Trinidad y Tobago se cierra tras confirmación de dos casos de COVID-19

Una imagen en 3D de un SARS-CoV-2— también conocido como 2019-nCoV, partícula viral que causa el COVID-19-. Imagen de NIAID en Flickr (CC BY 2.0).

Revisa la cobertura especial de Global del impacto global de COVID-19

En conferencia de prensa de emergencia del 12 de marzo de 2020, el ministro de Salud de Trinidad y Tobago, Terrence Deyalsingh, confirmó que los funcionarios médicos habían identificado el paciente cero de COVID-19 del país.

El paciente, que vive en Trinidad y Tobago, empezó a sentirse mal tras volver de un viaje a Suiza y tomó la decisión de aislarse. Luego fue trasladado al hospital Caura, especializado en el tratamiento de casos torácicos. Los miembros de su familia dieron negativo en la prueba del virus.

Sin embargo, después de que el director de la escuela primaria Maria Regina de Puerto España publicó un comunicado en el que daban cuenta de que los funcionarios médicos confirmaron que el “padre de un estudiante dio positivo a la prueba del coronavirus”, la escuela cerró y otros lo siguieron. También cerró la Escuela Internacional Maple Leaf, donde un profesor es el cónyuge del piloto que capitaneó el vuelo de la Caribbean Airlines a Guyana, en el que se determinó que una pasajera llevaba el virus. La pasajera murió posteriormente.

Durante la sesión del Parlamento del 13 de marzo, el primer ministro, Keith Rowley, anunció el cierre de todas las escuelas del país –y hasta las universidades– por una semana inicialmente, transcurrida la cual el Gobierno reconsiderará la situación. Hasta la misma fecha, el Ministerio de Salud había presentado 63 pruebas a la Agencia Caribeña de Salud Pública (CARPHA por su nombre en inglés) para el COVID-19, y solo hubo un resultado positivo.

El Gobierno decidió también detener la llegada de cruceros durante lo que queda de la temporada de crucero 2019-2020, que normalmente es entre noviembre y abril. La sensación era que las posibles pérdidas económicas derivadas de un brote de COVID-19 en el país serían mucho peores que la caída de los ingresos por turismo durante el período. Se han adoptado medidas similares en Jamaica.

Incluso cuando el primer ministro Rowley instó a los ciudadanos a quedarse tranquilos frente al pánico y evitar difundir información errónea, muchos supermercados informaron casos de acaparamientos. En WhatsApp, los usuarios publicaron fotos y video de compras motivadas por pánico en supermercados y farmacias repletos, que tenían poco abastecimiento de productos como desinfectantes de manos y papel higiénico.

Teniendo en cuenta las directrices de la Organización Mundial de la Salud, muchos ciudadanos ya estaban practicando las medidas recomendadas como lavarse las manos y limitar los contactos sociales.

Muchas actividades ya habían sido previamente canceladas por la posible difusión del virus, incluso el Festival Tobago Jazz y el Point Fortin Borough Day, y celebraciones religiosas como Phagwa y el Día de Liberación de los Bautistas Espirituales. En las isla hermana de Tobago, donde todavía no hay casos confirmados del virus, también se canceló la muy popular Carrera de Cabras y Cangrejos, que se celebra cada Pascua.

Esta ha sido la tendencia dentro de la región. Santa Lucía canceló su festival anual de jazz a pesar de los dólares del turismo que atrae, y Jamaica pospuso sus celebraciones de Carnaval –que normalmente tiene lugar en abril- hasta octubre de 2020.

Sin embargo, en Trinidad y Tobago todavía había tiempo de reírse, incluso en medio de la ansiedad. Aparte de los memes que circulan en las redes sociales, la página de noticias satírica Wired868 se burló de las prioridades de los trinbagoneses amantes de las fiestas con burlas de cómo podían “pasar con seguridad por esto para llegar al Carnaval 2021 en el otro lado”.

Bromas aparte, el país y gran parte del Caribe se están preparando para los efectos, tanto humanos como económicos, de COVID-19. La presidenta de la División de Tobago de la Cámara de Industria y Comercio de Trinidad y Tobago, Diane Hadad, ha pedido al primer ministro que visite la isla para discutir del potencial impacto del virus en la economía, que todavía está tratando de volver a la normalidad tras las graves y prolongadas interrupciones del servicio de ferry entre las islas de 2017.

El ministro de Salud, Terrence Deyalsingh, ha comparado la situación actual con caminar sobre una cuerda floja –intentando mantener el funcionamiento de la economía mientras se toman todas las precauciones sanitarias “necesarias y razonables”– pero insistió en que las autoridades sanitarias estuvieran lo más preparadas posible para la llegada de COVID-19.

El 13 de marzo a las 19:44 horas (UTC-04:00), el Ministerio de Salud confirmó un segundo caso, un hombre de 66 años que había viajado en las dos últimas semanas y que fue a un centro de salud pública el 12 de marzo para pedir atención médica. Desde entonces quedó en aislamiento, y el funcionario médico del distrito pertinente ha comenzado a localizar a todas las personas con las que el paciente pudo haber estado en contacto para ponerlas en cuarentena.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.