- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Intervención regional de seguridad en Nigeria desencadena tensiones étnicas y políticas

Categorías: África Subsahariana, Nigeria, Desarrollo, Etnicidad y raza, Gobernabilidad, Guerra y conflicto, Medios ciudadanos, Política

Personal de la unidad de policía de Nigeria recién constituida desplegado en el marco de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) desembarca en el aeropuerto internacional de Aden Abdulleh, Mogadiscio (Somalia), 6 de enero de 2016. Foto de la AMISOM / Ilyas Ahmed (CC0 1.0).

Los Gobiernos estatales del suroeste de Nigeria han lanzado la Operación Amotekun, intervención de ayuda propia diseñada para combatir contra un reciente aumento en la inseguridad [1] en la región, que ha enfrentado a estos Gobiernos regionales con el Gobierno central.

Un aumento [2] en los secuestros y muertes en el sudoeste de Nigeria ha causado alarma y temor entre los ciudadanos.

Logo de Amotekun.

La Red de Seguridad del Oeste e Nigeria, llamada en clave Operación Amotekun (que significa “leopardo” en yoruba), se inició en los estados de Lagos, Oyo, Osun, Ekiti, Ondo y Ogun, el 9 de enero, en Ibadan, capital del estado de Oyo, Nigeria.

Kayode Fayemi, gobernador del estado Ekiti, explicó [3] Amotekun como un equipo de “seguridad comunitaria” que “complementará los trabajos” de la Policía.

La iniciativa de seguridad regional es solamente una “respuesta a un problema” mientras la Policía nigeriana actualiza una “estrategia de vigilancia comunitaria nacional”.

Por tanto, Amotekun es una “estrategia para impulsar la confianza” para los habitantes del sudoeste del país.

La obligación de Amotekun es brindar información de primera mano que ayudaría a enfrentar la delincuencia. La información es el principal factor en cualquier operación. Es una medida preventiva hacia resolver nuestros problemas de inseguridad además de centrarnos en medidas correctivas.

El jefe de Policía de Nigeria, Mohammed Adamu, “no se opone [5]” a la Operación Amotekun ni a “ningún esfuerzo legítimo y comunitario” que tenga por objetivo combatir la delincuencia en cualquier parte del país —ent anto estos esfuerzos conforman la “política de seguridad nacional” de Nigeria, informa el diario nigeriano The Daily Trust.

Pero el 14 de enero, el Gobierno federal declaró a Amotekun una organización de seguridad ilegal.

Abubakar Malami, fiscal general y ministro de Justicia de Nigeria, dijo que [6] Amotekun “va en contra de las disposiciones de la ley nigeriana”. Malami sostuvo que la seguridad de la nación es dominio constitucionalmente exclusivo del Gobierno central. En consecuencia, “ningún Gobierno estatal, ya sea singularmente o en grupo”, está permitido legalmente de “establecer cualquier forma de organización o agencia para la defensa de Nigeria o cualquiera de sus partes constitutivas”. Según el ministro de Justicia, conservar el “estado de derecho” es deber de la Policía y otras agencias de seguridad, tal como prescribe el “ítem 45 del segundo cronograma de la Constitución de 1999 de la República Federal de Nigeria”.

‘¡Anda al tribunal o regresa a dormir!’

Afe Babalola, experimentado abogado de Nigeria, describió la declaración de Malami [7] como un “pronunciamiento ilegal”. Babalola afirmó que el ministro de Justicia se “excedió al impartir juicios sobre problemas de esa naturaleza como si fuera un tribunal. Continuó:

Amotekun had been launched, let them go on. Anybody that feels what they have done is wrong can go to court.

Se lanzó Amotekun, déjenlo que siga. Quien quiera que sienta que lo que han hecho está mal puede ir al tribunal.

Wole Soyinka, ganador del Premio Nobel de Literatura 1986, lamentó [8] que el Gobierno federal, que “ha estado durmiendo todo este tiempo con acciones tardías viendo cómo se diezma al pueblo” parece haber hallado repentinamente su voz. “Deberían volver a dormir. Amotekun ha llegado para quedarse”, insistió Soyinka.

Desconfianza política en líneas étnicas

Gobernadores del sudoeste en el lanzamiento de la Operación Amotekun en Ibadan. Imagen sitio web [9] del gobierno de Ekiti.

La desconfianza política en líneas étnicas es profunda en Nigeria.

Amotekun, iniciativa de seis estado del sudoeste, se está interpretando como una milicia de la nación yorùbá.

El jefe Gani Abiodun Ige, décimo quinto Aare Ona Kakanfo de Yorùbáland, describió a Amotekun como una intervención [10] “para defender a nuestro pueblo” en una carta pública [10] enviada al ministro de Justicia. En el antiguo Imperio Oyo, el Aare Ona Kakanfo es el comandante militar supremo [11] que “lidera batallas, lucha en guerras, moviliza y entrena soldados y conquista a los enemigos”. Hoy, Aare Ona Kakanfo es un título ceremonial, pero aún inspira respeto.

