¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Al buscar estrellas, esta lingüista de Trinidad y Tobago destaca cómo el idioma nos conecta

El gráfico oficial utilizado para anunciar la selección de los nombres ganadores de la lingüista Jo-Anne Ferreira para la participación de Trinidad y Tobago en el concurso NameExoWorlds de la Unión Astronómica Internacional. Imagen cortesía de la doctora Ferreira, usada con autorización.

Sería bastante genial nombrar un cuerpo celeste. La lingüista Jo-Anne Ferreira puede ahora añadir esa distinción a su lista de calificaciones, pues ganó el segmento de Trinidad y Tobago de un concurso mundial organizado por la Unión Astronómica Internacional (UAI), autoridad encargada de asignar nombres a elementos astronómicos como estrellas y planetas.

Para conmemorar los cien años de la UAI, la campaña mundial tenía por objeto encontrar algunos nombres –conectados por un tema común– para un exomundo (combinación de una estrella y un exoplaneta), que se convertiría en su nombre oficial (aparte de su designación científica) y permitiría que otros planetas, en caso de que se descubrieran más en el futuro, recibieran el nombre del mismo tema.

Los nombres ganadores de Ferreira para la nueva estrella y su exoplaneta correlativo son Dingolay y Ramajay. Dingolay significa “girar y dar vuelta”, y Ramajay significa “cantar”. Juntos, representan el amor de los trinbagonianos por su cultura y el respeto por las lenguas de sus antepasados.

Después de un convocatoria nacional para sugerencias de nombres, se eligió a diez finalistas para el concurso NameExoWorlds. Se animó al público en general a votar por los nombres del exoplaneta oficial de Trinidad y Tobago y su estrella anfitriona.

Shirin Haque, profesora titular de astronomía en el campus de San Agustín de la Universidad de las Indias Occidentales y coordinadora nacional de divulgación de la UAI, calificó el concurso de “primicia en la historia de la astronomía para que Trinidad y Tobago tenga la oportunidad de inmortalizarse entre las estrellas”.

La victoria de Ferreira fue anunciada por la UIA en diciembre de 2019, y desde entonces ha estado bastante ocupada, con su nuevo exomundo, más su habitual carga de trabajo como profesora de lingüística en la Universidad de las Indias Occidentales.

Cuando por fin tuvimos la oportunidad de charlar –oportunamente después del Carnaval de Trinidad y Tabago, ya que los apodos que propuso tienen un significado cultural– se hizo evidente que su amplio conocimiento del idioma desempeñaba un papel fundamental en su selección de nombres.

En esta primera parte de una entrevista en dos partes, Ferreira cuenta cómo el lenguaje nos conecta a todos.

Doctora Jo-Anne Ferreira, profesora titular del Departamento de Lenguas Modernas y Lingüística de la Universidad de las Indias Occidentales en el campus de San Agustín. Imagen cortesía del Dr. Ferreira, usada con autorización.

Janine Mendes-Franco (JMF:) ¡Felicidades de nuevo por este increíble logro! ¿Es diferente ahora que la fanfarria se ha calmado un poco? ¿Se ha asimilado la magnitud de haber sido responsable de nombrar algo en el universo apropiadamente?

Jo-Anne Ferreira (JAF:) Thank you, and mèsi [Creole for “thanks”] to Dr. Shirin Haque and her team, and to all those who shared my taste [in names] and voted for me. Congrats to my fellow finalists as well. It’s still amazing to me that we were even given a chance to be part of this historical naming campaign in the first place.

We [Trinidad and Tobago] were the only ones in the English-official Caribbean to participate. The only other Caribbean territories were Aruba, Cuba, the Dominican Republic, Haiti, and Puerto Rico. As far as I know, our names are also the only Patois or French Creole names [not to be confused with Jamaican Creole, also called Patois], and the only Caribbean Creole names at all. And if more celestial objects are found, we can continue to add more Trinbagonian names to the heavenlies.

The best part for me is this scripture verse: “He determines the number of the stars and calls them each by name” — so I’m still star struck.

Jo-Anne Ferreira (JAF): Gracias, y mèsi [criollo para “gracias”] a la doctora Shirin Haque y su equipo, y a todos los que compartieron mi gusto [en nombres] y votaron por mí. Felicitaciones a mis compañeros finalistas también. Todavía me sorprende que se nos haya dado la oportunidad de ser parte de esta histórica campaña de nombres para empezar.

[Trinidad y Tobago] fuimos los únicos en el Caribe oficial inglés que participó. Los únicos otros territorios caribeños fueron Aruba, Cuba, República Dominicana, Haití y Puerto Rico. Por lo que sé, nuestros nombres son también los únicos nombres patois o criollos franceses [que no debe confundirse con el criollo jamaicano, también llamado patois], y los únicos nombres criollos caribeños en general. Y si se encuentran más objetos celestiales, podemos seguir añadiendo más nombres trinbagoneses a los celestiales.

La mejor parte para mí es este versículo de la escritura: “Determina el número de las estrellas y las llama a cada una por su nombre”… así que aún me sorprende la estrella.

JMF: ¿Qué te inspiró a entrar en el concurso? ¿Eres aficionada a la astronomía?

