República Democrática del Congo: Brote de ébola cede, pero comienza el de coronavirus

UNICEF otorgó cientos de tanques para lavarse las manos como el que usa el doctor Félix Kabage Numbi, ministro de Salud Pública de la República Democrática del Congo. Fotografía de MONUSCO/Dominique Wolombi a través de Flickr.

Este artículo es del autor invitado Esdras Tsongo, periodista congolés que se encuentra en el este de la República Democrática del Congo. Te invitamos a leer la cobertura especial de Global Voices sobre el impacto global del COVID-19.
La República Democrática del Congo se declaró oficialmente libre de pacientes con ébola. El martes 3 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que se había dado de alta con buena salud al último paciente con esta enfermedad de un centro médico de Beni, provincia de Kivu del norte, en el este del país.

Si bien no es el fin de la epidemia, es una victoria: Beni fue el epicentro del brote de ébola en este país.

No obstante, mientras la República Democrática del Congo anunciaba el fin de la batalla contra el ébola, el país tuvo que enfrentarse el 8 de marzo de 2020 al primer caso de COVID-19, la enfermedad potencialmente mortal causada por un nuevo coronavirus. Finalmente, la OMS confirmó el caso el 10 de marzo.

El primer caso se registró en Kinsasa, la capital del país. El paciente, que había vuelto a la República Democrática del Congo luego de un viaje a Francia, es congolés y tiene 52 años. A su regreso al país, el paciente no mostró síntomas. Sin embargo, fue llevado a una clínica en la comuna de N'Djili, de acuerdo al comunicado que emitió el Ministerio de Salud, en el que además se explicó que el sistema de salud está trabajando para rastrear e identificar a todas las personas que han estado en contacto con el paciente a partir del 8 de marzo de 2020.
Hasta el 22 de marzo y de acuerdo a la OMS, los casos confirmados en el país sumaban 23, entre los que se incluye una muerte.

Ayer, el Instituto Nacional de Investigación Biomédica (INRB, por sus siglas en francés) confirmó cinco nuevos casos. Todos son congoleses. Los equipos de atención ya se están encargando de ellos. Además, ayer se confirmó la primera muerte debido a la COVID-19.

La República Democrática del Congo tomó diversas medidas para controlar la propagación del virus, como la prohibición de grandes congregaciones de personas, la cancelación de clases en colegios y universidades por un periodo de cuatro semanas, así como también el cierre de la frontera con Ruanda. También, el Gobierno procedió a la suspensión de todos los vuelos internacionales de países con un número elevado de casos de COVID-19.

>Mory Keita, coordinador de la OMS que trabaja en regiones afectadas por el ébola, declaró que la consigna es continuar con la vigilancia luego de lograr la contención de cualquier enfermedad infecciosa. Señaló también la importancia de la vacunación para prevenir enfermedades generadas por virus.

En la provincia Kivu del norte, la cifra de muertes por el ébola es mayor a 2000. De los 3400 casos que se presentaron en la región, 1169 fueron curados desde el primero de agosto de 2018.

Nzanzu Carly Kasivita, gobernador de la provincia, debió tomar medidas decisivas para luchar contra el ébola. Kasivita habló con Global Voices y declaró:

As governor, I organized support marches so that the population of North Kivu can adopt the best attitudes to fight against Ebola and I managed to mobilize the population, I am happy to announce that there are now more than 21 days without cases of Ebola virus.

En mi trabajo como gobernador, organicé marchas de apoyo para que la población de la provinciana Kivu del Norte pudiera tomar la mejor postura para luchar contra el ébola y logré movilizar a la población. Me complace anunciar que ya son más de 21 días sin casos.

El 17 de julio de 2019, la OMS declaró al ébola como una emergencia de salud pública internacional, lo que implicó la movilización de más recursos y apoyo para luchar contra este virus en tres provincias de la zona oriental de la República Democrática del Congo: Kivu del Norte, Kivu del Sur y Uturi.

Jean-Jacques Muyembe, secretario técnico de respuesta en este país, declaró en charla telefónica con Global Voices que no ha habido nuevos casos desde el 2 de marzo de 2020, cuando se dio de alta a los últimos pacientes curados del centro de tratamiento contra el ébola.

No obstante y de acuerdo a la OMS, deben pasar 42 días desde la confirmación del último caso para poder declarar la erradicación total del virus. Ese día será el proximo 12 de abril de 2020.

Muyembe declaró que la misma población que luchó contra el ébola podrá luchar contra el coronavirus, valiéndose de las lecciones que dejaron los brotes de ébola.

República Democrática del Congo hace frente al coronavirus

La llegada del coronavirus es una mala noticia para esta región tan golpeada por el brote de ébola. Sin embargo, estas enfermedades infecciosas tienen varias características en común, si bien el ébola era mucho más contagioso que la COVID-19.

Según Muyembe, la mayoría de congoleses están conscientes y preparados para enfrentar a la COVID-19 luego de haber vivido la epidemia de ébola. Los trabajadores de la salud emplearán medidas similares en lo que respecta al rastreo de los posibles contactos que hayan tenido los pacientes y al distanciamiento social y físico al luchar contra el coronavirus.

“La República Democrática del Congo fue el undécimo país afectado por la COVID-19, pero deberemos mantener las mismas medidas de protección que fueron válidas para la lucha contra el ébola en esta fase del nuevo virus”, sostuvo Muyembe en charla con Global Voices.

Muyembe explicó también que el Consejo de Ministros decidió finalmente que cualquier persona proveniente de Francia, Alemania, Italia, Irán, Iraq y China, aún aquellas “sin ningún síntoma de fiebre, tos, resfrío, dolor de cabeza o fatiga intensa serán aisladas en sus hogares y estudiados por el equipo médico por 14 días. Se tomará en cuenta la información presente en las tarjetas de salud de los trabajadores”.

Además, Muyembe agregó que cualquier persona “que presente síntomas [de coronavirus] al llegar, será considerado un caso probable y transferido a un lugar de aislamiento para ser tratado por el Ministerio de Salud”.

Mientras tantos, un grupo de expertos de la OMS planea realizar un estudio llamado “Solidaridad” para probar medicación que ya se utilizó para combatir otros virus y que sigue el modelo del estudio realizado durante brote de ébola de 2018.

El estudio precisará sin duda de miles de pacientes, algo que podría ser complicado de acuerdo a la eficacia para manejar el trabajo en conjunto con la OMS. Sin embargo, los resultados podrían salvar muchas vidas.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.