¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Norteamérica tiene mustangs, Bosnia Herzegovina tiene los caballos salvajes de Livno

Caballos salvajes de Livno en Bosnia y Herzegovina. Foto de Armin Durgut/Balkan Diskurs, usada con autorización.

Este artículo de Sanela Tufekčić se publicó originalmente en Balkan Diskurs, proyecto del Centro de Investigación de Post-Conflicto. Una versión editada se reproduce en Global Voices como parte de un acuerdo de intercambio de contenidos.

Las colinas debajo del monte Cincar, no lejos de la ciudad de Livno en el suroeste de Bosnia y Herzegovina (BiH), han sido el hogar de alrededor de 400 caballos salvajes durante casi 50 años. Los animales han logrado adaptarse a las duras condiciones climáticas y sobrevivir a los cazadores furtivos y depredadores durante todo este tiempo. En un paisaje de vastos pastos y bosques, estos majestuosos animales son un fenómeno único en esta parte de Europa.

Similar a los mustangs que deambulan por las praderas de Estados Unidos, y son descendientes de animales domésticos fugitivos traídos a Norteamérica por los colonizadores españoles, los caballos salvajes de Livno son en realidad caballos salvajes. La única raza de caballo salvaje que sobrevive hoy en día en el mundo es el caballo de Przewalski, o caballo salvaje mongol, caballo raro y en peligro de extinción nativo de las estepas de Asia Central.

Hasta la década de 1950, sus antepasados se utilizaron con fines agrícolas, pero cuando sus propietarios comenzaron a usar medios de producción agrícola más mecanizados, el mantenimiento de los caballos se hizo demasiado costoso y los abandonaron.

Aunque los caballos salvajes de Livno se reúnen principalmente en la zona de la meseta de Krug, debajo del monte Cincar, también se les ha visto atravesando el paso de montaña de Borova Glava, en la frontera entre las regiones de Livno y Kupres.

En los meses de verano, quienes viajan por las montañas Cincar tienen la oportunidad de ver los caballos en sus recorridos para encontrar sustento. Los caballos también deben cruzar la carretera principal, a lo largo de la cual hay dos abrevaderos, la única fuente de agua en una zona sin ríos ni lagos. Debido a la dificultad de encontrar agua, los abrevaderos fueron creados especialmente para los caballos por miembros de la Sociedad de Montañismo y Ecología de Borova Glava.

Caballos salvajes de Livno en un abrevadero. Foto de Armin Durgut/Balkan Diskurs, usada con autorización.

En el hábitat kárstico de los caballos casi no hay fuentes de agua, por lo que se congregan alrededor de los pozos de agua disponibles, creados y mantenidos por activistas ambientales. Foto de Sanela Tufekčić (CC BY 3.0).

Sin embargo, cruzar la carretera principal presenta sus riesgos. En julio de 2015, un vehículo municipal que transportaba al alcalde de Knin, ciudad de la vecina Croacia, golpeó a un caballo y le rompió una pierna rota. Es muy difícil que un caballo se recupere de una pierna rota, por lo que, como suele ocurrir en esta situación, hubo que sacrificar al animal.

Pero este trágico hecho tuvo un lado positivo. El incidente atrajo mucha atención pública a la manada, y la Sociedad de Montañismo y Ecología de Borova Glava de Livno tomó medidas adicionales para asegurar que los caballos estén protegidos y cuidados.

A brown-white-black foal standing in the foreground, with a white horse in the back, on a mountain near Livno in Bosnia and Herzegovina.

Potro de caballo salvaje de Livno. Foto de Sanela Tufekčić (CC BY 3.0).

En 2013, el Gobierno local de Livno aprobó una regulación que declaró ilegal la caza de caballos. Antes, los cazadores furtivos mataban caballos por su carne, pero desde que se aprobó la regulación, no ha habido informes de caza furtiva. Sin embargo, los depredadores animales siguen presentando algunos problemas para los caballos, y ha habido casos de lobos que han atacado a la manada.

La regulación se suspendió temporalmente en diciembre de 2017, cuando el municipio pidió a las instituciones estatales que aportaran fondos para la protección de los caballos. El motivo fue el aumento de las demandas de indemnización por daños y perjuicios de los conductores que habían sufrido accidentes de tráfico en los que estaba involucrada la manada. El riesgo aumenta durante el invierno, ya que los caballos se acercan a la carretera para lamer la sal que utilizan los trabajadores de la carretera para derretir el hielo.

La población de caballos salvajes de Livno ha aumentado de 286 en 2013 a 418 en 2019; 65 potros nacieron solamente en 2019. Se han convertido en una atracción para muchos visitantes que llegan a verlos y fotografiarlos.

Los caballos tienen actualmente 145 kilómetros cuadrados designados para su pastoreo y vida, lo que es suficiente para sostener la población actual. La creación de un nuevo abrevadero, situado en la base del monte Cincar, también está en marcha.

Caballos salvajes pastando en el Monte Cincar cerca de la histórica ciudad de Livno. Foto de Sanela Tufekčić (CC BY 3.0).

Horse silhouettes with a background of blue sky and white clouds on Mount Cincar, near Livno in Bosnia and Herzegovina.

Los caballos salvajes de Livno pastan en el Monte Cincar, cerca de las nubes. Foto de Sanela Tufekčić (CC BY 3.0).

Los caballos salvajes de Livno se han vuelto en una de las atracciones turísticas más populares de la zona y muchos visitantes de todo el mundo llegan a ver uno de los pocos ejemplos de caballos salvajes que aún existen en Europa. Se han identificado siete rebaños diferentes y algunos caballos se han separado de sus rebaños para deambular solos por los paisajes.

Caballo salvaje de Livno en la montaña Cincar, Bosnia y Herzegovina. Foto de Armin Durgut/Balkan Diskurs, usada con autorización.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.