- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Autoridades separatistas aseguran que no hay casos de coronavirus en Donetsk y Luhansk

Categorías: Europa Central y del Este, Ucrania, Desastres, Gobernabilidad, Guerra y conflicto, Medios ciudadanos, Respuesta humanitaria, Salud, RuNet Echo

Olga Dolgoshapko, ministra de Salud de la autoproclamada República Popular de Donetsk, en conferencia de prensa sobre el estado de la pandemia de coronavirus, 24 de marzo de 2020. Captura de pantalla del video “No hay casos confirmados de contagios por coronavirus, la influenza y el SARS han disminuido [1]” en el canal de YouTube del Ministerio de Información de la República Popular de Donetsk.

Revisa la cobertura especial de Global Voices del impacto global del COVID-19 [2].

Puede que la paz no haya llegado a Ucrania oriental aún, pero tampoco ha llegado el coronavirus.

Al menos eso es lo que afirman las autoridades de facto de la República Popular de Donetsk (RPD), uno de los dos territorios independientes en la Ucrania oriental azotada por la guerra. En una conferencia de prensa el 24 de marzo, Olga Dolgoshapko, ministra de Salud de facto de la República Popular de Donetsk, aseguró [3] que al 26 de marzo no se habían confirmado casos de coronavirus en el territorio. Sin embargo, los medios estatales de facto informan [4] que 71 personas están “bajo observación” en el  hospital [5] y que 247 personas se han autoaislado. El 25 de marzo, Leonid Pasechnik declaró [6] que la República Popular de Luhansk también se encuentra libre de coronavirus. Natalia Pashchenko, ministra de Salud de facto de República Popular de Luhansk, añadió que 60 personas actualmente se encuentran “bajo observación” [7] en el más pequeño de los dos territorios independientes.

Cerca de tres millones de personas viven bajo el control de los dos regímenes separatistas, que declararon su independencia de Ucrania en abril de 2014. La guerra que surgió ha reclamado la vida de más de 3000 civiles; más de un millón y medio han sido desplazados. Hasta este momento, la República Popular de Donetsk y la República Popular de Luhansk están reconocidas internacionalmente como territorio ucraniano; a pesar de que Rusia no reconoce formalmente su autodeclarada independencia, les entrega una amplia ayuda económica, política y militar, además de dirección a los gobiernos separatistas.

Actualmente, la Ucrania controlada por el Gobierno se encuentra bajo un bloqueo, con las fronteras cerradas y 162 casos confirmados de coronavirus [8]. Mientras tanto, la pandemia de coronavirus ha golpeado fuerte a Rusia, con más de 840 casos confirmados [9] y un aumento en los diagnósticos de neumonía. Moscú respondió con el cierre de todas sus fronteras [10] el 17 de marzo, incluso las colindantes con Ucrania oriental. Sin embargo, el 23 de marzo, el mismo día que la República Popular de Donetsk cerró sus pasos fronterizos [11] al territorio controlado por el Gobierno ucraniano, el primer ministro ruso Mikhail Mishustin hizo una excepción a la orden del Kremlin [12]: “a la luz del bloqueo económico de los territorios”, dictaminó, Rusia abriría su frontera a cualquiera con residencia permanente en las regiones de Donetsk o Luhansk, sin importar su nacionalidad. En cualquier caso, las autoridades separatistas no se arriesgan, ni en lo referente a sus benefactores: a partir del 25 de marzo, el Ministerio de Salud de la República Popular de Donetsk ordenó [13] que incluso quienes lleguen de Rusia y la República Popular de Luhansk [14] se autoaíslen por 14 días, presenten síntomas o no.

Hay que repetir que el coronavirus y las restricciones para contenerlo podrían tener consecuencias lamentables para los habitantes de una región que ya es inestable, especialmente para los adultos mayores que hasta ahora podían cruzar la primera línea hacia el territorio controlado por el Gobierno ucraniano para recibir sus pensiones de Kiev, a las que aún tienen derecho.

¿Aquí no pasa nada?

Es difícil recibir mucha información precisa de Donetsk o Luhansk. El periodismo independiente crítico de las autoridades de facto es difícil, y hasta imposible de dirigir. Esto está compuesto por el hecho de que informarse acerca de los territorios separatistas a través de los canales de noticias ucranianos también puede ser poco fiable. Un reciente boletín informativo [15] de CivicMonitoring, un proyecto financiado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania para monitorear las violaciones a los derechos humanos en Ucrania oriental señala lo siguiente:

While the separatists did not confirm any infections with the new virus, both sides used the crisis to spread disinformation about each other. The Donetsk separatists claimed on 11 March [16] that tuberculosis and pneumonia were rampant among Ukrainian servicemen stationed along the Contact Line. And Ukrainian Interior Minister Arsen Avakov said on 13 March that there were 12 cases of infections in Horlivka, the second-biggest city inside the “DNR” – the Donetsk Health “Ministry” denied [17].

