Cómo las plataformas de redes sociales chinas controlan la información de COVID-19

Imagen del “The Stand News”

Citizen Lab, organización de investigación sobre la censura de internet con sede en Canadá, señala en su ultimo informe “El contagio censurado: Cómo se maneja la información sobre el coronavirus en redes sociales chinas” que el 31 de diciembre de 2019, los censores web en China introdujeron una nueva lista de 45 palabras clave relacionadas con el coronavirus para bloquear discusiones en línea sobre el brote del nuevo virus (COVID-19). Según los autores del informe, el alcance de la censura se amplió en febrero de 2020, con la identificación de 516 combinaciones de palabras claves relacionadas con el coronavirus bloqueadas en la aplicación sociales y de mensajería WeChat entre el 1 de enero y el 15 de febrero.

La investigación señala que en el estadío inicial del brote de COVID-19 en China, la censura frenó las alertas al público sobre la amenaza del entonces desconocido virus. Luego, los contenidos censurados se ampliaron e incluyeron las criticas a los principales líderes y funcionarios, políticas gubernamentales, historias especulativas, cualquier tipo de referencia al doctor Li Wenliang y las peticiones de ciudadanos chinos para el cambio político. Antes de ser investigado por la policía, el doctor Li fue un de los primeros médicos de Wuhan en dar la primera alarma sobre el coronavirus. Murió el 6 de febrero, a causa del virus, lo que provocó criticas en línea a las autoridades chinas.

El 31 de diciembre de 2019 se actualizó el bloqueo relacionado con el coronavirus

La investigación de Citizen Lab descubrió que el 31 de diciembre de 2019, un día después de que algunos médicos –incluido el doctor Li, intentaron alertar al público sobre la propagación de un nuevo virus parecido al SARS, los censores de la web china actualizaron la lista de los términos bloqueados en los medios sociales.

YY, plataforma de transmisión china, introdujo 45 términos bloqueados relacionados al coronavirus en su aplicación móvil ese mismo día. La lista incluía “neumonía desconocida en Wuhan”(武漢不明肺炎), “SARS desconocido” (不明沙市), “variación del SARS”(沙市變異), “laboratorio de investigación de Virus P4″(P4病毒實驗室), “mercados de alimentos frescos de Wuhan”(武漢海鮮市場) y “brote epidémico censurado en Wuhan”(武漢封禁疫情).

Como las plataformas de redes sociales en China están obligadas a seguir las instrucciones de las autoridades de Propaganda y Administración Cibernética, el hallazgo muestra que Pekín estaba plenamente consciente del brote desde diciembre de 2019. Sin embargo, en vez de informar el público sobre la amenaza para la salud, prohibió que las noticias sobre el virus circularan en línea. El mismo día que se introdujo la lista de nuevos términos bloqueados, ocho ciudadanos fueron detenidos por haber difundido rumores. Luego se reveló que eran médicos –incluido el difunto doctor Li– que discutían el brote con los familiares o colegas en los grupos de WeChat.

En efecto, WeChat adoptó un sistema de censura más sofisticado. Mientras algunos términos delicados como “4 de junio” y “Plaza Tiananmén” están bloqueados por completo, la aplicación ha estado utilizando inteligencia artificial para detectar el significado semántico de los textos –que significa que solo un grupo de palabras claves desencadenaría la censura. Por lo tanto, el equipo de investigación hizo pruebas en WeChat entre el 1 de enero y el 15 de febrero de 2020, e identificó por lo menos 516 combinaciones de palabras clave que fueron bloqueadas. Si un usuario enviara mensajes que contuvieran esas combinaciones, los mensajes permanecerían bloqueados en el servidor y no serían entregados al destinatario.

Luego el equipo de investigación agrupó las palabras clave en categorías de contenido:

Censored COVID-19-related keyword combinations cover a wide range of topics, including discussions of central leaders’ responses to the outbreak, critical and neutral references to government policies on handling the epidemic, responses to the outbreak in Hong Kong, Taiwan, and Macau, speculative and factual information on the disease, references to Dr. Li Wenliang, and collective action.

Las combinaciones censuradas relacionadas con COVID-19 cubren diversos temas, incluso debates sobre las respuestas de los líderes centrales al brote, referencias críticas y neutrales a las políticas gubernamentales sobre el manejo de la epidemia, respuestas al brote en Hong Kong, Taiwán y Macau, informaciones especulativas y objetivas sobre la enfermedad, referencias al doctor Li Wenliang y acciones colectivas.

