¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Escuela de rock de Mitrovica une a jóvenes albaneses y serbios de ciudad segregada en Kosovo

La banda The Moonage en el concierto estudiantil de verano de 2019 en Skopie. Fuente: página de Facebook de Mitrovica Rock.

Este reportaje de Jose Carpintero Molina fue publicado originalmente en Balkan Diskurs, proyecto del Post-Conflict Research Center (PCRC). Global Voices publica una versión editada como parte del acuerdo de intercambio de contenido.

Mitrovica, o Kosovska Mitrovica en serbio y Mitrovicë en albanés, es una ciudad en el norte de Kosovo, cerca de la frontera con Serbia. Está habitada por ambos grupos étnicos: albaneses y serbios que viven en dos distritos distintos, sur y norte, situados en los lados opuestos del río Ibar. La zona, incluido el puente sobre el río, ha sido un punto caliente para incidentes interétnicos que a menudo desencadenan una crisis y afectan la estabilidad de los Balcanes. Las tensiones políticas relacionadas con la negativa de la vecina Serbia a reconocer la independencia de Kosovo se han entrelazado con los intereses de la mafia local que utiliza la región fronteriza para operaciones de contrabando a gran escala. En 2018, el político moderado serbio Oliver Ivanović, quien promovió la integración de los serbios étnicos dentro de las instituciones de Kosovo, fue asesinado frente a su oficina en Mitrovica. Los sospechosos siguen libres.

Las intervenciones internacionales en los Balcanes, que incluyen generosos fondos para actividades de prevención de conflictos y reconciliación, han provocado una ‘industria’ de iniciativas en expansión en la sociedad civil. Sin embargo, suelen ser vulnerables a la financiación internacional o se dirigen a las prioridades de los donantes y se centran en crear capacidades para prosperar en el mundo de las subvenciones. No sorprende que las organizaciones patrocinadas por donantes a menudo se perciban como ‘agentes extranjeros’ o que representen a un grupo étnico específico, lo que obstaculiza su papel potencial como actores que trabajan y unen a las comunidades divididas.

Entre las pocas iniciativas cívicas que han logrado transformarse en centros populares que prosperan y amplían la demanda de los ciudadanos de diferentes grupos étnicos, se encuentra la Escuela de Rock de Mitrovica. Comenzó como un típico proyecto con apoyo internacional en 2008, y se convirtió en una ONG independiente en 2012 gracias a la financiación del Ministerio de Asuntos Exteriores holandés.

Además, trabajar en una ciudad marcada por divisiones profundas (espacios, servicios gubernamentales, líneas telefónicas, escuelas y monedas separados, así como casos eventuales de violencia) no ha sido fácil. Según Dren Puka, director de investigación de la Fundación de la Sociedad Civil de Kosovo, las divisiones comunales plantean límites claros para la acción cívica común:

One of the main characteristics that defines Mitrovica is the absence of hope… Once you return home after participating in an activity, you are surrounded by the fear that is used to keep the city isolated.

Una de las principales características que definen a Mitrovica es la falta de esperanza… Cuando regresas a casa después de participar en una actividad, estas rodeado del miedo que se usa para mantener la ciudad aislada.

Wendy Hassler-Forest, gerente de programa y representante regional de la fundación holandesa Músicos sin Fronteras, y una de los fundadores extranjeros de la escuela, coincide:

Working in a place where people can’t even meet is tricky. I came to realize that people on the two sides of Mitrovica really don’t know anything about each other.

Trabajar en un lugar donde la gente ni siquiera puede reunirse es complicado. Me di cuenta de que las personas en los dos lados de Mitrovica realmente no saben nada unas de otras.

Algunas de las actividades interétnicas conjuntas de la Escuela de Rock Mitrovica se realizaron al inicio en Skopie, la capital de la vecina Macedonia del Norte, como un terreno seguro y neutral donde los niños que generalmente no se aventuraban al otro lado del río en su ciudad natal se sentían seguros para interactuar con sus compañeros de la otra comunidad.

A pesar de los obstáculos, la escuela ha logrado reunir gradualmente a albaneses y serbios, que rara vez se cruzan al lado de la ciudad para crear música. Desde su fundación hace 12 años, la escuela puede presumir de albergar aproximadamente 1300 estudiantes, crear 49 bandas multiétnicas, organizar varios conciertos con buena asistencia y mantener un programa sostenible, todo mientras se disfruta de la popularidad de un centro multiétnico en Kosovo. Solo en 2019, 112 estudiantes participaron en 1782 clases de adquisición de habilidades y 179 sesiones de entrenamiento de banda. Diez bandas mixtas realizaron 96 ensayos y 13 conciertos en el norte y sur de Mitrovica, Prishtina, Leposavic, Brezovica, Novo Selo, Skopie y Belgrado.

Un pasado útil y el poder trascendente de la música

La escuela fue fundada bajo el lema “Restauramos la orgullosa herencia musical de Mitrovica, juntos”, que connota un pasado rico, aunque a menudo olvidado, de cuando Mitrovica era un centro multicultural con una rica escena cultural. Al promover un enfoque específico, un interés en la música rock, los organizadores apelan a los gustos individuales de los adolescentes de diferentes comunidades y enfatizan el respeto mutuo y la tolerancia en lugar de los vínculos comunales.