Aunque los separatistas no confirmaron infección alguna con el nuevo virus, ambos lados utilizaron la crisis para propagar desinformación sobre el otro. Los separatistas de Donetsk aseguraron el 11 de marzo [16] que la tuberculosis y la neumonía estaban descontroladas entre los militares ucranianos apostados a lo largo de la Línea de Contacto. Y el ministro de, Interior ucraniano, Arsen Avakov, aseguró el 13 de marzo que había 12 casos de infectados en Hórlivka, la segunda mayor ciudad en la República Popular de Donetsk –el “Ministerio” de Salud de Donetsk lo negó [17].

Mientras tanto, los canales de noticias fieles a las autoridades de facto de la República Popular de Donetsk y la República Popular de Luhansk aseguran un grado de normalidad en Donetsk y sus alrededores, o tan normal como puede ser la vida luego de seis años de conflicto armado y aislamiento. Los medios internacionales han hecho observaciones similares:

“Por más de seis años, nos hemos adaptado a vivir en situaciones de crisis”, explica [18] una florista que vive en Donetsk al canal digital alemán OstWest el 20 de marzo. ¿Compras de pánico? No ha visto nada, asegura encogiéndose de hombros.

Hay señales de que las cosas han cambiado desde entonces. El 24 de marzo, un miembro de Tipichny Donetsk, grupo sobre inversiones inmobiliarias de la ciudad ucraniana del este, publicó una foto [19] en la popular red social ruso VKontakte de un cartel en una sucursal del banco First Republic Bank que recomienda a sus clientes entrar a a las instalaciones utilizando mascarillas. “Trabajo en el mercado de materiales de construcción y ya no quedan mascarillas”, respondió un usuario. A pesar de que los medios estatales de facto insisten en que los estantes de los supermercados están llenos [20], las publicaciones más recientes en las redes sociales del mismo grupo que dan fe de los estantes bien provistos en los supermercados de la ciudad se encuentran con respuestas incrédulas de los lugareños: “¿dónde se fue todo el trigo?”, pregunta alguien. “No queda leche por 17 rublos, sólo marcas por 40 rublos o más”, informa otro.

Incluso antes que el territorio cerrara sus fronteras, las autoridades de facto anunciaron medidas de emergencia. Una orden ejecutiva del 14 de marzo [21] emitida por Pushilin exige “mayor preparación”, solicita que el personal médico se presente en los cruces fronterizos para tomar la temperatura a todos los viajeros y exige que quienes regresen de países afectados se autoaíslen por 14 días.

A pesar de que estas medidas no equivalen a un bloqueo ni a una cuarentena total, sí fomentan el distanciamiento social. Desde el 19 de marzo, se ordenó a los colegios y jardines que realizaran “aprendizaje a distancia” [22]. De acuerdo al videobloguero de Donetsk, Ivan Likhachev, a partir del 21 de marzo [23] los cines y teatros de la ciudad se cerraron, aunque el transporte público continuó su servicio. Como corresponde, el decreto de Pushilin también prohibió a las instituciones estatales, como el Ministerio de Deporte y el Ministerio de Cultura, realizar actividades públicas con más de mil participantes hasta al menos el 10 de abril.

Sin embargo, los funcionarios del Gobierno, incluso el propio Pushilin, parecen estar asistiendo a reuniones como de costumbre:

En la víspera de sus vacaciones profesionales, los líderes de las instituciones culturales de la República Popular de Donetsk discutieron los logros y problemas del desarrollo de la industria, incluida la necesidad de brindar apoyo estatal en este difícil período.

Independientemente de la pandemia, Pushilin ha destacado su determinación [27] para realizar un gran desfile por el Día de la Victoria el 9 de mayo, al que se prevé que asistan miles de personas para conmemorar la derrota de la Alemania Nazi en manos de la Unión Soviética. El desfile de este año tiene un significado especial: en diciembre Pushilin declaró que 2020 [28] sería “el año de la gran victoria”.

El líder separatista ha instruido a su equipo [29] para que considere “medios alternativos” para realizar el desfile si la situación se deteriora. Sin embargo, en grupos de VK, los lugareños de Donetsk calificaron de irresponsable su determinación para realizar eñ desfile.

