Entendiendo la “crisis de despoblación” en Moldavia

Habitantes de Orac, Moldavia, a la espera de un cortejo fúnebre, febrero de 2019. Foto (c): Maxim Edwards. Usada con autorización.

“Oficialmente, cerca de 500 personas viven aquí”, dijo el presidente de la comisión electoral de Orac, un pequeño pueblo ubicado al norte de Moldavia, durante las elecciones parlamentarias en una fría mañana de febrero del 2019. “Sin embargo, aunque el 100 % asistiera a votar, no veríamos a más de 300 personas aquí hoy”.

Media hora más tarde un cortejo fúnebre pasó por el lugar.

Situaciones como esta son comunes en las zonas rurales de Moldavia. Ahora, estos pueblos casi inhabitados son mencionados al describir el país; el 2019, la disminución abrupta de la población en Moldavia incluso llegó a publicarse en la portada del periódico New York Times. El último censo, realizado en 2014, registró una población de 2 998 235 —una baja de un 11 % en comparación con el censo anterior, de 2004. Investigadores locales e internacionales ofrecen pronósticos desalentadores: de acuerdo a las proyecciones de Naciones Unidas de 2018, Moldavia ocupa el tercer lugar en la lista de países cuya población disminuye rápidamente. Demógrafos moldavos como Olga Gagauz están de acuerdo y predicen un 19 % de disminución de la población para el año 2035.

Estos resultados son impulsados en parte por la pobreza endémica y la corrupción, que impulsan a los jóvenes a decidir irse a vivir al extranjero, principalmente a la Unión Europea por su cercanía. Al igual que muchos vecinos en el Este de Europa, los habitantes de mayor edad se ven asolados por la elevada tasa de mortalidad y las malas condiciones de vida, en particular fuera de las grandes ciudades. Las repercusiones políticas y sociales son muchas, y son potencialmente muy serias. Con esta fuga de cerebros prolongada, ¿cómo puede el Estado proveer de personal a sus ministerios, administrar sus escuelas, hospitales y servicios sociales? Si más familias dependen de los envíos de dinero desde el extranjero, ¿qué tan vulnerable se vuelve un país a las crisis en los mercados laborales extranjeros? Y, por último, pero no menos importante, ¿qué le hace la emigración al contrato social y a la confianza del ciudadano en que su Estado le puede ofrecer un futuro mejor?

Durante una visita reciente a la capital de Moldavia, Chisinau, conversé con Petru Negură, sociólogo y profesor en la Universidad Internacional de Moldavia, sobre las consecuencias de la crisis demográfica del país.

Maxim Edwards: ¿Dónde van los moldavos en busca de una vida mejor? ¿Cómo eligen ese destino?

Petru Negură: Depopulation can be stratified in many different ways. There is the migration of poor people from the most rural areas, mostly to Eurasia: Russia, Ukraine, and so on. Those who are a bit better endowed economically and with other forms of capital would rather go to Europe: to France, Spain, and Germany. It's important to note that there is more male emigration to Moscow and other Russian cities, working on construction sites and so on, whereas there are more women than men in Italy and other EU countries, where they perform domestic labour.

I would say that those who opt for this survival strategy are not the poorest: in order to migrate and be capable of meeting the ordinary challenges related to migration, you have to have at least a small amount of money or assistance. Some people can't even afford to emigrate, and don't have a very big social support network such as relatives to can help them.

Petru Negură: La despoblación se puede estratificar de diferentes maneras. Existe la migración de gente pobre de las áreas más rurales, en su mayoría hacia Eurasia: Rusia, Ucrania, etc. Quienes cuentan con una mejor situación económica y otras formas de capital prefieren irse a Europa: a Francia, España y Alemania. Es importante señalar que existe más emigración masculina hacia Moscú y otras ciudades rusas, a trabajar en construcciones y labores similares, mientras que hay más mujeres que hombres en Italia y otros países de la Unión Europea, donde realizan trabajos domésticos.

Diría que quienes optan por esta estrategia de sobrevivencia no son los más pobres: para poder migrar y poder cumplir los desafíos comunes relacionados a la migración se debe contar con al menos una pequeña cantidad de dinero o asistencia. Algunas personas no pueden permitirse emigrar y no cuentan con una red de apoyo social grande, como por ejemplo familiares, que los puedan ayudar.

ME: Estos días, los muy ricos en el mundo pueden obtener fácilmente la doble nacionalidad. Pero en Moldavia, esa opción está disponible para los pobres: hay muchas demandas nacionalistas superpuestas sobre la compleja historia del país. La gente común puede solicitar la doble nacionalidad basándose en su lugar de residencia o etnia. ¿Cómo se entiende esta tendencia?

