El antifeminismo del presidente mexicano López Obrador

AMLO asumió como presidente de la República Mexicana el 1 de diciembre de 2018. Crédito fotográfico: Presidencia de México a través de  Wikimedia Commons. Dominio público.

Durante el mes de enero de 2020, diez mujeres han sido asesinadas en México, según  datos del Gobierno. Sin embargo, estos números parecen ser poco convincentes para el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y su gobierno, quienes no solo han minimizado la violencia que sufren las mujeres, sino que en repetidas ocasiones han comunicado mensajes que no demuestran demasiado apoyo.

El 10 de febrero de 2020, en la conferencia de prensa que AMLO brinda todos los días, los periodistas interrogaron al fiscal general Alejandro Gertz Manero sobre su propuesta de clasificar el feminicidio como homicidio agravado. Según las activistas, dicha estrategia minimizaría el problema. El presidente López Obrador dijo:

No quiero que el tema sea nada más el feminicidio. Ya está muy claro. Sí, es importante lo del feminicidio, pero ya estoy viendo cómo esta va a ser la nota.

“El tema del feminicidio quitaría importancia al remate del avión presidencial”, continuó, promesa que realizó durante sucampaña para demostrar el compromiso de lucha contra la corrupción. La rifa del avión, que dio una imagen negativa, ha sido el centro de atención en varias conferencias de prensa.

A pesar de las preguntas de rigor, los periodistas cuestionan la forma en que el Gobierno está lidiando con los feminicidios, y con la seguridad en general, la economía y la sustentabilidad. Pero el presidente continúa hablando sobre el remate, lo que lleva a algunos analistas a etiquetar el hecho como una obra de teatro político.

Sin embargo, siguen asesinado mujeres en México. Desde que López Obrador asumió el poder en diciembre de 2018, más de  mil mujeres han sido reconocidas oficialmente como víctimas de feminicidio. Es probable que la cifra sea mucho mayor, ya que la muerte de muchas no ha sido clasificada como feminicidio.

En 2020, algunos feminicidios en México se tornaron casos emblemáticos en todo el mundo. El 9 de febrero, Ingrid Escamilla, de 25 años, fue asesinada presuntamente por su pareja, quien intentó arrojar sus órganos por el inodoro. Las imágenes filtradas del cadáver mutilado de la mujer se exhibieron en la portada del destacado periódico La Prensa. Unos días después, el cuerpo de Fátima Cecilia, una niña de 7 años, fue encontrado en un basurero. Había sido abusada sexualmente antes de ser asesinada.

El 17 de febrero, el presidente López Obrador, en referencia al caso de Fátima, responsabilizó al neoliberalismo por los efectos que causa en la sociedad, y el 20 de febrero reforzó la idea de que México necesita una “constitución moral“. En esa última conferencia de prensa, dijo:.

[Las feministas] se oponían a la moralización que nosotros promovemos; yo respeto su punto de vista, no lo comparto. Yo creo que hay que moralizar el país, que hay que purificar la vida pública, y que hay que fortalecer valores culturales, morales y espirituales. (…) No porque vinieron a hacer una manifestación yo voy a renunciar a mis convicciones.

Después de que se hicieran públicos los casos de Ingrid, Fátima y otros, cientos de mujeres salieron a las calles a protestar contra los feminicidios y su predominio en la sociedad. Algunas manifestantes decoraron las paredes con mensajes de apoyo a las víctimas y de exigencias al Gobierno. También salpicaron con pintura roja las puertas del Palacio Nacional, sede del oder ejecutivo de México, para simbolizar la sangre de las víctimas.

El 17 de febrero, en una conferencia de prensa, el Presidente respondió:

Yo les pido a las feministas que, con todo respeto, que no nos pinten las puertas, las paredes, que estamos trabajando para que no haya feminicidios.

Esta respuesta generó mucha más ira, no solo por parte de las feministas, sino de la población en general. Dado que el Gobierno todavía no ha comunicado oficialmente qué medidas tomará para garantizar la seguridad de las mujeres, varios grupos feministas convocaron a una huelga de trabajo de mujeres para el día 9 de marzo de 2020.

 

View this post on Instagram

 

¡MEXICANAS AL GRITO DE GUERRA! Ya no van a tener el privilegio de nuestro silencio. ¡AQUÍ ESTAMOS! #25n

A post shared by Esmeralda Soto (@laesmeraldasoto) on

Varias empresas y organizaciones expresaron su solidaridad con las mujeres y empleadas que planeaban ir a la huelga, por lo tanto, podían tomarse un tiempo libre de su jornada laboral sin enfrentar consecuencias.

Sin embargo, la respuesta del presidente fue de indiferencia: informó que el remate del avión presidencial se realizaría el 9 de marzo, el mismo día de la huelga feminista.

El 4 de marzo, en otra conferencia de prensa, López Obrador dijo que “no se dio cuenta” y que “no estaba en su mente” que el día que eligió coincidía con la huelga, por lo tanto procedió a cambiar la fecha del remate. Sin embargo, en esa misma conferencia hizo otra declaración que despertó la ira de las feministas cuando expresó que los hombres también podían unirse a la huelga.

Pero, además de estas declaraciones del presidente, también otras figuras políticas, incluso algunas mujeres, han hecho comentarios que no solamente destacan su falta de apoyo a las mujeers, sino que también ejemplifican la indiferencia con que se tratan estos temas en México.

Por ejemplo, Eréndira Sandoval, secretaria de Servicios Públicos, tuiteó que las “falsas feministas” estaban furiosas por los “resultados concretos de anticorrupción” delGgobierno. También tuiteó que quienes debieran hacer huelga el 9 de marzo son los hombres y no las mujeres, porque las mujeres “estarían tentadas a lavar los platos” si se quedan en casa.

Yeidckol Polevnsky, secretario general del Movimiento Regeneración Nacional, Morena, partido político oficial, expresó que las “feministas deberían ser más creativas en su forma de protestar” y “usar el arte” en lugar de mostrar enojo.

Estas sarcásticas declaraciones, especialmente por parte de mujeres, muestran la falta de preparación del equipo de AMLO en términos de perspectiva de género. Aunque el partido Morena y el presidente se han declarado feminista y han expresado constantemente su apoyo a las feministas, los mensajes de López Obrador y su equipo no solo son alarmantes, sino profundamente preocupantes, considerando que el lema del partido Morena es la “esperanza de México”.

¿Cuándo va a responder finalmente el presidente a las demandas de las mujeres en nombre de las víctimas de feminicidios y otras minorías?

Para obtener respuestas, probablemente tendremos que esperar a que el avión presidencial finalmente se venda.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.