- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Según activistas, nueva ley de privacidad en Mozambique amenaza libertad de expresión

Categorías: África Subsahariana, Mozambique, Activismo digital, Censura, Derecho, Derechos humanos, Libertad de expresión, Medios ciudadanos

Redes sociales en Mozambique. Foto: Brough Turner en Flickr (CC BY-NC 2.0).

Enmiendas al Código Penal de Mozambique presentadas para proteger la privacidad podrían amenazar la libertad de expresión, dice los activistas.

La ley fue aprobada por el Parlamento en julio de 2019, y penaliza todos los tipos de invasión de la privacidad a través de teléfonos móviles y también con la publicación de imágenes o videos sin autorización de las personas registradas o fotografiadas.

El presidente de Mozambique, Filipe Nyusi, promulgó la enmienda a inicios de diciembre de 2019, informó [1] el diario local Jornal Visão.

Las nuevas disposiciones castigan con hasta un año de cárcel y una multa a quienes “sin consentimiento y con la intención de de invadir la vida privada de las personas, es decir la intimidad de la vida familiar o sexual interceptan, registran, anotan, usan, transmiten o divulgan conversaciones, comunicaciones telefónicas, imágenes, fotógrafías, videos, audio, facturación detallada, mensajes de correo electrnico”, dice [2] Jornal Verdade.

También se podría imponer una penalidad igual a quien “capture, fotografíe, grabe, manipule, registre o difunda imágenes de personas o de objetos u espacios íntimos”, así como a quien “observe o escuche secretamente a personas que estén en un lugar privado”, y también a quien quiere revelar “hechos relativos a la vida privada o enfermedades graves de otra persona”.

Esta legislación llegó después de un video que causó rabia en Mozambique. El video lo grabó y publicó en Facebook en agosto de 2019 un muchacho de la ciudad de Maputo identificado como Patrick Manuel [3]. El video muestra escenas de un accidente automovilístico, con víctimas en el suelo y personas que piden ayuda mientras Patrick graba la situación, divertido.

Mozambique ya tiene una ley de prensa y una ley sobre el derecho a la información que regula el derecho al honor, buen nomobre, reputación y la defensa de la imagen. Además, desde 2017 el país tiene una ley de transacciones electrónicas que penaliza la difamación. Luego de su adopción en noviembre de 2017, el director general del Instituto Nacional de Tecnologías de la Información y la Comunicación dijo [4] que ña ñey llegó para “llenar un vacío” en casos en que los usuarios difundan el “contenido ofensivo’’ e “insulten y denigren a otros”.

Varios activistas saludaron las enmiendas como una medida “oportuna” para proteger la privacidad.

Víctor Fazenda, activista del Parlamento Juvenil de Mozambique, dijo a Global Voices:

The legislation is timely and relevant. There is a lot of invasion of the private domain through social networks, which allows neither peace, nor security for users to keep more intimate details on various electronic media.

Punishing those who produce and disseminate videos, images and audio of private life without asking is, in my opinion, organising what has been disorganised and preventing the harmful consequences of leaking private life into public space, especially when such an action is done without public interest.

I just think that the legislation needs to be more widely shared so that it does not leave people surprised.

La legislación es oportuna y pertinente. Hay mucha invasión del dominio privado por medio de redes sociales, que no permiten paz ni seguridad a los usuarios para que guarden sus detalles más íntimos en diversos medios electrónicos.

Castigar a quenes realizan y difunden videos, imágenes y audios de vida privada sin preguntar es, en mi opinión, organizar lo que ha estado desorganizado y evitar las dañinas consecuencias de filtrar la vida privada al espacio público, sobre todo cuando esa acción se hace sin que sea de interés público.

Solamente creo que se debe difundir más la legislación para no sorprenda a las personas.

De manera similar, Minelda Maússe, activista de Olho do Cidadão, dijo que esta una buena medida para la disciplina al usar redes sociales en Mozambique:

For me this is a good measure. Good because it will penalize people who use/record intimate/improper moments to slander or blackmail somebody. It is a way to discipline the use of social networks by users.

Para mí es una buena medida. Es buena porque penalizará a las personas que usan y registran momentos íntimos o impropios para calumniar o chantajear a alguien. Es una manera de disciplinar el uso de redes sociales por parte de los usuarios.

La también activista Cidia Chissungo expresó su preocupación en que la implementación de las enmiendas podría traer dificultades al derecho a acceder a la información.

The biggest challenge will be for people to access new information and take more caution. It's good and fun when something happens to others, but at the end of the day we don't want anyone to invade [our] privacy.

El mayor desafío será para las personas que accedan a nueva información y que tengan más cuidado. Es bueno y divertido cuando algo le pasa a otros, pero a fin de cuentas no queremos que nadie invada [nuestra] privacidad.

Varios otros activistas expresaron su preocupación de que la ley restrinja la libertad de expresión, la libertad de prensa y la libertad de internet.

Global Voices conversó con Rafael Machalela, periodista del medio portugués Lusa, que expresó su preocupación sobrela nueva ley:

The change made to criminal law on recordings, images published on [online] networks without the consent of those concerned is worrying. It is not an amendment to press law, but to penal law, [and] it is no less worrying that this is to be penalised with sentences of up to one year in prison.

[We live in] a country with a history of more than 40 years of press freedom in which the interpretation of the law has not been that repressive when it comes to public figures.

The scrutiny of these [people] is greater than for an anonymous citizen. And these same figures must protect themselves. This is a wake-up call, because apparently this change in criminal law was not even news, but it is clearly a new potential restriction on the right to inform, and on press freedom.

El cambio hecho a la ley penal sobre grabaciones, imágenes publicadas en redes [en línea] sin el consentimiento de los involucrados es preocupante. No es una enmienda a la ley de prensa sino a la ley penal, [y] no es menos preocupante que sea penalizado con sentencias de hasta un año de prisión.

[Vivimos en] un país con una historia de más de 40 años de libertad de prensa en los que la interpretación de la ley no hay sido represiva cuando se trata de figuras públicas.

El escrutinio a estas [personas] es mayor que al ciudadano anónimo. Y esas mismas figuras se deben proteger. Es una llamada de alerta, porque aparentemente este cambio en leyes penales ni siquiera fue noticia, sino claramente una nueva restricción potencial al derecho a informar y a la llibertad de prensa.

El yutubero local Arcénio Amoz, conocido por el apodo de “Beleza em Pessoa”, publicó un video en el que critica la ley:

En el video dice:

Não sei como eles vão conseguir isso. Se um dia eu for incriminado por isso, ajudem-me a pagar as acções judiciais, porque não quero fazer uma comunicação vazia ou escrever sobre suposições.

No sé cómo van a conseguir eso. Si un día me incriminan por esto, por favor, ayúdenme a pagar por las acciones judiciales, porque no quiero tener una comunicación en blanco ni escribir sobre suposiciones.

Kelvin Mike, otro yutubero y vloguero, expresó sus preocupaciones sobre la “apresurada” aprobación de la ley:

Es más, creo que la ley ha tenido una enutdo una aprobación muy apresurada.

Txeka, organización cívica de jóvenes que usan internet como forma de participación política, también expresó su preocupación en Twitter:

El presidente de la República promulgó la revisión del Código Penal aprobado por la Asamblea por ley 35/2014, del 31 de diciembre.

Esta ley restringe la libertad de expresión y el accesso a la información y podra permitir que la impunidad continúe.