Trinidad y Tobago cierra fronteras luego de que casos de COVID-19 aumentan a cuatro

Boeing 737-85P(WL) 9Y-MBJ de Caribbean Airlines. Foto de Heads Up Aviation en Flickr (CC BY-NC-ND 2.0).

Revisa nuestra cobertura especial de Global Voices del impacto global de la COVID-19.

Comparado con los crecientes números de casos de coronavirus en otros países, que cuatro pacientes sean positivos para la COVID-19 puede no parecer mucho, pero el Gobierno de Trinidad y Tobago no toma riesgos. En una conferencia de prensa que empezó poco después de las 11:00 horas, hora local, del 16 de marzo de 2020, el primer ministro, Keith Rowley, explicó la estrategia de su gobierno con esta pandemia: evitar niveles de infección que podrían sobrecargar el sistema de salud.

El primer ministro calificó la situación de “crisis” y “emergencia” (aunque “temporal”), y aifrmó que no habrá soluciones sin inconvenientes, pero el informó al país de medidas de mitigación adicionales que se han puesto en vigor.

La decisión más drástica –y tal vez la más esencial– fue la de cerrar las fronteras del país a todos menos a ciudadanos de Trinidad y Tobago por 14 días desde la medianoche, hora local, del 17 de marzo. Toda excepción a esta regla requiere autorización del Ministerio de Seguridad Nacional, y los ciudadanos que regresen al país deben entrar en cuarentena durante 14 días.

Medidas adicionales incluyen el cierre inmediato de bares y restaurantes, aunque se permite a los establecimientos brindar atención en la acerca. No se recomiendan las reuniones de más de 25 personas, y el primer ministro enfatizó que las personas deben asuimir responsabilidad y seguir las pautas recomendadas, en vez de estar en una situación en que se deban aplicar medidas. Explicó que la “conducta personal tiene un rol importante” en el éxito de los esfuerzos del Gobierno para contener la propagación de la enfermedad.

Las Iglesias católicas y anglicanas en Trinidad y Tobago han suspendido las misas por el momento, y el Gobierno está pidiendo a otras religiones que hagan lo mismo y detener las manifestaciones religiosas que congregan a grandes grupos. Rowley explicó que las autoridades de salud están tratando de crear un entorno nacional seguro, y se lamentó “¿por qué nos tienen que golpear en la cabeza para que el sentido común nos salve la vida?”.

Aunque todas las escuelas estarán cerradas hasta el 20 de abril de 2020, se recomiendo el aprendizaje en línea pues, en palabras del primer ministro, “no vamos a detener nuestra existencia, estamos respondiendo a un desafío”. El cierre de escuelas a nivel nacional afectará a miles de estudiantes que se han estado preparando para varios exámenes. Los primeros afectados posiblemente sean los estudiantes de primaria que deben rendir el examen de admisión a secundaria el 2 de abril.

El Gobierno también está buscando maneras de continuar el programa de nutrición escolar, que brinda a estudiantes vulnerables hasta se secundaria con desayunos y almuerzos entre lunes y viernes. Para muchos niños, estas comidas son las más sustanciales, y en algunos casos, las únicas del día.

El doctor Rowley enfatizó que el rol del Gobierno es proteger a los ciudadanos, sus familas y empleos, negocios, la economía el país, y dijo que probablemente el Gobierno se vería en la necesidad de hacer retiros del Fondo de Patrimonio y Estabilización. El dinero en este fondo soberano es esencialmente el capital de ahorros del país, y las leyes actuales ordenan que todo retiro de fondos se deben hacer al final del año financiero. Se debe aprobar legislación para hacer una excepción según las circunstancias. “No podemos esperar”, dijo el primer ministro Rowley. “No tenemos tiempo. Estamos en crisis”. El año fiscal del país va del 1 de octubre al 30 de septiembre.

“Licencia pandémica”

Otra gran iniciativa propuesta por el Ministerio de Trabajo es la institución de una nueva categoría de licencia laboral llamada “licencia pandémica“, diseñada para abordar específicamenet le necesidad de estar ausente del empleo para lidiar con las situaciones ocasionadas por el brote de COVID-19. El jefe de la oficina de personal, Darryl Dindial, explicó: “Todo aquel que no cualifica para ampliaciones de licencia por enfermedad o si es funcionario por contrato y no califica para licencia por motivos de enfermedad podría calificar para licencia pandémica”.

Con las escuelas cerradas, los padres que deben quedarse en casa para encargarse de los hijos pueden pedir licencia pandémica sin que sean sancionados por los empleadores. La licencia pandémica se aplicaría a funcionarios públicos (bajo contrato o no), trabajadores fijos y a corto plazo, pasantes, jornaleros, independientes y trabajadores nuevos que han estado trabajando menos de un año. Sin embargo, algunos ya se están quejando de que no tienen los medios para dar a los trabajadores un tiempo indeterminado sin trabajar y darles el pago completo.

El tono general de la conferencia de prensa fue de “estamos juntos en estos”. Se reveló que se pediría a bancos y aseguradoras que “compartan la carga” y que accedan a psotergaciones de algunos clientes que podrían no poder honrar sus compromisos. Los intereses de tarjeta de crédito son otro asunto a analizar.

No hay duda de que estas nuevas restricciones serán un trago amargo para muchos trinbagoenses –personas tan típicamente sociables. Pero el primer ministro advirtió que las consecuencias serán graves si las personas no cumplen las directivas. Tomando como ejemplo el creciente número de casos de COVID-19 en Italia, Rowley advirtió que “No hay más que la gracias de Dios para Trinidad y Tobago”.

Actualización: Alrededor de las 20:30 horas locales del 16 de marzo de 2020, el Ministerio de Salud de Trinidad y Tobago confirmó que una quinta persona ha dado positivo para COVID-19.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.