Tribunal obliga a Ministerio del Exterior y Comercio de Hungría a publicar finanzas de fundación estadounidense

El entonces embajador Granell visita la Feria Internacional de Productos Electronicos en Berlin en 2018. Foto de público dominio de la Embajada de Estados Unidos.

Este articulo fue publicado primero en húngaro e inglés por la organización de periodismo de investigación húngara sin fines de lucro, Atlatszo. Pubicamos aquí una versión editada como parte de un acuerdo de intercambio de contenidos con Global Voices. 

En 2015, el Estado húngaro encargó a una fundación ubicada en Estados Unidos que promoviera la cultura y el patrimonio húngaro en ese país. La Fundación Magiar para América del Norte recibió cientos de millones de forints húngaros de dinero público durante un año, pero el Ministerio de Asuntos Exteriores húngaro se negó a revelar cómo los gastaron. Atlatszo demandó los datos judicialmente al Ministerio de Asuntos Exteriores y Comercio y el Tribunal de Budapest lo obligó a revelar los detalles financieros.

La Fundación Magiar de América del Norte (MFNA por su nobre en inglés) recibió el encargo de Hungría en 2015 y desde entonces se ha gastado miles de millones de forints en Estados Unidos “para promover el patrimonio, la historia y el orgullo magiar a través de programas educativos, sociales y culturales”.

Atlatszo estima que el total de dinero de los contribuyentes húngaros gastado a través de la fundación es, por lo menos, de 700 millones de forints (más de dos millones de dolares) al año.

Astlazo ha obtenido también las declaraciones de impuestos de la Fundación Magiar en Estados Unidos que revelaron que los líderes de la organización eran antiguos colegas y socios comerciales de Arthur J. Finkelstein, fallecido estratega político republicano que trabajó para el partido gobernante húngaro Fidesz hasta su muerte en 2017.

En febrero de 2020, una investigación del periódico Responsible Statecraft reveló que el recién designado director interino de Inteligencia Nacional del presidente Trump, Richard Grenell, prestó deliberadamente servicios de relaciones públicas dirigidos a los medios de Estados Unidos en nombre de la Fundación Magiar de América del Norte.

Grenell no se registró como agente extranjero en virtud de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA por su nombre en inglés), que es un requisito aplicable a las personas y entidades que operan dentro de Estados Unidos como “agente” de un “mandante extranjero”.

La ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA) es una ley de Estados Unidos que “exige que algunos agentes de mandantes extranjeros que participan en actividades políticas u otras actividades especificadas en la ley hagan periódicamente divulgación pública de su relación con el mandante extranjero como actividades, ingresos y gastos a favor de esas actividades”. Estos documentos se hicieron públicos en la página web FARA.GOV. Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, las sanciones penales para “cualquiera que voluntariamente viole cualquier disposición del FARA o cualquiera regulación a este respecto” incluyen “una multa de no más de 10 000 dolares o prisión por no más de cinco años”.

Responsible Statecraft mencionó los documentos (12) adquiridos por la solicitud de libertad de información de Atlatszo al Ministerio de Asuntos Exteriores y Comercio de Hungría, que revelaron que la Fundación Magiar contrató a la empresa de Grenell, Capitol Media Partners que, según las declaraciones financieras de 2017 de Fundación Magiar, recibió 103 750 dolares por servicios de relaciones publicas.

En 2019, Atlatszo ganó la demanda de derecho a la información contra el Ministerio de Asuntos Exteriores y Comercio de Hungría y recibió los resúmenes de las facturas de 2015, 2016, 2017 y del primer semestre de 2018. Los documentos firmados por la directora general, Jo Anne Barnhart, revelan cuánto ganaban los ejecutivos de la Fundación Magiar, a quiénes se les pagaban los gastos de viaje, qué empresas contrató la fundación. Los resúmenes de las facturas indican cantidades menores para la empresa Capitol Media Partners de Richard Grenell por gastos de viaje y consultoría.

Algunos documentos recibidos por Atlatszo estaban borrosos y ya ilegibles: es una alarmante practica común, entre las instituciones estatales húngaras obligadas por el tribunal a revelar algo, falsear los documentos para hacer más difícil la vida de los periodistas. Se pueden descargar los resúmenes de las facturas originales, tal como se recibieron, (2015-2016, 2017 y 2018) y convertirlas en un formato legible electrónico (2015-2016, 2017 y 2018).

Según un articulo del Washington Post del 28 de febrero, aunque la empresa de relaciones públicas de Grenell se pagó para hacer un trabajo para una organización estadounidense sin fines de lucro con financiamiento casi total del Gobierno húngaro, “no hay indicios de que el Departamento de Justicia esté investigando las actividades de Grenell”.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.