Victor Olaiya de Nigeria: Trompetista y “genio malvado” de música highlife (1931-2020) 

Captura de pantalla de un video sobre la historia de cubiertas de álbumes de Victor Olaiya, de Andrew MusicOdyssey vía YouTube.

Nota del editor: Este ensayo fue escrito por Dami Ajayi y se publicó en The Lagos Review. Esta versión se editó ligeramente y se publica con autorización de Dami Ajayi.

Victor Abimbola Olaiya, maestro de highlife, trompetista, vocalista y líder de la banda, murió la tarde del miércoles 12 de febrero de 2020. Tenía 89 años.

Olaiya era un consumado trompetista, y fue una de las figuras clave de “highlife”, la música popular de baile que se convirtió en un éxito  de la costa oeste africana a partir de la década de 1950.

Después de mi enésimo fracaso esta mañana de imitar a mis propios hijos (¿eso de “propios” debería estar entre paréntesis tal vez?) en las alegrías de la música de highlife, voy a hacer ahora un hilo sobre highlife y espero iniciar a los hijos de otras personas (es decir, mis seguidores) en esa forma de música.
————–
Hice este hilo en 2018 sobre la música highlife y lo recuerdo como un hilo esta mañana sobre el propio genio malvado de la música de highlife, Víctor “Papingo Devalaya” Olaiya.

Olaiya nació en Calabar de padres yoruba y fue muy brillante de chico, con amor por la música.

El highlife como forma musical se originó en Sierra Leona y Ghana, pero fue en Ghana donde ganó su nombre como baile de salón disfrutado por los “nativos elitistas”.

En 1952, Olaiya formó su propia banda llamada “Cool Cats”, que luego fue rebautizada como “All Stars Band”.

All Stars Soul International de Victor Olaiya (paquete de CD + folleto de 16 páginas/Portada del LP de vinilo) Vampisoul, 21 de abril de 2009. Imagen: DJ de París, usada con autorización.

Se suele ver a Emmanuel Teytey Mensah, farmacéutico ghanés –famoso por haberse estropeado los incisivos por la vocación de soplar la trompeta– como uno de los padres fundadores de la música highlife. Otro padre fundador fue Bobby Benson, cuya Jam Orchestra fue el lugar de encuentro de algunos de los mejores músicos de la música highlife que Nigeria ha tenido.

Un joven Victor Olaiya tocó en la Jam Orchestra de Bobby Benson.

Los historiadores no son exactos sobre cómo la música hiughlife se convirtió en elemento básico de Nigeria, pero a finales de las décadas de 1940 y 1950, esta música tomó por asalto la vida nocturna de Nigeria. Los salones de baile de los hoteles y los clubes nocturnos tenían bandas y los sábados por la noche eran especiales.

En la década de 1950, Victor Olaiya ya era una estrella de highlife. El joven Fela Kuti fue trompetista en la banda Cool Cats de Olaiya antes de que su propia carrera como líder de la banda despegara.

Victor Olaiya tocó en el Baile de la Independencia ante importantes dignatarios.

Si hay alguna música que resume la nostalgia y el optimismo de la independencia de Nigeria, es la música highlife. Imagina las melodías picantes de la trompeta que atraviesan la noche mientras se arrea la bandera brintánica y se iza la bandera nacional de Nigeria, que revolotea, bicolor, tribal y orgullosa.

Captura de pantalla de la portada del álbum de Victor Olaiya de video de YouTube de Andrew MusicOdyssey.

Cuando este optimismo se vio truncado por el golpe y contragolpe con tintes étnicos que se convirtió en guerra civil, la música highlife también siguió la pista de esta época.

La guerra apenas proporcionó una oportunidad para los placeres nocturnos porque los toques de queda dejaron las calles vacías.

También está el hecho de que buena proporción de los músicos e instrumentistas de highland eran también del este de Nigeria, de ahí su reubicación detrás de los territorios provisionales de Biafra, que quedaron reducidos brutalmente en una guerra que dejó millones de muertos.

Aunque la música highlife parecía entrelazada con la política, era profundamente apolítica. No tenía pretensiones sobre lo que era: era música de baile para salones de baile, para personas de la sociedad, para los hombres y mujeres nocturnos, para el meneo de la cintura, para el temblor de las nalgas y para las obras teatrales.

Victor Olaiya se quedó en Lagos cuando la ciudad quedó vacía de estrellas de highlife.

Tenía un título militar honorífico y su banda tocó para las tropas nigerianas para entretenerlas durante la guerra. En términos de honor, también se le concedió un doctorado honorario en el Primer Festival Internacional de Jazz de Praga. Con mucho, su honor más duradero fue ser llamado el “genio malvado” de highlife por su habilidad para hacer que la gente resista.

Su estilo de música se caracteriza por una forma única de tocar la trompeta y su habilidad para cantar en varios idiomas nigerianos hizo de su highlife un esfuerzo algo nacionalista. El Hotel Stadium en Surulere, Lagos, quizás llamado así por su proximidad al Estadio Nacional, fue un famoso lugar de highlife durante sus años activos.

Actualmente, su estado es de deterioro pintoresco, pero bastante funcional para cabezas viejas y jóvenes extravagantes e inusuales y criaturas curiosas que gustan de la música highlife.

La vejez y la mala salud dejaron a Víctor Olaiya como una sombra de su antiguo yo. Su hijo Bayowa Olaiya, recibe la atención y toca algunas de las mejores melodías de su ahora difunto padre.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.