Sacerdote gana el antipremio en línea como “Machista del Año” en Rusia

Dmitry Smirnov arcipreste ortodoxo ruso. Captura de pantalla del video YouTube de Na Mayak de 2018 “¿Cómo tratar a los homosexuales? Dmitry Smirnov“.

“Las mujeres tienen mentes más débiles. Seguramente se pueden encontrar algunas Marie Curie aquí y allá pero, son una rareza”, afirmó Dmitry Smiernov, arcipreste de la Iglesia Ortodoxa Rusa, en vivo a Radio Radonezh em julio de 2019. El clérigo pagó caras esas palabras, ganó una votación en línea organizada por feministas rusas, que le identificó como “Machista del Año” 2019.

El premio “El Machista del Año” es, probablemente, el “antipremio” más destacado en RuNet. fue creado por Natalia Bitten y activistas del movimiento “Por el Feminismo”, que aspira a dar a conocer el aumento de los discursos misóginos en la vida pública rusa y la “orgía de machismo en los medios de comunicación y publicidad”. La votación se celebra en la pagina del concurso cada año, entre el 23 de febrero y el 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer. La lista final de los concursantes es recopilada por “Por el Feminismo” y “FemUnity”, otro grupo de activistas. Su concurso ha ganado algo de publicidad en los últimos años, y tiene muchos seguidores en Facebook y la popular red social rusa VKontakte.

Bitten y sus colegas deben elegir cuando se trata de concursantes dignos. Varios rusos de alto perfil han ganado este premio: en 2015 el columnista Yegor Kholmogorov fue coronado como machista del año por sus comentarios que abogan por golpear a las mujeres que se atreven a pronunciar la palabra “machismo”.

Este año, 5995 votos fueron emitidos para el “machista del año”, de los cuales el 48 % fue a favor de Smirnov. En segundo lugar con el 39 %, estuvo Sergey Vostretsov, diputado de la Duma Comunal, nominado por su sugerencia de castigar a las amas de casa por “parasitismo”. Al tercer y ultimo puesto con el 12 % llegó Dmitry Rogozin, jefe de Roskosmos, agencia espacial rusa. Rogozin cree que las astronaves “deberían tener nombres masculinos y no femeninos”.

También se atiende a los escépticos: si hay la duda de que las declaraciones ofensivas son profundamente machistas, cada entrada ofrece una explicación.

Lo que hace esta iniciativa especial es que no se centra simplemente en declaraciones escandalosas de la gente de siempre. En comentarios a Global Voices, Bitten destaca que el premio es más que un arrebato de unas cuantas figuras públicas, sino que se refiere al machismo en la vida pública rusa en su conjunto. Hay que reconocer que los tres candidatos para 2019 son cercanos al partido gobernante o bien miembros de la propia élite política. Si bien las palabras de Smirnov fueron particularmente atroces, no debería ser tan sorprendente oírlas de un clérigo; a fin de cuentas, la Iglesia ortodoxa rusa está a la vanguardia del impulso cultural conservador del Estado.

No todos los candidatos de años anterriores se han hechos particularmente famosos: Como dice la página web del premio:

Среди тревожных тенденций последнего десятилетия мы констатируем усиление языка вражды в отношении женщин в политике, культуре, СМИ и рекламе. Ситуация усугубляется из-за роста коммерческой составляющей в традиционных медиа и электронных СМИ, куда можно отнести социальные сети и мессенджеры. В общественном дискурсе женщины представлены в качестве предмета потребления при продвижении товаров и услуг. В соответствии с патриархатными нормами, женщины воспринимаются как товар, а товары позиционируются так, как если бы они были женщинами. В российских медиа ширится агрессивная антиженская пропаганда, базирующаяся на фундаменталистских религиозных взглядах и т.н. «традициях». На наш взгляд, цель этой пропаганды — вытеснение женщин из экономической жизни и сегрегация в сфере домашнего неоплачиваемого труда и принудительного деторождения.