Se censuran las críticas al presidente Chino Xi Jinping

Entre las 516 combinaciones de palabras clave, 192 están relacionadas con los altos funcionarios chinos y su rol en manejar el brote. Es más, el 87 % de los términos en esta categoría contiene referencias al presidente de China Xi, Jinping, como “Xi Jinping+formalismo+prevención de la epidemia” (習近平+形式主義+防疫), “Xi Jinping va a Wuhan” (習近平到武漢), “Alguien [en vez de Xi JinPing] + en persona” (某人+親自) y “Jinping+difusión epidemia” (習近近+疫症蔓延).

Después de que Wuhan fue bloqueada el 23 de enero, muchos cibernautas preguntaron por qué el líder chino no fue en persona a la ciudad para lidiar la batalla contra el COVID-19. En cambio, Xi encargó el primer ministro chino, Li Keqiang, visitar el centro de la epidemia. Estas criticas se convirtieron rápidamente en un objetivo para los censores como se muestra en los patrones de la censura anteriores.

La segunda categoría de términos más censurados estaban relacionados con criticas a las instituciones afiliadas al Gobierno y al Partido Comunista Chino (PCC), y a sus políticas sobre la contención del virus. Alrededor de 138 combinaciones de palabras clave fueron encontradas en esta categoría, incluidos juegos de palabras sobre el COVID-19 al que llama “virus de la burocracia” (官狀病毒) así como “funcionarios locales+ epidemias+ gobierno central + encubrimiento” (地方官+疫情+中央+隱瞞), “Wuhan+ PCC+ crisis+ Pekín” (武漢+中共+危機+北京), “celebrar+ criticar a China+ dos sesiones+ encubrimiento” (舉行+批評中國+兩會期間+隱瞞) y “PCC+ neumonía+ rendimiento+ rol” (共产党+肺炎+表现+统治).

Además del PPC y de las autoridades del Gobierno central, otras instituciones que activaron la censura semántica fueron, entre otras, la Cruz Roja China, el Instituto de Virología de Wuhan y la Televisión Central China.

La Cruz Roja China fue ampliamente criticada por la corrupción en su manejo de las donaciones ciudadanas a Wuhan. En cuanto al Instituto de Virología de Wuhan, desde finales de enero circulaban especulaciones en los medios sociales de que el nuevo coronavirus se originó en su laboratorio. Mientras tanto, CCTV recibió críticas de los ciudadanos por sus prácticas de censura, como el cierre de la función de comentarios de su transmisión en vivo de la Gala del Festival de Primavera.

Las criticas a las politicas del Gobierno central y local para luchar contra el brote también fueron ampliamente censuradas como se refleja en las combinaciones de palabras clave como “cuarentena centralizada+ cierre de Wuhan”(集中隔离 + 武汉封城), “orientación de la opinión publica + Politburó+ liderazgo centralizado+ Junta Permanente” (傳播 + 判死刑 + 危害公共安全 + 病毒) y “desde el 3 de Enero+ notificado a Estados Unidos + epidemia” (1月3日起 [+] 30次向美方通报 [+] 疫情信息)..

Aunque las medidas de cuarentena obligatorias en Wuhan y otras ciudades han sido elogiadas por su eficacia en la contención de la propagación del virus, los habitantes de Wuhan se enfadaron porque el Gobierno ofreció poco apoyo en los primeros días del encierro, lo que dejó a los trabajadores médicos y a sus pacientes en una situación desesperada.

Los cibernautas chinos se escandalizaron ante una declaración de un Tribunal Supremo de Heilongjiang que, en su interpretación de la ley penal vigente, subrayó que toda persona que propagara el virus de manera intencional y maliciosa para socavar la seguridad pública podría ser condenada a muerte. A medida que más ciudades y regiones de China requerían contactos estrechos de pacientes con COVID-19 confirmados para cuarentena, se produjeron conflictos entre los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y los ciudadanos que se negaban a suscribir la política. Por lo tanto, la declaración del tribunal sirvió de advertencia a los que consideraban la posibilidad de oponer resistencia.

En la sesión informativa diaria del portavoz del Ministro de Exteriores, Hua Chunying, del 3 de febrero sobre que el Gobierno chino “notificó a Estados Unidos de la epidemia y de la toma de temperatura de China 30 veces en total desde el 3 de enero” generó burlas en línea, ya que los ciudadanos chino supieron del brote solo después de una entrevista al neumologo doctor Zhong Nanshan de la TCC el 20 de enero. Las personas estaban indignadas de que incluso en medio del brote, los líderes del PCC seguían considerando la propaganda política como más importante que la responsabilidad publica.

