¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Turismo del Caribe se ve amenazado por los primeros casos del COVID-19

Crucero de Carnival ancló en el balneario jamaicano de Ocho Rios en 2018. Foto de Emma Lewis, usada con autorización

Mientras la ansiedad crece fuera de China por la propagación del COVID-19, aumenta el nerviosismo en la región del Caribe. Al 3 de marzo de 2020, se habían confirmado tres casos en St. Martin and St. Barthélémy, y otro en República Dominicana, pequeñas naciones que permanecen alertas mientras las autoridades afinan sus medidas de respuesta.

Sin embargo, preocupa que algunos territorios insulares estén mal equipados para combatir un brote al nivel del COVID-19. A inicios de marzo de 2020, había 95 075 casos a nivel global, con 51 432 recuperaciones y 3249 muertes, pero las cifras varian constantemente.

En Twitter, la periodista Jacqueline Charles, que informa para el Miami Herald, se pregunta si Haití podría afrontar las repercusiones por la propagación del virus en caso cruce las fronteras de República Dominicana:

Confirman caso de coronavirus en República Dominicana.
Se confirmaron los primeros casos de coronavirus en el Caribe, deespués de que las autoridades de República Dominicana confirmaron el domingo 1 de marzo que un ciudadano italiano fue admitido en un hospital de Santo Domingo
.

Leer más: https://www.miamiherald.com/news/nation-world/world/americas/article240781521.html#storylink=cpy
—————-
La llegada del coronavirus a República Dominicana, país caribeño de 11 millones que limita con Haití, abre un nuevo frente en la lucha por contener el virus.

Los efectos del pandémico COVID-19 no se limitan al sector salud. Pese al cese masivo de la emisión del carbono en China tras el brote, ha habido también repercusiones negativas para el comercio internacional, viajes y la economía global.

El 28 de febrero, la Agencia de Salud Pública del Caribe (CARPHA) elevó el riesgo del coronavirus para el Caribe de moderado a alto, y exhortó a un cambio de actitud de preparación de sus estados miembros a uno de disposición y respuesta rápida, y continuar haciendo todo lo necesario para fortalecer su capacidad de respuesta ante la importación de casos. Se aconsejó a los estados miembros incrementar la capacidad de vigilancia y adaptarse al plan nacional de preparación ante una pandemia para combatir el COVID-19.

Mientras tanto, la Comunidad del Caribe (CARICOM), que representa a 15 estados miembros y cinco asociados, había planeado una reunión en Barbados para discutir la estrategia de la región, pero ante la confirmación de los tres casos de COVID-19, se realizó una conferencia virtual. Durante la sesión, transmitida en vivo en Facebook el 1 de marzo, la presidenta de CARICOM y primera ministra de Barbados, Mia Mottley, anunció el protocolo regional para manejar el virus, siguiendo el consejo de los funcionarios de la salud en las dos reuniones previas.

Control de crucero

La industria de cruceros del Caribe experimentó un año de auge en 2019. En Jamaica, los pasajeros de cruceros representaron más de 1.5 millones de los 4.3 millones de visitantes a la isla, pero ahora el sector está comenzando a luchar con las consecuencias de COVID-19. Según los informes, el Ministerio de Turismo de Jamaica ha rebajado sus ganancias proyectadas.

Varios cruceros han tenido retrasos en los puertos o han sido rechazados por la preocupación de pasajeros con síntomas que podrían estar asociados al virus. En otros casos, a pasajeros de países de “alto riesgo” no se les permitió desembarcar.

El 4 de marzo, un crucero con cientos de pasajeros que abordaron en St Martín (donde se ha confirmado al menos un caso) tuvo el permiso de anclar en Port Royal, puerto cerca de Kingston, que en enero recibió a su primer crucero con mucha algarabía. Los noticias señalan sobre una cierta tensión entre los ministerios de Salud y Turismo del país en relación al tema, y ​​el ministro de Salud, Christopher Tufton ,enfatizó en una entrevista de radio que el Gobierno “no tomará riesgos innecesarios”.

Hay tanto en juego para el sector de líneas de cruceros que los representantes asistieron a la reunión de CARICOM del 1 de marzo para ayudar a garantizar que los protocolos acordados cumplan con las medidas de seguridad y salud, con infraestructura idónea para facilitar la comunicación adecuada entre los Gobiernos regionales y los operadores de cruceros.

