Lucha de Trinidad y Tobago contra COVID-19 exige responsabilidad personal

Esta imagen de un escaneo de electrones a nivel microscópico muestra el SARS-CoV-2 (naranja)—conocido también como 2019-nCoV, el virus que causa la COVID-19— aislado de un paciente de Estados Unidos, que emerge sobre la superficie de células verdes cultivadas en el laboratorio. Crédito de la foto: NIAID-RML (CC BY 2.0).

Lee más sobre la cobertura especial de Global Voices sobre el impacto global del COVID-19.

Después de haberse confirmado recientemente el segundo caso de COVID-19 en el país, el Ministerio de Sanidad de Trinidad y Tobago celebró una rueda de prensa en la tarde del 14 de marzo de 2020 para actualizar a los ciudadanos sobre la situación actual y sobre las medidas de mitigación implementadas.

El ministro de Salud, Terrence Deyalsingh, describió la respuesta del Gobierno a la situación provocada por la COVID-19 como “contundente” y “decisiva” desde que se instruyó la primera restricción en los viajes el 30 de enero y añadió que los dos hospitales principales designados para tratar los casos de la enfermedad son Caura (especializado en el tratamiento de enfermedades respiratorias) y Couva, en el centro de Trinidad. Añadió que si el número de casos aumenta, el hospital de Arima, situado en el norte del país, proporcionará una capacidad adicional.

La directora de medicina torácica del Hospital Caura, doctora Michelle Trotman, informó que el primer caso del país de COVID-19, un hombre de 52 años, estaba mejorando. Los doctores esperan que se recupere completamente. No obstante, aunque el diagnóstico del segundo paciente, un hombre de 66 años, es más serio, también está mejorando.

Una vez explicado que el virus se propaga si tiene acceso a la mucosa de los ojos, nariz y boca, Trotman insistió en la necesidad de que la población se mantenga alerta, se lave las manos y mantenga la distancia social. Dijo: “Si no puede entrar, no puede ser una enfermedad”. Dijo que eso necesitaría un cambio en la cultura de los ciudadanos de Tribago, ya que suelen ser muy cercanos y cariñosos.

Aunque la mayoría de quienes contraigan ka COVID-19 experimentará síntomas leves, similares a la gripe, Trotman advirtió que la gente de más edad e inmunodeprimida debe ser precavida. También informó que el ministerio había desarrollado un cuestionario con el objetivo de ayudar a localizar casos sospechosos y que la población se debería sentir segura sobre la preparación y la capacidad del sistema de salud público. Actualmente, los casos sospechosos se están comprobando a través de muestras nasofaríngeas.

Los departamentos de Accidentes y Emergencias (A&E) de los hospitales más importantes establecen ahora un protocolo de intervención enfocado en tratar a pacientes con síntomas similares a la gripe. El Hospital General de Puerto España, de la capital del país, estableció un área de triaje separada para casos potenciales de COVID-19 a partir del 15 de marzo y el ministerio está prestando una mayor atención a la salud y a la seguridad del personal médico, que están en la primera línea de esta batalla.

Se han restringido las horas de visita a los hospitales estatales. Si se permiten visitantes, será de uno en uno. Mientras tanto, solo un progenitor o guarda legal puede estar con pacientes pediátricos en la sala.

Además, el arzobispo de la Iglesia católica, Jason Gordon, suspendió todas las misas a partir del 14 de marzo.

“Responsabilidad personal”

El ministro de Seguridad Nacional, Stuart Young, que también habló en la rueda de prensa, dejó claro que la gente no debería actuar poniendo en peligro a los demás y dijo que la “responsabilidad personal y social” son factores importantes en la lucha contra la COVID-19.

Dado que los dos casos de la enfermedad en Trinidad y Tobago son importados, dijo que los viajes relacionados con el Gobierno se han detenido e indicó que cualquier viaje realizado por los ciudadanos debería ser “esencial” o “por emergencia”. Quenes deben viajar, deben observar inmediatamente una cuarentena de 14 días después de regresar a casa. Esto es lo que hicieron los 13 miembros de la tripulación del vuelo de Caribbean Airlines (CAL) una vez que se confirmó que un pasajero había dado positivo por COVID-19 y que luego falleció.

La prensa no tenía claro cómo se iba a implementar la autocuarentena, pero la Responsable Médica del Condado, doctora Roshan Parasram, autoridad en el país con respecto a la cuarentena, indicó que la Ley de Cuarentena permite a la policía garantizar su cumplimiento a través de la fuerza, si es necesario. La ley también permite a la Policía entrar en locales, barcos o aeronaves sin orden judicial, y arrestar (también sin orden judicial) a cualquiera si creen que ha incumplido la ley. Actualmente, cualquier persona que “obstruya la ejecución” de la Ley de Cuarentena puede ser condenada a multas de 6000 dólares de Trinidad y Tobago (cerca de 880 dólares estadounidenses) o a seis meses de prisión.

La aerolínea Caribbean Airlines ha organizado un equipo para responder a la emergencia, ha proporcionado equipos de seguridad a sus empleados, equipos de protección personales y suministros sanitarios y protocolos. Además, ha establecido una línea directa para los empleados que necesiten información o asistencia en relación a la COVID-19. No obstante, a la luz de la revelación del ministro Young que dijo que los aeropuertos son uno de los lugares más peligrosos, en la rueda de prensa no se explicó hasta dónde iban a llegar las medidas de precaución que estableció la aerolínea nacional. Por ejemplo, cuando CAL vuela a Nueva York, su tripulación se queda en el Condado de Nassau, que hace poco declaró el estado de emergencia ya que el número de casos de coronavirus en Long Island continúa aumentando.

“Decisiones importantes”

El ministro Deyalsingh pidió a los ciudadanos que sean responsables y dijo que la “primera decisión importante” que se debe tomar es ignorar las redes sociales que actualmente “están causando más daño que el coronavirus”.

El ministro Young repitió lo mismo y acusó a la gente de usar las redes sociales para hacer maldades, causar pánico y difundir desinformación “por motivos políticos”. Las próximas elecciones generales de Trinidad y Tobago se celebrarán en septiembre de 2020. Solo existen dos “fuentes oficiales” de información sobre la COVID-19, enfatizó Young, “el Ministerio de Sanidad y el Ministerio de Comunicaciones”.

La Policía de Trinidad y Tobago ha advertido que, según la Ley de Delitos Sumarios, los ciudadanos pueden ser multados o arrestados por compartir desinformación.

La doctora Trotman añadió que las redes sociales han convertido la pandemia en una “pandemia de pánico” y pidió a los internautas que usen las redes sociales para difundir información apropiada sobre la COVID-19 y ayudar a las autoridades sanitarias a “luchar y derrotar” el virus. Dijo también que el “comportamiento público cambiará el panorama”.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.