Sin casos confirmados oficialmente, El Salvador se cierra para evitar el COVID-19

Captura de pantalla de la conferencia de prensa del presidente Nayib Bukele, 11 de marzo de 2020. Fuente: El Diario de Hoy.

El 11 de marzo, el presidente salvadoreño Nayib Bukele declaró una cuarentena nacional de 21 días, que podrían ampliarse, para evitar la propagación de la pandemia del COVID-19 en el pequeño país centroamericano. No hay casos confirmado de COVID-19 en El Salvador, aunque los periodistas han puesto en duda la veracidad de las cfras oficiales.

Todas las escuelas quedaron suspendidas inmediatamente y no está claro cómo se adaptarán los padres y cuidadores al cierre del sistema educativo. De otro lado, el comercio internacional continuará. El Gobierno anunció que abrirá centros para juntar comida y suministros para personas en cuarentena.

Bukele hizo referencia a Italia en su discurso, que también está en cuarentena para evitar que el virus se esparza fuera de sus fronteras. A la fecha, en Italia hay 17 660 personas infectadas con el virus, 1266 han muerto.

Siguió: “Nuestro sistema de salud no está el nivel de Italia, no está el nivel de Corea del Sur”.

La prensa ha denunciado continuamente que el sistema de salud de El Salvador carece de medicinas, financiamiento y personal médico.

Actualmente, en El Salvador, solamente ciudadanos, residentes y diplomáticos pueden entrar al país. Si un viajero viene de un país considerado en riesgo, debe pasar 30 días en cuarantena. El 12 de marzo, la confusión reinaba en el aeropuerto internacional de San Salvador. Se informó que hubo personas que trataron de entrar al país a la fuerza.

El 13 de marzo, el Gobierno presentó dos decretos a la Asamblea Legislativa que, de aprobarse, implementarían un estado de emergencia nacional y un régimen de excepción en El Salvador, lo que limitaría la libertad de asamblea y libertad de movimiento.

Reacciones en medios sociales

En YouTube, el comentarista salvadoreño José Valladares, al igual que muchos, expresaron en Twitter su apoyo a la decisión del presidente.

El analista Tiziano Breda del grupo Crisis Internacional destaca lo dependientes que son las economías centroamericanas del comercio, pero cree que la decisión de El Salvador fue la mejor solución.

Ahora que el coronavirus está casi inevitablemente empezando a golpear Centroamérica, los países de la región están respondiendo de maneras diferentes, y se debaten entre seguir una línea de salvación para sus frágiles economías y la necesidad de evitar la diseminación de la enfermedad [HILO].

Lucía Pineda, garladonada periodista nicaragüense, felicita la decisión Nayib Bukele y la compara con la supuesta inacción de Nicaragua para impedir la propagación. También criticó cómo el Ministerio de Salud de Nicaragua le negó atención a los manifestantes contra el Gobierno en 2018.

De otro lado, los jóvenes preguntan cómo cumplir con las instrucciones de salud si no tienen acceso a agua potable. El Salvador ha estado atravesando una crisis pública de agua los últimos años que empeoró en enero de 2020.


Sin embargo, Jorge Cuéllar, catedrático e investigador asociado de la Universidad Dartmouth, ve un impulso populista en la decisión inmediata de Bukele:

Sigo pensando en el alarmista decreto de 21 días de Bukele de ayer de poner en cuaretena El Salvador “de inmediato”. Solamente indujo al pánico “de inmediato”. La sesión de emergencia no fue la mejor manera de abordar esto. En gran medida fue un teatro populista.

Las deportaciones de migrantes y solicitantes de asilo de Estados Unidos y México continuarán, lo que causa preocupación entre abogados y funcionarios.

“Un funcionario del Dirección de Atención al Migrante pidió la suspensión de deportaciones mientras el Gobierno se prepara para el virus”, informó Latin America News Dispatch.

Deportaciones continúan mientras Centroamérica de prepara para el coronavirus.
HOY EN LATINOAMÉRICA, ESTADOS UNIDOS, CENTROAMÉRICA: Abogados y funcionarios están preocupados de que la llegada constante de deportados de Estados Unidos y México a Centroamérica complicaría la capacidad de la región para contener el coronavirus
.
———–
Abogados y funcionarios están preocupados de que la llegada constante de deportados de Estados Unidos y México a Centroamérica complicaría la capacidad de la región para contener el coronavirus.

Otros salvadoreños respondieron con humor.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Gracias por protegernos presi @nayibbukele 😱😂

Una publicación compartida de Humor Guanaco (@humorguanaco) el

Revisa la cobertura especial de Global Voices sobre el impacto global del COVID-19.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.