PN: In a way, some see it as a devaluing of Moldovan nationality. There is a discourse among the educated classes that Moldova is a failed state because so many people are trying to get foreign citizenship. But from a legal point of view, the many Moldovans who have Romanian passports can simply be counted as Romanians who are returning to their home country, rather than leaving Moldova behind. Moreover, most Moldovans who get Romanian citizenship do not target Romania as their destination, but countries further West like Italy, Spain, or Germany.

PN: De cierto modo, algunos lo ven como una devaluación a la nacionalidad moldava. Entre las clases educadas se habla sobre Moldavia como un Estado fallido porque muchos están tratando de obtener nacionalidad extranjera. Pero, desde el punto de vista legal, la gran cantidad de moldavos que tienen pasaporte rumano pueden ser considerados como rumanos que retornan a su país de origen en vez de estar abandonando Moldavia. Además, la mayoría de los moldavos que obtienen nacionalidad rumana no quieren quedarse a vivir en Rumania, sino que se van a países como Italia, España o Alemania.

ME: ¿Cómo le dan sentido los moldavos al decrecimiento demográfico y la emigración masiva? ¿Cómo difiere de las representaciones extranjeras?

PN: I don't want to generalise too much, but Russian-speaking journalists and intellectuals tend to see the high number of Moldovans working in Russia as a reason for why the country should reorient itself towards Moscow. At the same time, pro-Romanian and pro-western intellectuals cite Moldovans’ emigration to western countries as proof that we are looking for our model of development in the West — even though, statistically speaking, more go to Russia than western countries.

For foreign media, depopulated villages are the most revealing image. They in particular are interpreted as a kind of social tragedy and political failure, even though medium-sized towns are depopulating, too. This discourse around emptying villages started a long time ago in Moldova, particularly during perestroika when there were worries about rural areas losing their “authentic” traditional lifestyle. Rural depopulation, after all, started with urbanisation during the Soviet period. And remember that Moldova has one of the highest percentages of rural population in this part of the world: around 55% of Moldovans live on the land. In Romania, one of the most rural countries in the EU, it's 45%. With such a strong urban-rural divide, ongoing urbanisation is understandable. But many people explain it with the collapse of the Soviet Union and death of collective farms, even though successful farms today wouldn't require as many people. In the Soviet era, Moldova was one of the most rural Soviet republics with the most intense urbanisation trend.

PN: No quiero generalizar demasiado, pero periodistas rusos e intelectuales tienden a ver la gran cantidad de moldavos que trabajan en Rusia como una razón por la cual el país debiese reorientarse hacia Moscú. A su vez, intelectuales pro-Rumania y pro-Occidente mencionan la emigración de moldavos a países occidentales como prueba de que buscamos nuestro modelo de desarrollo en el Oeste —a pesar de que, estadísticamente hablando, una mayor cantidad de moldavos van a Rusia que a países occidentales.

Para la prensa extranjera, los pueblos con poca población son la imagen más reveladora. Esto en particular se interpreta como una tragedia social y un fallo político, a pesar de que las ciudades medianas también están disminuyendo su población. Este discurso de pueblos que quedan sin habitantes comenzó hace mucho en Moldavia, en particular durante la perestroika cuando había preocupaciones de que las zonas rurales perdían su estilo de vida tradicional “auténtico”. La despoblación rural, después de todo, comenzó con la urbanización durante el período Soviético. Y recordemos que Moldavia tiene uno de los porcentajes de población rural más alta en esta parte del mundo: un 55 % de los moldavos viven en áreas rurales. En Rumania, uno de los países más rurales dentro de la Unión Europea, es un 45 %. Con una división urbana-rural tan fuerte, la urbanización en curso es comprensible. Pero muchos lo explican con el colapso de la Unión Soviética y el fin de las granjas colectivas, a pesar de que granjas exitosas hoy en día no requerirían de tanto personal. En la era Soviética, Moldavia era una de las repúblicas soviéticas más rurales y con tendencia a la urbanización más intensa.

ME: ¿Cómo impacta este debate público la necesidad de un censo preciso? ¿Existen estadísticas certeras?

PN: The last census, from 2014, is known as the least accurate census in Moldovan history. The results were published three years after the census was conducted, with some quite visible errors. Against this background, many say that the census inflated the number of residents of Moldova. There is a need for a more accurate census, but there are also demographic surveys conducted with big sample groups which do allow us to estimate the number of residents. Those show a clear decline and allow us to make pessimistic predictions.