Por el contrario, leo la carta de Gani Adams dirigida al ministro de Justicia y aunque no soy yòrúbà, me enorgullezco de su audacia en un asunto que no solamente da una bofetada al sesgo étnico e intimidación, sino más importante, afecta la vida de su pueblo.

¡Es liderazgo!

El jefe Ige recordó en su carta pública que “incluso la señora Funke Olakunrin, hija del líder yorùbá Pa Reuben Fasoranti, fue asesinada y no se ha arrestado a nadie por estos asesinatos”. Fasoranti fue uno de los padres fundadores de Afenifere [13], organización sociopolítica yoruba.

En julio de 2019, Olakunrin fue atacada y “asesinada por pastores fulani [14] que salieron del monte, le dispararon y la mataron en el proceso”, según el Premium Times de acuerdo con un informe de testigos oculares [15].

En el sudoeste de Nigeria, declaraciones de este tipo tienen carga política.

Según Simon Kolawole, editor de la revista nigeriana ThisDay, existe la firme creencia de que “los fulani tienen intenciones de apoderarse del país”. Las actividades delictivas de los pastores se interpretan dentro de ese contexto”. Kolawole afirma [16] “Están, por tanto, quienes piensan que los yorùbá deben retroceder. Para ellos, Amotekun representa la fuerza contraria”.

La desertificación en el norte de Nigeria causó migración hacia el sur de los pastores de ganado fulani. Como resultado, han aumentado las tensiones entre los pastores y las comunidades del sur, lo que ha provocado conflictos violentos y la muerte de unas 4000 personas entre 2015 y finales de 2018, según Amnistía Internacional [17].

Para otros, el Gobierno federal es hipócrita en su condena a Amotekun mientras se hace de la vista gorda a la policía de la Sharia (Cuerpo de Hisbah) activa en algunas partes del norte de Nigeria.

La Policía de Sharia es legal pero Amotekun es ilegal.

Algunos nigerianos son más iguales que otros.

El Cuerpo de Hisbah es una fuerza policial que hace cumplir la Sharia (ley islámica) mediante el arbitraje de disputas, el castigo de los infractores y el mantenimiento del orden público. Al igual que Amotekun, el Cuerpo de la Hisbah no lleva armas ni ejecuta arrestos, pero alerta a la policía sobre las violaciones percibidas. Human Rights Watch comparó [20] el “papel de la Hisbah con el de los grupos de justicieros”, grupos de autoayuda que proporcionan seguridad dentro de las comunidades locales en otras partes de Nigeria.

Naturalmente, Amotekun ha recibido tanto elogios como condenas de otras organizaciones de base étnica en Nigeria.

La Asociación de Ganaderos de Miyetti Allah de Nigeria (grupo partidario [21] que promueve el bienestar de los pastores fulani en Nigeria), hablando a través del representante de Miyetti, Saleh Alhassan, describió [22] a “Amotekun, la milicia tribal yoruba” como una “amenaza a la democracia” y un “monstruo” que hay que domesticar.

Por otro lado, Ohanaeze Ndigbo, la organización sociocultural cumbre de los igbo, elogió a los gobernadores del suroeste por el nacimiento de Amotekun. El jefe Nnia Nwodo, presidente de Ohanaeze, señaló [23] que “nadie necesita decirle hoy a ningún nigeriano que su seguridad está en sus propias manos”.

Buscaremos una solución política a la crisis, pero si eso no funciona, iremos a los tribunales – Akeredolu

El fiscal no tiene derecho a declarar ilegal a Amotekun – Seyi Makinde

El fiscal no tiene el poder, según la ley, de proscribir o declarar ilegal a ninguna organización como Amotekun – Falana
———-
Esto es brillante. El fiscal deberia pisar con cuidado, para que los Estados están despertando a la realidad de que pueden usar legislación estatal para implementar parcialmente la reestructuración que Buhari prometio a los nigerianos.

Llamados para ‘reestructurar’ el poder

Más allá de los fuegos artificiales étnicos en torno a la seguridad regional, la decisión judicial sobre Amotekun será interesante.

Los límites y facultades de los niveles independientes del Gobierno dentro de la democracia presidencial de Nigeria sigue siendo tema polémico. Muchos han pedido una “reestructuración [26]“, lo que significa fortalecer Gobiernos estatales y municipales.

La Constitución de Nigeria otorga demasiadas facultades al centro en detrimento de otros niveles gubernamentales.

El 23 de enero, el vicepresidente Yemi Osinbajo tuvo una reunión con los gobernadores del suroeste, el ministro de Justicia y el jefe de policía “por la controversia en torno a la iniciativa Amotekun”.

Se tomaron resoluciones fructífera y unánimes en el camino hacia adelante en una reunión hoy con los gobernadores del sudoeste, el fiscal general de la Federacion y el inspector general de Policía sobre la controversia en torno a la iniciativa Amotekun.

Estuvieron de acuerdo en que la “estructura de Amotekun también debería alinearse con la estrategia de vigilancia comunitaria del Gobierno federal”, según un tuit [29] de la cuenta de Twitter del vicepresidente.