JAF: I’m interested in our languages, words, naming/names, etymology, and language history. I am not an astronomy buff, though, of course,  I stand in awe of the universe.

JAF: Me interesan nuestros idiomas, palabras, nombres, etimología e historia del lenguaje. No soy aficionada a la astronomía, aunque, por supuesto, me asombra el universo.

JMF: Explica la razón detrás de tu elección de nombres, la conectividad entre ambas palabras y su significado y resonancia para trinbagoenses —lingüísticos, culturales y otros.

JAF: We are a linguistically and culturally creative and complex people. The names I chose speak to our passion, our joie de vivre and our creativity. They roughly mean “to dance” — dingolay — which we do very well, with so many genres and of so many origins, with dancers having gone to China, to the United States and Canada, and “to sing” — ramajay — which we also do very well, with prize-winning singers from here to Germany to the United States and around the world.

Dingolay is a fascinating word and may have two origins, a possible convergence of Koongo and French, and has found its way into tassa drumming. It’s the name of a tassa hand drawn directly from dholak rhythms. I would call that a true Trinbagonian word.

Ramajay is a particularly beautiful, poetic verb describing the chirping or warbling of a bird. It’s a French word, ramager (same pronunciation except for the ‘r’, as in “ramaˌʒe”, now rare and archaic. We’ve preserved it and catapulted it to the stars.

A Martiniquan colleague wrote about the words, which was very gratifying to me.

JAF: Somos un pueblo lingüística y culturalmente creativo y complejo. Los nombres que elegí hablan de nuestra pasión, nuestra alegría de vivir y nuestra creatividad. Significan más o menos “bailar” –dingolay– que nos va muy bien, con tantos géneros y de tantos orígenes, con bailarines que han ido a China, Estados Unidos y Canadá, y “cantar” –ramajay– que también nos va muy bien, con cantantes galardonados de aquí a Alemania a Estados Unidos y a todo el mundo.

Dingolay es una palabra fascinante y puede tener dos orígenes, una posible convergencia de koongo y francés, y ha encontrado su camino en el tambor de tassa. Es el nombre de una mano de tassa extraída directamente de los ritmos dholak. Yo llamaría a eso una verdadera palabra trinbagónica.

Ramajay es un verbo particularmente hermoso y poético que describe el chirrido o el gorjeo de un pájaro. Es una palabra francesa, ramager (la misma pronunciación excepto la ‘r’, como en “ramaˌʒe”, ya rara y arcaica. La hemos preservado y la hemos catapultado a las estrellas.

Un colega martiniqués escribió sobre las palabras, lo que fue gratificante para mí.

JMF: Aunque no todos estuvieron contentos con los nombres ganadores. Recibiste algunas críticas en línea sobre los nombres, incluidos comentarios que sugerían que eran complacientes con la “cultura del carnaval“, eran étnicamente excluyentes o eran “sexualmente explícitos“. ¿Cómo respondes a los detractores?

JAF: If we knew our history, then we would know where we came from and would have fewer identity issues. Our 10 Amerindian nations were not ignored, as some naysayers felt. Our First Peoples are known to speak Patois, our first island-wide lingua franca. We can learn from the lessons of losing our Amerindian languages, and try to save just one more national heritage language.

A bird’s warbling does not originate in Carnival, and Carnival has all types of dance movements, including dingolaying.

Because Carnival is a festival, dancing and singing must be involved. Any word can undergo semantic change, such as generalisation or specialisation –including amelioration and pejoration — metaphor, and much more. Words can have seasons in their life span, and if users find that a particular word can adapt well to another context, then so be it.

So, chacun à son goût [“to each his own”], basically. I myself am not a lover of Carnival per se, but in any case, no one can deny the beauty and the creative and mesmerising genius of our people, which are second to none.

JAF: Si conociéramos nuestra historia, entonces sabríamos de dónde venimos y tendríamos menos problemas de identidad. Nuestras diez naciones amerindias no fueron ignoradas, como algunos opositores pensaron. Nuestros primeros pueblos son conocidos por hablar patois, nuestra primera lingua franca en toda la isla. Podemos aprender de las lecciones de la pérdida de nuestras lenguas amerindias, y tratar de salvar una lengua más del patrimonio nacional.

El trino de un pájaro no se origina en el carnaval, y el carnaval tiene todo tipo de movimientos de danza, incluido el dingolay.

Como el carnaval es un festival, el baile y el canto deben estar involucrados. Cualquier palabra puede sufrir un cambio semántico, como la generalización o la especialización -incluyendo la mejora y la degradación-, la metáfora y mucho más. Las palabras pueden tener temporadas en su vida, y si los usuarios encuentran que una palabra en particular puede adaptarse bien a otro contexto, que así sea.

Así que, chacun à son goût [“a cada uno lo suyo”], básicamente. Yo mismo no soy un amante del carnaval en sí mismo, pero en cualquier caso, nadie puede negar la belleza y el genio creativo e hipnotizador de nuestro pueblo, que son insuperables.

Busca la segunda parte de esta serie, en la que Ferreira se sumerge profundamente en las raíces y en la fluidez siempre cambiante del lenguaje, cuenta algunos emocionantes proyectos y explora cómo se vinculan la lingüística y la astronomía.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.