PN: El último censo, de 2014, se conoce como el censo menos preciso de la historia de Moldavia. Los resultados se publicaron tres años después de la realización del censo, con algunos errores claramente visibles. Ante estos antecedentes, muchos dicen que el censo exageró el número de residentes en Moldavia. Se necesita realizar un censo más exacto, pero también hay encuestas demográficas que se llevan a cabo con grandes grupos de muestra lo que nos permite estimar el número de residentes. Esto nos muestran una clara disminución y nos permite hacer predicciones pesimistas.

ME: Incluso los moldavos que emigran para siempre no parecen ser apáticos respecto a la política de su país. Después de todo, los moldavos en el extranjero representan muchos votantes, e incluso tienen escaños reservados en el Parlamento. ¿Qué piensa el resto de la sociedad sobre esto? ¿Hay resentimiento?

PN: Within the political elite there is resentment. Among the [former ruling] Democratic Party in particular, because they don't have very strong support from the diaspora. The western diaspora, or at least 90% of them, tend to support [ACUM opposition leader] Maia Sandu. In Russia they tended to support [PSRM politician and president Igor] Dodon. So usually when pro-Western intellectuals say that we have to give more rights to our diaspora and see Moldovans overseas as an asset, they usually only mean the western diaspora, not those in Russia and the former Soviet Union.

But yes, in general there is quite a prominent discourse in society which says to emigres: “You fled for a better life and abandoned your country, you don't have the legitimacy to criticise us or present any solutions to our crises. Come back first, then you can solve things.”

PN: Dentro de la élite política hay resentimiento. Entre el [exgobernante] Partido Democrático en particular, porque no cuenta con un gran apoyo de los moldavos en el extranjero. Quienes están en Occidente, o al menos un 90 %, tienden a apoyar a [líder de la oposición ACUM] Maia Sandu. En Rusia, tendían a apoyar a [político del PSRM y presidente Igor] Dodon. Entonces, por lo general, cuando los intelectuales pro-Occidente dicen que debemos darle más derechos a quenes viven fuera y ver a nuestros compatriotas en el resto del mundo como un recurso, se refieren mayormente a quienes viven en Occidente, no a quienes viven en Rusia y en la ex Unión Soviética.

Pero sí, en general existe un discurso bastante destacado en la sociedad que le dice a los emigrados: “Se fueron buscando una vida mejor y abandonaron su país, no tienen la legitimidad para criticarnos o presentar alguna solución a nuestras crisis. Primero vuelvan, después pueden solucionar problemas”.

ME: Al informar sobre las elecciones en Moldavia, escuchaba en muchas ocasiones que el tema de la representación parlamentaria y el número de mesas electorales para quienes viven fuera está muy politizado…

PN: Absolutely. But there is another side of the story, and I must be subjective here: the western diaspora tends to be much more politically and civically active than the Russian. This is also related to the social background of those who go to Russia compared to Moldovans in the West. But even then, Moldovan migrants doing domestic labour in Italy often had a higher education in Moldova — they were teachers or even doctors. So their emigration represents an obvious downwards social mobility as much as it does financial advantages. If you look at the profession people had in Moldova and that which they have abroad, whether in Russia or the EU, the dissonance is quite obvious. It's about status.

PN: Absolutamente. Pero hay otro lado de la historia, y debo ser subjetivo en esto: los que viven en Occidente tienden a ser más politizados y cívicamente activos que los que están en Rusia. Esto también tiene relación con el origen social de quienes van a Rusia comparado con el de quienes van al Oeste. Pero, aun así, emigrantes moldavos que cumplen labores domésticas en Italia recibieron por lo general mayor educación en Moldavia, eran profesores o incluso doctores. Por lo tanto, su emigración representa un empobrecimiento social y también ventajas financieras. Si miras la profesión que las personas tenían en Moldavia y la que tienen ahora en el extranjero, ya sea en Rusia o la Unión Europea, la disonancia es bastante clara. Se trata de la posición.

ME:  En varios estados europeos, se han propuesto “soluciones” conservadoras y de ultraderecha para el declive demográfico. Estas van desde aportes del estado para familias numerosas hasta la prohibición del aborto o los derechos LGBT. ¿Ocurre algo similar en Moldavia?

PN: I think most Moldovans blame the government, rather than any minority groups. And I'd stress that many of them blame the fall of the Soviet Union; they try to explain what's happened here, the poverty which followed the fall of the Soviet Union, with the fact that the union disappeared. They weren't completely wrong, in that a whole system ended and another one arose, or failed to arise. In the 1990s and 2000s, many blamed the nationalist intelligentsia and their demands, given that the collapse happened after the rise of perestroika.

