¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Sistema de identificación digital en Nigeria quizás beneficie a “personas con acceso”, pero ¿y los demás?

Toma de huellas dactilares para Aadhaar, fotografía de Kannanshanmugham, a través de Wikimedia Commons (CC BY 3.0).

Nota del editor: Este artículo fue escrito por Adeboye Adegoke, director del programa de derechos digitales de Paradigm Initiative en Nigeria. Forma parte de nuestra serie sobre sistemas de identificación digital, elaborada en colaboración con The Engine Room. Consulta el micrositio sobre identificación digital para leer un informe de investigación completo acerca de esta tendencia mundial, y estudios de caso en cinco países que han implementado sistemas de identificación digital, entre ellos Nigeria.

¿Es posible que el sistema de identificación digital de Nigeria sea realmente beneficioso para los ciudadanos? ¿O se trata de otra iniciativa que solo beneficiará a las “personas con acceso”?

Probablemente, esta pregunta se la estén haciendo muchos jóvenes en Nigeria, que a comienzos de febrero se enteraron de que no deberán presentar el número de identificación digital para inscribirse en los próximos exámenes universitarios de matriculación, lo que significó un gran alivio para muchos.

El 11 de enero de 2020, el Comité Conjunto de Admisiones y Matriculación de Nigeria anunció que iba a anular el requisito, relativamente nuevo, a pesar de haberlo establecido en octubre de 2019.

A un observador externo esto puede parecerle un inocuo cambio de política, sin embargo, esta marcha atrás constituyó un incómodo reconocimiento de los defectos del sistema de identificación digital en todo el país, que intenta hacer más eficiente el complejo entramado de sistemas de información de identificación que pertenecen a distintas entidades financieras y públicas.

Mi organización, Paradigm Initiative Nigeria, ha seguido el desarrollo del sistema y ha trabajado para que los legisladores formulen leyes integrales de protección de datos y privacidad en Nigeria, antes de continuar recolectando datos de los ciudadanos como parte del sistema de identificación digital.

¿Cómo debería funcionar el sistema?

La Comisión Nacional de Gestión de la Identificación pretende que los números de identificación nacional sean un requisito obligatorio para las solicitudes de pasaportes, el registro de votantes, la apertura de cuentas bancarias y el pago de impuestos, junto a todo tipo de transacciones, desde créditos al consumo y seguros de salud y seguridad social, hasta las referidas a la propiedad de la tierra y las pensiones. Esto comprende una gran cantidad de información.

Naturalmente, los desafíos del sistema inciden en las políticas públicas. La iniciativa recoge una gran variedad de nuevos datos personales –incluidas las diez huellas dactilares– que no se encuentran protegidos, ni siquiera contemplados, en la legislación nigeriana. El sistema también enfrenta dificultades más prácticas relacionadas con el proceso de registro. Aunque el sistema fue concebido en 2014, solo el 19 % de los nigerianos se han registrado para obtener el número de identificación nacional. Con el objetivo de llegar a toda la población, el Director General de la Comisión ha dicho que sería necesario establecer 9000 centros de registro adicionales, que se sumen a los mil centros actualmente en funcionamiento.

Hasta ahora, en muchas ocasiones, se ha comprobado que el sistema ha complicado aún más estos procesos y, en algunos casos, ha desalentado la participación de los ciudadanos.

Desafíos para estudiantes, viajeros y nigerianos con discapacidad

Los estudiantes que intentaron registrarse para obtener el número de identificación nacional antes de los exámenes dijeron que el proceso estuvo viciado de extorsión, soborno y otras prácticas corruptas. Un grupo de estudiantes publicó una declaración en la que afirmaban que el proceso sometió a los estudiantes a un estrés excesivo.

Winifred Mark, madre de un estudiante que quería matricularse, afirmó que concurrió a tres centros de registro diferentes en Lagos. En cada uno, los funcionarios exigían sobornos de entre 5000 y 7000 nairas (entre 12 y 20 dólares de estadunidenses aproximadamente). De acuerdo con la ley, el registro para obtener el número de identificación nacional debe ser gratuito.

Ceremonia de graduación en una universidad privada en Nigeria. Fotografía de Rajmund Dabrowski/ANN (CC BY-NC-ND 2.0).

En la investigación realizada por The Engine Room se destaca la cantidad de centros de registro que no son accesibles para personas con discapacidad física. Varias personas con discapacidad física describieron como humillantes sus intentos para registrarse.

Mientras realizábamos nuestra propia investigación sobre el sistema de identificación digital, el Servicio de Inmigración de Nigeria estableció el requisito de que para solicitar el pasaporte es necesario presentar el número de identificación nacional. En agosto de 2019, cuando una colega necesitaba renovar su pasaporte internacional, voló de Lagos a Abuya y fue directamente a la sede de inmigración, donde su solicitud de renovación fue rechazada por no contar con el número de identificación nacional. Entonces, se dirigió inmediatamente a la oficina de la Comisión Nacional de Gestión de la Identificación a fin de obtener el número de identificación nacional, pero, al llegar, le dijeron que se habían acabado los formularios y que tendría que volver otro día.

En este caso intervine personalmente en su nombre, ya que recientemente había conocido a un alto funcionario de la Comisión, como parte de mi trabajo. El funcionario nos ayudó y mi colega obtuvo el número de identificación nacional ese mismo día.

¿Quién se beneficia realmente?

Muchos argumentarán que debería, al menos, estar contenta de tener acceso a personas con algo de poder. Sin embargo, este es precisamente el problema. Si los servicios esenciales en Nigeria solo están disponibles para las personas que “tienen acceso”, ¿qué debe hacer el resto de la población?