Entre todas las tendencias alarmantes de la última década, notamos una intensificación del lenguaje de odio en política, cultura, en los medios y en la publicidad contra las mujeres. La situación empeora cada vez más por la creciente comercialización de los medios tradicionales y en línea, que afecta también a las redes sociales y de mensajería. En el discurso público, las mujeres son presentadas como una mercancía para vender bienes y servicios. De acuerdo con las normas patriarcales, las mujeres son tratadas como mercancías para ser vendidas, y las propias mercancías se venden como si fueran mujeres. En los medios rusos está creciendo una agresiva propaganda antifemenina basada en los conceptos religiosos integristas y sobre las llamadas tradiciones. Bajo nuestro punto de vista, el objetivo de la propaganda es sacar las mujeres de la esfera económica y segregarlas en la del trabajo doméstico no remunerado y de la maternidad forzada.

Según Bitten, es la razón por la que ahora hay cinco categorías del antipremio, en comparación con las tres cuando se lanzó. Estas incluyen “premios” para el medio de comunicación, publicidad y políticas (o propuestas políticas) más machistas. Es curioso que exista también un premio para “mujeres contra mujeres” o figuras públicas femeninas que apoyan o expresan puntos de vista misóginos. Este año, este último premio le tocó a Nailya Zhiganshina, presidenta de la Unión de Mujeres Musulmanas de Rusia y Tatarstán, que argumentó que nada se podía hacer si una chica se casaba con un chico contra su voluntad ya que “los padres tienen plenos derechos sobre sus hijos”.

¿Una buena racha?

En los pocos meses de 2020, Smirnov es al centro de otra controversia. El 15 de febrero, el sacerdote, que también lidera la Comisión Patriarcal sobre los Asuntos Familiares, hizo estos comentarios durante una reunión con los miembros del grupo social cristiano OrthodoxBRO:

У нас женщины сами не понимают, что такое брак. Неохота сказать, что «я бесплатная проститутка», поэтому говорят: у меня гражданский брак. Здрасьте! Да нет, ты просто бесплатно оказываешь услуги — и все, а так тебя никто за жену не считает

Aquí las mujeres no entienden lo que es el matrimonio. No se dice “Soy una prostituta no remunerada” sino “Estoy en un matrimonio civil”. Bueno,¡hola! No, solo estás proporcionando servicios gratuitos –y eso es todo, nadie te considera una esposa.

El arrebato de Smirnov enfureció a muchas mujeres importantes en la sociedad rusa. Entre ellas hay activistas feministas, y también figuras progubernamentales que, públicamente, han apoyado causas culturales conservadoras, como la editora jefe de la red de noticias RT, Margarita Simonyan. En un dura publicación en Facebook el 16 de febrero, Zakharova pidió a la Iglesia que propusiera un nombre para los hombres que viven en matrimonios civiles. Ekaterina Lakhova, presidenta de la Unión de Mujeres en Rusia, calificó las palabras de Smirnov como “feas e inadecuadas” aunque subrayó su apoyo a la familia tradicional.

Varios usuarios hicieron un paralelismo con el furor por una ley de 2013 contra “los insultos al sentir de los creyentes religiosos” y preguntaron por qué los clérigos no eran muy considerados con el sentir de las mujeres. Esta usuaria de Twitter, cuyo apodo se traduce como “Mujer que ha tenido bastante”, resume el pensar de muchas mujeres rusa a las palabras de Smirnov:

Me levanté esta mañana y descubrí que soy una prostituta. ¡Si, si! ¡Es lo que el sacerdote Smirnov ha declarado! Significa que tenemos un artículo para no ofender el sentir de los creyentes, pero ¿qué hay de ofender a ciudadanos honestos? Aquí hay una idea:  nosotras, las mujeres rusas, deberíamos escribir una declaración en masa contra Smirnov por ofender [nuestro sentir].