But you're right, here in Moldova as well, there is nevertheless a conservative and ultra-conservative discourse that puts the blame on feminism and LGBT rights for the current demographic crisis, although the main demographic concern should be the emigration of the most active Moldovan people and not the “crisis of the traditional values.”

PN: Creo que la mayoría de moldavos culpa al Gobierno en vez de a un grupo minoritario. Y recalco que muchos culpan la caída de la Unión Soviética; tratan de explicar qué ha ocurrido aquí, la pobreza que siguió luego de la caída de la Unión Soviética, con el hecho de que la unión desapareció. No estaban completamente equivocados, en eso un sistema completo terminó y otro surgió, o no surgió. Durante las décadas de 1990 y 2000, muchos culparon a la inteliguentsia nacionalista y sus demandas, dado que el colapso ocurrió luego del surgimiento de la perestroika.

Pero tienes razón, aquí en Moldavia también existe el discurso conservador y ultraconservador que culpa al feminismo y a los derechos LGBT por la crisis demográfica actual, a pesar de que la preocupación demográfica principal debiese ser la emigración de los moldavos más activos y no la “crisis de los valores tradicionales”.

ME: Por otra parte, la gran cantidad de emigración en Moldavia va acompañada de la baja inmigración. ¿Podría la inmigración ser la solución?

PN: Moldovans, like other eastern Europeans, are quite opposed to that. It has been used in electoral campaigning, for example in 2016 when supporters of Dodon suggested that Maia Sandu would let thousands of Syrian refugees settle the country. I've tried to discuss it with people, inviting them to explore all possible solutions. Even students, who have travelled more than other generations, are quite reluctant to consider it. They don't see it as an option.

Similarly, internal migration to repopulate emptying areas doesn't seem popular. I've spent a lot of time working on homelessness in Moldova, and once asked some homeless people in Chișinău why they didn't move to villages, where there are at least empty houses. And they asked me “what could I find there? I need to make a living, not just find a roof over my head.”

PN: En Moldavia, al igual que en otros países de Europa del Este, se oponen a eso. Se ha utilizado en campañas electorales, por ejemplo, en 2016, cuando los simpatizantes de Dodon sugirieron que Maia Sandu dejaría ingresar a cientos de refugiados de Siria a vivir en el país. He tratado de discutirlo con otros, los he invitado a explorar todas las soluciones posibles. Incluso estudiantes, quienes han viajado más que otras generaciones, son reacios a considerarlo. No lo ven como una opción.

De manera similar, la migración interna para repoblar zonas vacías no parece muy popular. He pasado mucho tiempo trabajando con personas sin hogar en Moldavia, y una vez le pregunté a un grupo en Chisinau por qué no se iban a vivir a los pueblos, donde al menos hay casas vacías. Me preguntaron “¿qué hay ahí para mí? Necesito ganarme la vida, no solo encontrar un techo bajo el cual refugiarme”.

ME: Muchos gobiernos han intentado incentivar a los emigrados a regresar, con relativo éxito. ¿Es la migración de retorno una falsa esperanza?

PN: Yes, but false hope for whom? You often hear stories about people who returned from abroad and weren't able to run a successful business here, because of obstacles in bureaucracy and so on. I studied France and I also had Canadian permanent residence, but I decided to come back. I feel that my vocation is to be here and try and do something. But it hasn't always been easy. I'm soon moving to Germany for a research fellowship, but still strongly feel that one can help his or her country from abroad.

So this is also part of the story: people return but don't find a place for themselves immediately. Or they need to carve out a place for themselves. People here in Moldova are often quite surprised when you come back, that things don't always work out abroad. In short, they don't expect people who leave to ever come back.

PN: Si, ¿pero una falsa esperanza para quién? Generalmente escuchas historias sobre personas que regresan del extranjero y no pudieron lograr un negocio exitoso acá, por obstáculos burocráticos, etc. Yo estudié en Francia y también tuve residencia definitiva en Canadá, pero decidí regresar. Siento que mi vocación es estar acá e intentar hacer algo. Pero no siempre ha sido fácil. Pronto me mudaré a Alemania por una beca de investigación, pero realmente creo que uno puede ayudar a su país desde el extranjero.

Así es que esto también ocurre: la gente vuelve, pero no encuentra su lugar de inmediato. O necesitan forjarse un lugar. Las personas acá en Moldavia generalmente se sorprenden cuando vuelves, que las cosas no siempre funcionan estando en otro país. En resumen, no esperan que la gente que se va alguna vez regrese.

Revisa la cobertura especial de la crisis política de Moldavia en Global Voices

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.