Video viral se mofa del culto a la personalidad de Putin

Captura del video viral de Dokhov en YouTube que muestra al bloguero colgando el retrato de Putin en un ascensor.

Aunque Rusia ha vivido bajo el gobierno del Presidente Vladimir Putin desde hace más de dos décadas y su culto a la personalidad parece sólidamente arraigado, el ciudadano ruso común y corriente sigue reaccionando con su característico humor negro y agudo sentido de la ironía. Un video, que cautivó a la RuNet, es un perfecto ejemplo.

En febrero de 2019, el bloguero ruso Bashir Dokhov colgó un retrato gigante de Putin en el ascensor de un edificio residencial de Moscú e instaló una cámara para registrar las reacciones de los atónitos vecinos.

Para quienes hablan ruso, el siguiente es el video original completo que ha tenido más de dos millones de visualizaciones hacia la segunda semana de febrero de 2020:

Para quienes necesitan una traducción, esta es una versión subtitulada en inglés:

Un bromista ruso pegó un enorme retrato del presidente Vladimir Putin en el interior de un ascensor residencial. Luego colocó una cámara para registrar las reacciones de los vecinos.

Los comentarios debajo del video de YouTube muestran un abrumador apoyo a la idea del bloguero y a su evidente crítica hacia Putin. Un usuario escribió:

Гениально!!! Лучший социологический опрос из всех, которые я знаю! И, похоже, самый честный!

¡¡¡Un trabajo genial!!! ¡La mejor encuesta sociológica que he visto! Y, al parecer, ¡la más honesta!

El 10 de febrero, en una entrevista con Ekho Moskvy, Dokhov aseguró que no había elegido especialmente las reacciones críticas hacia Putin, pero que sí hubo muchas personas que no reaccionaron en absoluto “o que no dijeron nada, pero se sacaron una selfie”. Las mujeres se ríen y los niños se quedan mirándolo. Muchos hombres se paran dándole la espalda al presidente, murmuran obscenidades entre dientes, propias del rico lenguaje soez ruso conocido como mat, que es muy usado pero está legalmente prohibido en Rusia para los discursos y presentaciones públicas. Una reacción memorable fue la de una mujer de mediana edad que señalaba los ojos de Putin y decía: “Ya sé lo que pasa aquí: Hay cámaras. ¡Nos están vigilando!”.

Desde que el video capturó la atención pública, también surgieron rumores en Twitter de que Dokhov había sido arrestado por su “falta de respeto a las autoridades”. El 10 de febrero, en una entrevista para el servicio ruso de BBC, el bloguero confirmó que los rumores eran falsos. No obstante, la facilidad con la que la gente los aceptó es, en sí misma, una perspectiva interesante de la postura del público sobre la polémica ley que rige en el país contra esas “faltas de respeto”.

En la misma entrevista, hicieron a Dokhov la pregunta del millón: ¿Cómo se le ocurrió esa loca idea? Esta fue su respuesta:

Мне много этот вопрос задают, но на самом деле очень сложно ответить, как приходят какие-то такие идеи, они довольно спонтанные. У меня вопрос к себе был, как сделать такой социологический опрос, который исключит этот фактор, когда к тебе подходят и такие: Левада-центр, Говорите! Естественно, у людей сразу есть некоторый блок. И мне было интересно, как сделать так, чтобы реакция была искренняя.

Лифт я добавил, потому что хотел довести это до абсурда. Потому что если бы это просто было в каком-то холле, то люди бы думали: ну, да, ну, живем в такой стране. А лифт – это уже прям абсурд-абсурд. Потому что он [портрет] огромный, он практически на весь лифт, и это уже доведено до какого-то фарса. Люди уже такие: ну, серьезно? Примерно такой ход мысли.

Me lo preguntan con frecuencia, pero, en realidad, es muy difícil saber cómo llegan algunas ideas. Suelen ser espontáneas. Me pregunté cómo podría hacer una encuesta sociológica que no incluyera la escena en donde se te acercan y te dicen “¡Levada Centre! ¡Conteste!” [destacada institución de estadísticas de Rusia]. Como es natural, mucha gente se bloquea de inmediato. Y a mí me interesaba hacerlo de manera que sus reacciones fuesen genuinas.

Agregué el ascensor porque quería que se viera más absurdo. Porque si solo hubiese estado en un pasillo, la gente habría pensado “bueno, sí, así es el país en que vivimos”. Pero, en un ascensor, la situación se vuelve totalmente absurda. Es tan enorme [el retrato] que prácticamente ocupa todo el ascensor, se vuelve una parodia total. La gente ya reacciona con un “¿Qué, en serio?” Esa era, más o menos, la secuencia de pensamientos.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.