Este enfoque se traduce en una gama de actividades atractivas: lecciones diarias, semanas de capacitación, talleres y conciertos, así como la oportunidad de crear grupos musicales, todo lo cual generalmente involucra diversas influencias de miembros de diferentes comunidades. Desde 2015, la escuela ha estado ayudando a sus bandas mixtas a grabar sus canciones y organizar ensayos en lugares conjuntos en el norte y sur de Kosovo, novedad que era impensable cuando se creó la escuela en 2008. Hassler-Forest explica el poder de la música para trascender la política divisiva:

When you place two people in a band together, then you suddenly have Jelena the singer with Dren the guitarist writing an amazing new song that has nothing to do with politics. They’ve transcended it.

Cuando juntas a dos personas en una banda, de repente tienes a Jelena, la cantante, con Dren, el guitarrista, escribiendo una nueva canción increíble que no tiene nada que ver con la política. Lo han trascendido.

Banda de Mitrovica Rock School, Proximity Mine, en un local de ensayo. Foto: Andy Aitchison.

Ciertamente, la escuela ha ayudado a forjar una atmósfera de confianza, e incluso amistad entre sus participantes y más. Según Milizza, uno de los directores de la escuela:

Over time, you see students who truly connected to form strong friendships…[But] it took us a long time to get to where we are now.

Con el tiempo, ves estudiantes que realmente se conectaron para formar amistades fuertes … [Pero] nos llevó mucho tiempo llegar a donde estamos ahora.

De un lugar neutral a un lugar de reunión local

Ya que la seguridad es una gran preocupación para los ciudadanos de Mitrovica, es evidente que la escuela ha luchado por crear un espacio seguro y adecuado donde los miembros de varias comunidades puedan unirse para crear música.

[Initially] we found a location, the basement of the Cultural Center, which is immediately next to the main bridge… we hoped that youth from the two sides would come there for music lessons. But this was naïve. People in Mitrovica don’t cross the bridge, especially not for something like music lessons.

[Inicialmente] encontramos un lugar, el sótano del Centro Cultural, que está exactamente al lado del puente principal… esperamos que los jóvenes de los dos lados vayan para clases de música. Pero esto fue ingenuo. La gente en Mitrovica no cruza el puente, especialmente para algo como lecciones de música.

Entonces, los organizadores invitaron a jóvenes músicos a una escuela de verano en Skopie, en el norte de Macedonia, donde jóvenes de diferentes comunidades pudieron conocerse, formar bandas, ensayar y, en última instancia, realizar un concierto juntos. A su regreso a Mitrovica, los estudiantes pidieron un lugar de reunión en su ciudad. Hassler-Forest recuerda:

When the kids came back to Mitrovica, they demanded a school in their own town. We then decided to restructure the project. One [school] on each side but where we brought the kids together for regular summer schools, training weeks, and tours.

Cuando los chicos regresaron a Mitrovica, exigieron una escuela en su propia ciudad. Luego decidimos reestructurar el proyecto. Una [escuela] en cada lado, pero donde reunimos a los chicos para las escuelas regulares de verano, semanas de entrenamiento y recorridos.

Y así nacieron dos ramas: una en el norte y otra en el sur.

La banda Slow Molow en el concierto estudiantil de Skopie 2019 Fuente: página de Facebook de la Escuela de rock Mitrovica.

La forma de gestión mixta local e internacional también ha permitido que este proyecto avance, lo que permite la sensibilidad a las sutilezas de la situación local al tiempo que proporciona una distancia adecuada de la misma.

At rock school, we’ve always had a core management team consisting of one local from each side plus one international to support a mixed team of local teachers. So, we keep each other in balance.

En la escuela de rock, siempre hemos tenido un equipo de gestión central compuesto por un local de cada lado más un internacional para apoyar a un equipo mixto de maestros locales. Así nos mantenemos en equilibrio.

Sin embargo, estimular la demanda local ha llevado mucho tiempo y paciencia. Los organizadores continúan gestionando el transporte seguro para los participantes de una parte de la ciudad a la otra, pero con el paso del tiempo, cada vez más estudiantes han comenzado a organizar su propio transporte o incluso prefieren caminar, lo que indica el aumento en la interconexión y confianza. Los estudiantes tienen mas confianza al anunciar sus actividades comunes, canciones y conciertos en las redes sociales, un cambio radical comparado con unos años atrás, cuando la promoción venía con temor a la repercusión.

Como señala la directora Milizza:

When we ended up having a concert in Mitrovica last year, everyone participated. Honestly, I was myself a bit surprised, especially when I saw how supportive the parents were….The hardest work is to proceed slowly and stick around. Not to expect quick results.

Cuando terminamos de realizar un concierto en Mitrovica el año pasado, todos participaron. Honestamente, me sorprendí un poco, especialmente cuando vi cuán solidarios eran los padres … Lo más difícil es proceder lentamente y quedarse. No esperar resultados rápidos.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.