- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Acusan de pornografía a vendedora de Facebook por usar “ropa sexy” en Camboya

Categorías: Asia Oriental, Camboya, Censura, Derecho, Derechos humanos, Gobernabilidad, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, Mujer y género, Política

[1]

Vann Rachana escoltada por dos agentes de policía tras su arresto. Global Voices ha difuminado la carta de la detenida. Fuente: página de Facebook page de la Policía Municipal de Phnom Penh.

La Policía camboayana presentó una acusación de pornografia contra una usuaria de Facebook de 39 años por vender productos mientras usaba ropa sexy que supuestamente socava los valores y cultura jemer.

El 17 de febrero de 2020, el primer ministro Hun Sen asistió a la reunión anual del Consejo Nacional Camboyano para Mujeres donde habló [2] sobre la necesidad de investigar e impedir que las mujeres vendan productos en Facebook mientras usan ropa que es contraria a la moralidad social de los ‘valores de las mujeres jemer y la cultura jemer’.

Dos días después, la Policía publicó [3] en medios sociales que habían citado a Vann Rachana (conocida como Thai Srey Neang en Facebook) para interrogarla e instruirla sobre su página de Facebook que presenta productos como ropa interior femenina y accesorios de belleza. En su página de Facebook, apareció en un video en el que pedía [4] perdón público [5] y se comprometió a dejar de usar ‘ropa reveladora’.

I am sorry. I hope the leader and public forgive me.

Please, other online sellers, take note of my case. It has caused the public to hate me and affected the honour and morality of women.

Lo siento. Espero que el líder y el público me perdonen.

Por favor, a otros vendedores en línea, miren mi caso. Ha causado que el público me odie y ha afectado el honor y la moralidad de las mujeres.

El 21 de febrero, la Policía dijo que Rachana incumplió su compromiso cuando publicó otra foto ‘sexy’ en su página de Facebook. La arrestaron y acusaron [6] con pornografía por violar la ley de Camboya contra tráfico de personas y explotación sexual. Si la declararan culpable, podría pasar 15 años en prisión.

En una declaración conjunta [7], varios grupos de mujeres en Camboya criticaron los comentarios del primer ministro y las acciones de la Policía. Les recordaron a las autoridades que no hay un documento legal que defina los “valores de las mujeres y la cultura y valores sociales jemer” en el país. Agregaron que “castigar a las mujeres por su elección de ropa es parte de la causa de violencia, más que su cura, y se debe rechazar”, y que:

There is much evidence-based research showing that violence against women stems from discriminatory gender stereotypes and a victim-blaming culture – both of which are deeply rooted in Cambodian society – as well as weak law enforcement resulting in a culture of impunity, and is not based on women’s dress, physical appearance or actions.

Hay mucha evidencia sustentada en investigación que muestra que la violencia contra la mujer se origina en estereotipos de género discriminatorios y una cultura de culpar a la víctima –ambos profundamente arraigados en la sociedad camboyana– y también una débil aplicación de la ley que resulta en una cultura de impunidad, y no se basa en la ropa, la apariencia física ni acciones de la mujer.

Eng Chandy, defensora y administradora de programa de red para Género y Desarrollo en Camboya, condenó [6] la doble moral de las autoridades:

What about men selling products online? And many popular singers also wear sexy clothing when they perform. Didn’t they create feelings of sexual arousal? Did anyone file complaints against them? Did anyone say that they damaged Cambodian culture?

This law was written by men and interpreted by men and adopted by men, and men are enforcing the law.

¿Qué hay de los hombres que venden productos en línea? Y muchos cantantes populares también usan ropa sexy cuando actúan. ¿No generan sentimiento de excitación sexual? ¿Alguien los denuncia? ¿Alguien dijo que dañaron la cultura camboyana?

Esta ley fue escrita por hombres e interpretada por hombres y adoptada por hombres, y los hombres aplican la ley.

Amnistía Internacional emitió una declaración de rechazo [8] a las acusaciones de pornografía contra Rachana:

These charges rest on the abusive misapplication of a law which was supposedly intended to combat human trafficking, but instead is being used to oppress women.

Estos cambios yacen en el abusivo mal uso de una ley que supuestamente tuvo la intención de combatir el tráfico de personas, pero que la están usando para oprimir a las mujeres.

Bunn Rachana, directora ejecutiva de la organización fenemina Klahaan instó [9] al Gobierno a liderar la adopción de reformas que realmente fortelecerán a la mujer en vez de permitir la violencia:

It’s almost like [officials] are empowering perpetrators to take actions that violate women and girls.

It’s possible to fix [a male-dominated society] if the leadership of the country promotes human rights standards…and takes all necessary steps to correct unfair social norms.

Es casi como si [los funcionarios] estuvieran fortaleciendo a los autores a tomar acciones que violan mujeres y niñas.

Es posible fijar [una sociedad dominada por hombres] si la dirigencia del país promueve normas de derechos humanos… y toma todas las medidas necesarias para corregir normas sociales injustas.