Nueva orden de zona de desastre COVID-19 pone a comunidad jamaicana en cuarentena, pero “no bajo toque de queda”

Captura de pantalla de la transmisión en directo de la más reciente rueda de prensa relacionada a COVID-19 del primer ministro, Andrew Holness, que tuvo lugar en su despacho, Jamaica House, en la tarde del 13 de Mmrzo 2020.

Revisa la cobertura especial de Global Voices del impacto global de COVID-19.

“Por la presente, se declara que todo Jamaica es una zona del desastre”, así lo dijo un solemne primer ministro, Andrew Holness, en una sesión informativa para la prensa que tuvo lugar en la Jamaica House el 13 de marzo de 2020. La conferencia de prensa fue transmitida en directo en la página de Facebook del ministro de Salud y Bienestar, Christopher Tufton.

Ese mismo día se habían anunciado seis nuevos casos confirmados de COVID-19, con lo que el total de casos en Jamaica ascendió a ocho. Holness mencionó la medida en el marco de la Declaración de Gestión de Riesgos de Desastres del Decreto sobre Zonas de Desastre 2020. La legislación, que se encuentra en el artículo 26/2 de la ley de gestión de los riesgos de desastre de Jamaica de 2015, se puso en marcha a raíz de una notificación de Desmond McKenzie, ministro responsable de la gestión de desastres, debido a la amenaza de COVID-19.

El Gobierno activó la ley de gestión de los riesgos de desastre de 2015, la Ley de Poderes de Emergencia y la Ley de la Salud Pública. Eso significa que podemos hacer lo que sea necesario para controlar la difusión de esta enfermedad.

Ahora el Gobierno tiene a su disposición poderes legales adicionales para ayudar a controlar y contener el virus, hasta de poner en cuarentena comunidades enteras. Incluso antes de la conferencia del primer ministro Holness, las localidades de Seven Miles y Eight Miles en Bull Bay, Saint Andrew, a pocos kilómetros al este de Kingston, capital de Jamaica, ya estaban sujetas a cuarentena de 14 días, ya que el primer caso confirmado de COVID-19 se localizó en esta zona. Estas comunidades suburbanas, que comprenden alrededor de 6000 viviendas y empresas, se encuentran a lo largo de la principal carretera costera.

El “paciente cero”, una mujer que viajó a Jamaica desde el Reino Unido el 4 de marzo para asistir a un funeral familiar, fue hospitalizada algunos días después. El ministro Tufton dijo que los funcionarios sanitarios habían estado buscando a los contactos del primer y segundos casos de COVID-19, y realizando valuaciones de riesgo. Dos de los seis casos de la isla eran contactos del “paciente cero”, incluido a su padre.

Según la jefa médica, Jacqueline Bisasor-McKenzie, el rastreo también reveló que más de 30 habitantes de Bull Bay tuvieron contacto con la mujer, ocho de los cuales ya eran sintomáticos. Por lo tanto, el Ministerio de Salud está intentando sensibilizar sobre la enfermedad dentro de la comunidad y educar las personas, especialmente a los ancianos y a quienes padecen enfermedades crónicas, sobre las medidas de prevención.

Los habitantes en la zona en cuarentena tendrán restricciones de movimientos en las próximas dos semanas, vigilados por los servicios de protección del país. El primer ministro recalcó que la medida no constituye toque de queda, situación ya conocida para muchas comunidades marginadas –a pesar de sus populares playas públicas y lugares de surf, la comunidad sufrió en 2019 una ola de criminalidad, en parte por las altas tasas de desempleo. Sin embargo, el jefe de las Fuerzas de Defensas de Jamaica anunció que se habían establecidos puestos de control, parecidos a los utilizados en estados de emergencia y en las zonas de operaciones especiales normalmente utilizados para frenar la actividad delictiva en determinadas zonas. El comisionado de Policía instó a los ciudadanos a cooperar, e insistió en que las medidas se aplican para “proteger” a los habitantes y frenar la difusión de la enfermedad.

Para contrarrestar las preocupaciones sobre las facultades recientemente ampliadas de las autoridades, la fiscal general, Marlene Malahoo, señaló que no se había activado el articulo 20 de la Constitución del país que faculta al gobernador general (jefe de Estado de Jamaica) para declarar el estado de desastre. En virtud de la Ley de Poderes de Emergencia y la de la Salud Pública, dijo, el ministro de Salud tenía “amplios poderes de investigación” y podía “hacer lo que fuera necesario” para prevenir la difusión de la enfermedad.

La Ley de Salud Pública de Jamaica otorga a los funcionarios el derecho de entrar en lugares privados sin permiso de los habitantes ni orden de registro. En virtud de los “reglamentos adicionales” que se están redactando, las autoridades tienen también el derecho de desinfectar o incluso destruir edificios. Quienes manipulan alimentos, barberos y peluqueros no deben estar enfermos y someterse, si necesario, a evaluación médicas.

“Las faculatades son amplias. Esencialmente, el ministro puede hacer todo lo necesario para contener la enfermedad”, dijo la fiscal general, y añadió que las personas deben responder a las preguntas, informar de las enfermedades y evitar “travesuras públicas”. Según el articulo 12 de la Ley de Cuarentena, se puede incluso utilizar la fuerza si necesario.

Si bien muchos aprueban el tono firme de la presentación de la fiscal general, una joven activista de derechos humanos observó:

Ahora las autoridades pueden entrar en tu residencia privada sin orden, utilizar la fuerza si necesario y demoler cualquier instalación si determinan, razonablemente, que una situación es un riesgo para la salud pública. Las cosas se están poniendo muy feas.

También se anunció que se añadiría el Reino Unido a la lista de países que Jamaica somete a restricciones de viaje:

Ahora las restricciones de viaje se aplicarán también al Reino Unido ya que Jamaica se mueve con determinación para desbaratar la transmisión de COVID-19. Aquí PS Bryan (c) explica qué significa.

El primer ministro invitó a las enfermeras jubiladas a prestar asistencia en la crisis y el país, y 21 enfermeros de Cuba se unirán pronto al equipo de profesionales sanitarios cubanos que ya están trabajando en las estructuras sanitarias en Jamaica. Según se informa, el Gobierno está tratando de traer hasta cien más, noticia que fue muy bien recibida.

Mientras tanto, la mayoría de jamaicanos se preocupa por las necesidades básicas como el agua, que será transportada en camiones a zonas que actualmente no la reciben, y la electricidad. Sin embargo, en general, el estado de ánimo parece ser “hasta ahora, todo bien”. Un líder empresarial instó:

El Gobierno está tan organizado

Como mínimo, como jamaicanos deberíamos estar orgullosos de este nivel de liderazgo en esta época de crisis
Por favor, ahorren sus energías para apoyar los esfuerzos para asegurar que tengamos una vida de calidad tras COVID-19

Esa es la misión.

De manera similar, el primer ministro concluyó así la rueda de prensa:

We are using law to create order by ensuring that the state functions […] We are well aware of the legal framework in which we are operating…because there will be life after COVID.

Estamos utilizando la ley para crear orden y asegurar el funcionamiento del Estado […] Somos bien conscientes del marco legal en el cual estamos operando…porque habrá vida después de COVID.

Mientras tanto, los jamaicanos, incluidos quienes viven en Bull Bay, se están adaptando a la vida bajo la COVID-19, en un país que ha sido oficialmente declarado zona de desastre.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.