Estudio sugiere que China pudo haber evitado un 95% de casos de coronavirus en su territorio

Foto del Gobierno de Hong Kong vía HKFP.

Revisa toda la cobertura especial de Global Voices ante el impacto mundial del COVID-19.

Este artículo lo escribió Tom Grudy y se publicó en Hong Kong Free Press el 14 de marzo de 2020. Se reproduce en Global Voices en virtud de un acuerdo de colaboración en contenidos.

Según un estudio reciente de la Universidad de Southampton, China pudo haber evitado el 95 % de las infecciones por coronavirus si sus medidas para contener el brote hubieran empezado tres semanas antes. Sin embargo, China solo tomó medidas enérgicas a fines de enero, semanas después de que la Policía silenciara a un médico por intentar dar la alarma.

El estudio, publicado el 13 de marzo, por el grupo de trazado de mapas de WorldPop de la Universidad de Southampton, midió la efectividad de las intervenciones no farmacéuticas. Los investigadores examinaron cómo China aisló a las personas enfermas, puso en cuarentena a las personas expuestas y realizó seguimientos; además de restringir viajes, cerrar escuelas y lugares de trabajo, y cancelar reuniones masivas.

El análisis, que aún pendiente de revisión entre pares, encontró que la detección temprana de casos y la reducción de contacto fueron efectivas para controlar el virus y junto a otras medidas pueden reducir la transmisión. Con esto también se puede controlar la magnitud del brote pandémico y ganar tiempo para la preparación de atenciones médicas e investigación de medicamentos.

Las simulaciones se basaron en datos relacionados al ritmo de vida del ser humano y enfermedades con el fin de dar a conocer cómo una serie de intervenciones pueden afectar la propagación de la COVID-19.

Los casos de coronavirus pudieron haberse reducido en un 66 % si las medidas se hubiesen tomado una semana antes, sugirió el estudio, o en un 86 % si la acción hubiera comenzado dos semanas antes. Si se hubieran tomado medidas tres semanas después, la situación pudo haber empeorado hasta 18 veces.

Silenciando al denunciante: Doctor Li Wenliang

La mayoría de esfuerzos por abordar el brote se realizaron a fines de enero, semanas después de que el doctor Li Wenliang, oftalmólogo de Wuhan, intentó advertir sobre la misteriosa enfermedad el 30 de diciembre. Fue una de las ocho personas castigadas por la policía el 1 de enero por difundir “rumores” sobre el virus.

La Oficina de Seguridad Pública hizo que Li firmara una carta en la que declaraba haber hecho “comentarios falsos” y que había “perturbado severamente el orden social”. Murió en febrero de la enfermedad, a los 34 años, lo que provocó una indignación generalizada en China.

Según el New York Times, China también ignoró los ofrecimientos de ayuda de los centros para el control y la prevención de enfermedades de Estados Unidos y la Organización Mundial de la Salud en enero.

Pandemia

Con el virus, ahora clasificado como una pandemia global, los investigadores de la Universidad de Southampton concluyeron que las medidas de distanciamiento social deberían continuar durante los próximos meses y que el enfoque de China debería adoptarse en otros lugares lo antes posible.

“Es probable que la respuesta vigorosa y multifacética de China haya evitado una situación mucho peor, lo que habría acelerado la propagación a nivel mundial”, dijo el estudio.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.