochinas por parte del gobierno del primer ministro Hun Sen, que ejerce el poder desde hace más de tres décadas.

En un principio, los empleados reclamaron un aumento en septiembre del 2019. En respuesta a la protesta, la dirección suspendió a Chhim Sithar, presidenta del sindicato.

En diciembre, por voto general, el sindicato decidió mantener la huelga durante un mes e informó a la dirección de la compañía, a la policía y al gobierno de la ciudad.

A pesar de las precauciones jurídicas que tomó el sindicato, el 8 de enero de 2020 un tribunal de Nom Pen emitió un fallo que declaraba la huelga programada como ilegal. En reacción a esta orden judicial, 23 organizaciones de la sociedad civil firmaron una petición para instar a las autoridades a respetar los derechos laborales.

El 9 de enero, más de mil empleados de NagaWorld desafiaron la prohibición al mantener su plan original de protesta en las afueras del hotel. Muchos trabajadores que no pertenecían al sindicato también salieron del edificio para apoyar a los huelguistas que reclamaban salarios dignos, mejores condiciones de trabajo y que se reincorporara a la presidenta del sindicato. Estos son algunos de los mensajes que transmitían los carteles de los manifestantes: “Basta de explotación en NagaWorld”, “Basta de discriminar a los sindicatos” y “Exigir salarios dignos es un derecho, no un crimen”.

El personal de los casinos NagaWorld protestó esta mañana para exigirle a la compañía que autorice a uno de sus representantes a retomar su trabajo

Sin solución tras la negociación, trabajadores de NagaWorld inician su segundo día de acción industrial. A pesar de las amenazas, 3000 trabajadores se fueron a la huelga ayer, y hoy hay más todavía. Cerca de 40 cocineros del restaurante también caminan para unirse a los huelguistas.
————-
Chefs y supervisores de mesa salen de NagaWorld para unirse a los empleados en huelga. Esta muestra de solidaridad fue ovacionada por los huelguistas, que siguen reclamando que se reintegre a Chim Sithar, presidenta del sindicato.

Huelga en las afueras de NagaWorld esta mañana… De un lado, grandes cantidades de empleados pacíficos, del otro, una barrera de guardias con uniformes nuevos.

El 10 de enero, funcionarios del Gobierno terminaron contactando a la dirección de NagaWorld, que entró en negociaciones con los empleados en huelga. Según se ha informado, la dirección accedió a subir los salarios y a reintegrar a Chim Sithar. Luego, se puso fin a la huelga y el 11 de enero los empleados retomaron sus actividades.

Según algunos medios de comunicación, representantes del sindicato declararon que se acordó un aumento de salarios de entre el 18 y el 30 %. Esta misma fuente afirmó que los trabajadores ganaban entre 150 y 250 dólares estadounidenses por mes antes de la huelga. En Camboya, el salario mínimo oscila entre los 130 y los 150 dólares.

Los abogados laborales celebraron el triunfo de los trabajadores, sobre todo porque es poco frecuente que una huelga de esta magnitud se resuelva de manera pacífica en Camboya. Por ejemplo, en 2014, una huelga de trabajadores textiles fue violentamente dispersada por la policía.

Pero aparentemente la compañía aún no ha dado su última palabra: en una declaración emitida por NagaWorld el 10 de enero, en la que se asegura a los accionistas que “todas las actividades comerciales del grupo se desarrollan con normalidad y [que] la dirección estima que el mencionado problema [la huelga] no ha tenido un impacto negativo en las actividades comerciales del grupo”, también se describe a la huelga como una “reunión ilegal” de entre 500 y 700 empleados y no menciona ningún acuerdo relacionado con la suba de salarios propuesta.

A esta altura, no se sabe con certeza si los trabajadores aún corren el riesgo de recibir sanciones por haber violado la orden judicial que declaraba la protesta como ilegal.

Huelga de los empleados del hotel y casino NagaWorld. Foto del Centro Camboyano de Derechos Humanos.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.