Este problema ha existido siempre en Nigeria, y las autoridades nunca han invertido los esfuerzos suficientes para solucionarlo. El Gobierno intenta aplicar políticas que reivindica como beneficiosas para el “pueblo”, cuando, en realidad, se trata de otra iniciativa que beneficiará solo a “aquellos con acceso”.

Votación en la elección presidencial del 28 de marzo de 2015, en Abuya, Nigeria. Fotografía de la Embajada de Estados Unidos/Idika Onyukwu (CC BY-NC 2.0).

Al menos dos funcionarios de la Comisión Nacional de Gestión de la Identificación me dijeron, anónimamente, que los recursos financieros que recibe la Comisión son insuficientes y que, por lo tanto, no cuenta con la asignación presupuestaria necesaria para cumplir con su mandato. No obstante, este no es el único obstáculo para su éxito. Existen algunos problemas institucionales que ni siquiera el dinero puede resolver. Una preocupación legítima que se advierte entre los ciudadanos es que el sistema de identificación digital en Nigeria no servirá para satisfacer los intereses de la población y no es confiable. Los ciudadanos que fueron discriminados, humillados y extorsionados cuando intentaron registrarse dan cuenta de esto.

Esto no quiere decir que los sistemas de identificación digital carecen intrínsecamente de utilidad. Métodos de identificación seguros podrían convertirse en un elemento clave en el diseño de políticas económicas y sociales e, incluso, podrían ayudar al Gobierno a mejorar la manera de abordar la reducción de la pobreza, la educación, la salud y la gobernabilidad.

No obstante, para establecer un sistema que realmente satisfaga estas necesidades y respete los derechos de los ciudadanos, las autoridades políticas deben comenzar por considerar la privacidad individual y colectiva, la seguridad y la inclusión, además de las otras cuestiones mencionadas anteriormente.

¿Quién es el dueño de los datos de los nigerianos?

Nuestra organización solicitó la suspensión de la obligatoriedad de presentar el número de identificación nacional para acceder a servicios esenciales, dadas las dificultades actuales del registro y la falta de una ley integral de protección de datos en Nigeria, que garantice los derechos de los ciudadanos a sus datos, antes de que una institución como la Comisión Nacional de Gestión de la Identificación pueda exigir su recolección.

No somos los únicos que planteamos esta cuestión. En un intercambio en Twitter en 2017, el usuario Tọ̀míwá Ilọ̀rí interpeló a la Comisión Nacional de Gestión de la Identificación sobre su afirmación de que “posee” los datos de los ciudadanos nigerianos. En su biografía de Twitter, la agencia sostenía que su mandato era “establecer, poseer, gestionar, mantener y administrar la base de datos de identificación nacional en Nigeria”. Esta afirmación no puede fundamentarse en su ley constitutiva.

“No son los dueños de los datos de los nigerianos”, escribió Ilọ̀rí en Twitter.

La propiedad de la información privada que se confía a la Comisión es infraestructura social a su cuidado para que lo conserven. Ustedes no son los DUEÑOS.
——————
Esto excluye el derecho de todo nigeriano a ser el dueño de su información personal, especialmente, de los datos proporcionados a ustedes. Por favor, corrijan la biografía según corresponda.

Este tipo de reclamos son solo un síntoma de un problema más grande: la carencia de una ley de protección de datos y del reconocimiento del derecho a la privacidad de los datos en Nigeria. El ecosistema de la identificación digital debe respetar los derechos de personas y comunidades, y debería haber priorizado la promulgación de una ley de protección de datos como un requisito previo para su aplicación.

Sin una ley de privacidad o de protección de datos adecuada, ¿cómo podemos protegernos de algunos de los mayores riesgos al que podría exponernos un sistema de este tipo? Y las autoridades ni siquiera han mencionado los peligros de la vigilancia estatal o de la posible explotación de los datos por parte de empresas privadas. Estos y otros riesgos parecen ser solo preocupaciones de la sociedad civil.

En un informe conjunto de Paradigm Initiative y Privacy International titulado “El derecho a la privacidad en Nigeria”, se identifican preocupantes actividades de vigilancia realizadas en Nigeria, incluida la vigilancia gubernamental de la actividad de teléfonos celulares en Abuya, la capital del país.

Las iniciativas de identificación para el desarrollo de Naciones Unidas y el Banco Mundial fijaron el objetivo de proporcionar acceso a una identidad jurídica a todas las personas del mundo antes de 2030. La pregunta que debemos hacernos es si la identidad jurídica debe realizarse como una identificación digital, especialmente en los países en desarrollo como Nigeria, donde esos procesos suelen ser mal gestionados y en donde los ciudadanos tienen poca confianza en los organismos públicos.

Para muchos ciudadanos en las zonas rurales de Nigeria, el uso de sistemas de identificación digital para acceder a servicios esenciales puede representar su primera interacción con las tecnologías digitales. En la actualidad, algunas personas corren el riesgo de que se les nieguen servicios esenciales para su existencia por motivos que los exceden por completo. Antes, los ciudadanos accedían a los distintos servicios, incluidos los servicios bancarios, de inmigración, educación, sufragio y propiedad de inmuebles, sin una identificación digital.

¿Debe requerirse una identificación digital para cada uno de estos servicios en la era digital?

Se necesita una verdadera reflexión sobre la aplicación de la identificación digital en Nigeria. En su defecto, pronto se requerirán las identificaciones digitales para acceder a necesidades básicas, pero solo aquellos “con acceso” podrán utilizar plenamente el sistema.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.