Smirnov dice haber recibido amenazas en línea por sus palabras pero, a pesar de esto, las mantuvo. En esta entrevista con RadioBaltkom del 19 de febrero, Smirnov se quejó de la inapropiada cobertura periodística:

Вот пишут, заголовок – «Смирнов оскорбил половину русских женщин». Женщина, когда читает, уже готова к тому, что ее оскорбили. Я никакую женщину никогда не оскорблял и вообще считаю это ниже своего собственного достоинства. У меня совершенно другие задачи, а здесь вообще слова выдернули из контекста. Вообще, вся беседа была посвящена мужчинам, которые недостойны такого звания

Aquí escriben, entre comillas: “Smirnov ha ofendido a la mitad de las mujeres rusas”. Cuando una mujer lee esto ya está abierta al hecho de que la han ofendido. Nunca he ofendido a ninguna mujer, no lo considero digno de mí. Mis objetivos son completamente diferentes y aquí mis palabras han sido completamente sacadas de contexto. La discusión iba sobre hombres –hombres que no son dignos de ese nombre.

Mientras tanto, la Iglesia ortodoxa rusa se ha distanciado de las palabras de Smirnov. El 17 de rebrero, el Metropolitano Hilarión de Volokolamsk, presidente del Departamento de Relaciones Exteriores del Patriarcado de Moscú, se disculpó por las “aberrantes declaraciones” de Smirnov aunque dijo que creía que estaban hechas con buenas intenciones. De manera similar, Vladimir Loyda, portavoz de la Iglesia, observó en su canal Telegram que si bien no es sorprendente que un sacerdote apoye los matrimonios tradicionales, las palabras de Smirnov eran las de un solo sacerdote:

От себя еще могу добавить, что троллинг, в форме которого отец Димитрий периодически пытается донести некоторые свои мысли, приносит обратный результат, к сожалению. Кроме того, это не “в РПЦ считают”, но мнение одно лишь священника. Даже не мнение, а троллинг. Неудачный…

— Vladimir Legoyda, Telegram, 15 February 2020

Personalmente, puedo añadir que los troles  a través de los cuales el padre Dmitry intenta periódicamente expresar algo de sus pensamientos, por desgracia tiene el resultado contrario a lo esperado. Además, esto no es una cuestión de lo que “la Iglesia ortodoxa rusa cree” sino de la opinión de un solo sacerdote. Y ni siquiera es una opinión, es un trol. Sin éxito…

Parece que este año Smirnov está en racha. El 4 de marzo, una vez más, el sacerdote provocó un alboroto después de preguntarse en voz alta si era necesaria la educación escolar para las niñas.

Carrera por el premio

Tras una década en funcionamiento, el premio “Machista del Año” tiene un grado de gloria o infamia según tu posición. Pero ¿qué es lo que los propios vencedores hacen del premio y cómo se enteran?

Bitten contó a Global Voices que personalmente invitó a Alexander Ilyashenko, Machista del Año en 2018, a una ceremonia de entrega de los premios para recibir su antipremio. Cuenta que Ilyashenko, otro clérigo nombrado por abogar el matrimonio de niñas y que tengan hijos a los 17 años, prometió pensarlo pero no apareció.

Поскольку феминисткие паблики в социальных сетях читают многие наши оппоненты, наши номинанты довольно быстро узнают о голосовании. Часто они сами “пиарят” премию в своих аккаунтах. Были случаи, когда о премии СМИ писали в негативном ключе. Но чаще СМИ рассказывают о голосовании и номинантах, распространялся информацию о премии. Сначала мы рассылали приглашения победителям с предложением принять участие в церемонии оглашения результатов голосования. Но ни один из них на мероприятие не пришёл. В прошлом году я лично пригласила на церемонию победителя протиерея Александра Ильяшенко, он обещал подумать, и тоже не пришёл.

Dado que muchos opositores nuestros leen los mensajes feministas en las redes sociales, nuestros candidatos se enteran de la votación con gran rapidez. Con frecuencia “anuncian” el premio en sus propias cuentas, Ha habido casos en que los medios escribieron algo sobre el premio en tono negativo. Pero normalmente los medios informan sobre la votación y los candidatos, y distribuyen información sobre el premio. Inicialmente, distribuíamos invitaciones a los ganadores para participar a una ceremonia donde se anunciaban los resultados de la votación. Pero ni uno se apareció.

Sin embargo, es tristemente seguro asumir que puede haber un amplio suministro de concursantes para el Machista del Año en los años venideros

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.