Doctor Li Wenliang y las peticiones para reformas políticas

Las noticias sobre la muerte del Doctor Li y los llamados a nuevas reformas políticas también provocaron la censura. La investigación de Citizen Lab identificó 26 combinaciones en esta categoría de contenido, incluidos “coronavirus+ transmisión humana+ Li Wenliang” (冠状病毒+人传人+李文亮), “epidemia+ revolución del color+ Li Wenliang” ( 疫情+颜色革命+李文亮), “epidemia+ virus+ Li Wenliang+ Gobierno central” (疫情+病毒+李文亮+中央), “Wuhan+ 5 peticiones” (武汉+五大诉求) y “Wuhan+ Liberar” (武漢+光復). Con vocabulario político prestado como “cinco demandas” y “liberar” de las protestas de Hong Kong de 2019, muchos ciudadanos pidieron reformas en la libertad de expresión después de enterarse del fallecimiento del doctor Li.

También las noticias sobre el brote de COVID-19 se enfrentan a la censura en Hong Kong, Macau y Taiwán. Alrededor de 99 combinaciones en la investigación se relacionaron con las regiones de habla china, como “Médicos+ huelga+ cierre parcial de puestos fronterizos” (醫護人員+罷工+局部封關), “Carrie Lam+ marioneta” (林鄭月娥+傀儡), “máscara+Taiwán+ exportación+ nación” (口罩+台灣+出口+國家), “Macau+ Gobierno+ llevar mascaras” (澳門+政府+戴口罩).

En Hong Kong, la negativa de la jefa ejecutiva Carrie Lam de reforzar los controles en los puestos fronterizos tras el Nuevo Año Lunar fue objeto de fuerte criticas públicas; también se especuló que Pekín no aprobaba las medidas de control de las fronteras. Los trabajadores médicos de los hospitales públicos financiados por el Gobierno tomaron la iniciativa de lanzar una huelga para presionar al Gobierno de Hong Kong a fin de que endureciera el control fronterizo, y los grupos favorables a Pekín en Hong Kong presionaron a la autoridad hospitalaria designada por el Gobierno para castigar a sus empleados. En Taiwán, la decisión del cobierno de prohibir la exportación de mascarillas desencadenó una protesta en las redes sociales en China Continental.

Especulación y hechos sometidos a censura

En el informe se descubrieron 38 combinaciones de palabras claves relacionadas con afirmaciones especulativas o no oficiales como “La epidemia de neumonía en Wuhan fuera de control” (武漢肺炎疫情失控), “Wuhan+ Infección+ decenas de miles” (武漢+感染+十幾萬) y “Shangai+ antecedentes+ Drogas+ Virus” (上海+背景+药物+病毒).

Si bien algunos estudios académicos estimaron que la escala del brote podría llegar hasta cientos de miles de infectados en Wuhan, en China no se permiten esas discusiones. Incluso cuando los datos oficiales mostraban que había 49 797 infectados en Wuhan el 6 de marzo, el Gobierno de China nunca admitió que la ciudad estaba fuera de control, ni tras el cierre de la ciudad el 23 de enero, durante el cual muchos habitantes de Wuhan pidieron ayuda en Weibo y WeChat.

También los informes de los medios afiliados al Gobierno provocaron el bloqueo de WeChat con 23 combinaciones que incluían “Importante+ Control de la Enfermed+ Prohibición de viajar+ Virus” (有关+疾病控制+旅行限制+病毒) y “Neumonia+ Control y Prevención de la Enfermedad+ Virus+ Revista médica” (肺炎+疾病预防控制+病毒+医学期刊).

El 1 de marzo se hicieron efectivas las “Disposiciones sobre la gobernabilidad ecológica del contenido de la información en línea“. Esas normas dan un marco legar para aplicar plataformas de contenidos para censurar lo que se define vagamente como “dañino” o “información negativa”, incluidos titulares exagerados, chismes de celebridades, contenido vulgar o sexualmente sugestivo y “comentarios inapropiados y descripciones de desastres naturales y accidentes en larga escala”.

Desde el estallido de COVID-19, muchos críticos manifestaron su preocupación por el hecho de que los medios chinos no alertaran e informaran al público y por las repercusiones de esa represión informativa en la salud pública mundial. Citizen Lab recalca la necesidad de que la sociedad internacional abordara el problema:

Censorship of the COVID-19 outbreak is troubling, and shows the need for thorough analysis of the effects of information control during a global public health crisis. Countering misinformation and uninformed speculation related to the epidemic may help keep public fear in check and remove information that would mislead people about how best to protect themselves. However, restricting general discussions and factual information has the opposite effect and limits public awareness and response.

La censura del brote de COVID-19 es problemática y muestra la necesidad de un análisis exhaustivo del control de la información durante una crisis global de salud pública. Contrarrestar la desinformación y la especulación desinformada relacionada con la epidemia puede ayudar a mantener el miedo público bajo control y eliminar la información que induciría a error sobre la mejor manera de protegerse. Sin embargo, restringir los debates generales y la información fáctica tiene el efecto contrario y limita la conciencia y la respuesta del público.

Revisa la cobertura especial de Global Voices sobre el impacto global del COVID-19.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.