Sin embargo, algunas líneas de cruceros empiezan a rechazar las regulaciones provisionales impuestas por los Gobiernos del Caribe. MSC Cruises, al que rechazaron un barco en Jamaica e islas Caimán, finalmente ancló en México, donde el presidente Andrés Manuel López Obrador comentó: “No podemos actuar con discriminación”. Los pasajeros resultaron tener solo una gripe.

La dura postura de Jamaica con los cruceros también ha molestado a operadores como Carnival Cruises, que retiró sus paradas en Jamaica y las islas Caimán a fines de febrero.

Sin embargo, muchos usuarios de redes sociales están de acuerdo en que las restricciones se justifican en las circunstancias actuales, ya que la salud pública es lo primero:

Jamaica está en riesgo de perder tres paradas de buques esta semana con la intensificación de anoche de los protocolos entre el Ministerio de Salud y Bienestar y [la empresa] Carnival Cruise Limited
—————
Y cuando traigan el virus a la isla, ¿quién ayudará cuando se propague? El sistema de salud no puede manejar el brote ni las muertes. El dinero por el turismo es bueno pero no si va a haber una devastación en la salud de los ciudadanos.

Los nervios continúan. Otro jamaicano tuiteó:

El coronavirus tiene al mundo paralizado. Jamaica no puede manejarlo. No se trata de “si es que” atravesará nuestras fronteras, sino de cuándo. Nuestra gente y economia tendrán duros golpes. Es muy aterrador.
😔

Dada la situación, Caribbean Airlines, la principal aerolínea regional, también está revisando sus medidas de salud y seguridad. En Trinidad y Tobago, por ejemplo, los pasajeros de vuelos que se originan en países con casos confirmados de COVID-19 informaron que tuvieron que pasar por una revisión infrarroja antes de poder ingresar al país.

Impacto en la vida cotidiana

Bastante de mala gana, los ciudadanos caribeños han comenzado a limitar el contacto social y evitar los abrazos o besos habituales de saludo entre amigos y familiares, y los apretones de manos entre colegas y socios comerciales. La conocida presentadora jamaicana Fae Ellington declaró:

Por favor, no insistan en darme la mano, abrazarme ni besarme. Pongo estos saludos en pausa “por el momento”.
No es una broma.

Mientras tanto, el impacto económico en las pequeñas islas permanece incierto. A pesar de las afirmaciones del ministro de Finanzas de Jamaica, Nigel Clarke, de que no se cancelaron reservas turísticas de Estados Unidos (que representan aproximadamente el 75 % de sus visitantes), el Ministro de Turismo, Edmund Bartlett, no pareció optimista en una entrevista de radio a finales de febrero. Los representantes del sector privado, que prevén aumento en los precios, tampoco parecen tener confianza. Los pequeños negocios y atracciones dependientes del negocio de los cruceros se muestran ansiosos, y uno señala que los principales perdedores “son la gente de Jamaica, los taxistas, los vendedores”.

Un usuario jamaicano de Twitter expresó su preocupación por el impacto potencial de COVID-19 en el turismo, importante generador de divisas para la isla:

Estados Unidos aumenta restricciones de viaje mientras Trump dice que es “probable” que haya más casos.
Estados Unidos prohíbe viajar a Irán en respuesta al brote del nuevo coronavirus y eleva advertencia de viaje a regiones de Italia y Corea del Sur
.
—————
Quienes critican y satanizan la industria del turismo tendrán una dura lección de realidad. Solo es cuestión de tiempo para que el COVID-19 ponga freno a las cosas y los estadounidenses reduzcan dramáticamente sus viajes al extranjero. Los detractores verán el valor del sector.

Otro publicó:

Se debería elogiar al Gobierno y al Ministerio de Salud y Bienestar de Jamaica deberían por su trabajo. Pero ¿qué medidas se están tomando en relación al aislamiento y las repercusiones económicas que podrían afectarnos?

Sin embargo, mientras el Caribe se prepara para casos adicionales de COVID-19, los impactos económicos no son la prioridad. La región no se arriesga con la enfermedad, que hasta el momento ya ha cobrado miles de vidas en todo el mundo.

Revisa la cobertura especial Global Voices del impacto global del COVID-19.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.