Una prueba

Las redes sociales sin duda indican que los usuarios digitales en la República Popular de Donetsk y la República Popular de Luhansk están conscientes del peligro del virus. El Ministerio de Salud de facto de la República Popular de Donetsk abrió una línea telefónica [30] para los ciudadanos. Pero tampoco es difícil encontrar quejas de cómo las autoridades de facto han manejado la crisis y de su nivel de preparación. Así como los canales de comunicación situados en los territorios independientes sugieren que los sistemas de salud locales están bien preparados [6], los medios ucranianos como la revista digital Apostroph informan [31] que las salas de los hospitales en Donetsk y Luhansk ahora tienen pacientes con neumonía y dificultad respiratoria extrema. El 18 de marzo, el defensor del pueblo por los derechos humanos de Ucrania escribió en Facebook [32] que la semana anterior, más de 600 lugareños en los territorios independientes se han contactado con las autoridades quejándose por síntomas de resfrío.

Las autoridades de facto de salud en la República Popular de Donetsk no han confirmado ni negado estas afirmaciones, aunque el 16 de marzo, la ministra Dolgoshapko afirmó de forma inesperada que más de 40 personas han muerto a causa de la gripe porcina [33] desde principios de año.

Lo que se puede decir es que ambos territorios independientes dependen en gran medida de la asistencia de Rusia para contener la pandemia de coronavirus. La revista ucraniana Focus cita una entrevista con un médico de Donetsk, que asegura [34] que Donetsk tiene solo 20 ventiladores para utilizar. La capacidad para producir mascarillas y desinfectante en masa localmente, como los medios de comunicación separatistas aseguran [35], puede no ser suficiente. Esta podría ser la razón de que, como afirman [36] varios medios ucranianos, un grupo de 40 médicos especialistas de Rusia inspeccionó instalaciones en los territorios independientes a mediados de marzo para evaluar si están listos para enfrentar la pandemia. De acuerdo a los mismos medios ucranianos, una caravana de suministros está en camino y completará su entrega el 1 de abril. No se puede encontrar referencia alguna a esa caravana en sitios web rusos.

El mayor misterio es tal vez el más obvio: ¿cómo pueden los médicos locales de hacer exámenes para detectar el virus?

En su actualización más reciente acerca de la situación médica, la ministra Dolgoshapko sugirió que ya se ha examinado a varios pacientes hospitalizados por coronavirus, de lo que se deduce que hay sistemas de prueba disponibles en la República Popular de Donetsk.

Las autoridades ucranianas parecen escépticas; en la misma publicación de Facebook, Liudmyla Denisova, comisionada del Parlamento ucraniano para los Derechos Humanos, también manifestó que de lo que sabe el Gobierno ucraniano, ningún territorio tiene sistemas de prueba para distinguir estos síntomas del coronavirus. De esta manera, el origen de estos sistemas de prueba supuestamente utilizados por los médicos locales ha sido por mucho la mayor causa de especulación en los medios ucranianos. Novosti Donbassa, sitio ucraniano de noticias independiente de periodistas que se escaparon de la región después del 2014, asegura [37] que la República Popular de Donetsk en realidad no tiene las instalaciones para analizar las muestras que toman y cita a un funcionario superior de Salud de facto.

Si las autoridades separatistas en Ucrania oriental recibieron pruebas de coronavirus, probablemente los recibieron de Rusia. Como informa [38] RBC, el 12 de marzo el Gobierno ruso envió 800 pruebas “Vector” cada uno a varios Estados postsoviéticos junto a Mongolia e Irán. Los periodistas de Novosti Donbassa señalaron que los medios que se encuentran bajo el control separatista no estaban dispuestos a discutir el tema:

Заметили, что телеканалы «ДНР» и другие СМИ стараются не афишировать, что имеющиеся тест-системы были получены из России. В сюжетах каналов из донецкой лаборатории об этом упоминалось только на одном канале, остальные — вырезали. Количество тест-систем вообще никто не называет.

— Дежурный по Донбассу, Telegram, March 26, 2020  [39]

Hemos notado que los canales de televisión de la “RPD” y otros medios de comunicación tratan de no divulgar que los sistemas de prueba en posesión [de las autoridades] se recibieron de Rusia. Sólo un canal mencionó esto en su despacho desde laboratorios en Donetsk, mientras que otros lo cortaron. Nadie ha mencionado el número de los sistemas de prueba, para nada.

Habiéndose separado del resto de Ucrania, pareciera ser que los gobernantes de la República Popular de Donetsk y la República Popular de Luhansk van a tener que depender de la ayuda de Rusia para que combatan la pandemia por ellos. Quien quiera que tenga esa tarea, solo se puede esperar que tenga algo de éxito —porque una de las pocas esperanzas que une a las divisiones políticas es el hecho de que el Donbás no necesita más muertes civiles.

Como un usuario de VK señaló:

Да в любом случае он у нас будет, это нужно понимать. Поэтому надо готовить тест-системы, койки, аппараты ИВЛ и набирать дополнительный мед. персонал. А просто надеяться на то, что нас обойдёт стороной – слишком наивно.

Mira, en cualquier caso va a llegar a nosotros, eso se debe entender. Por eso se debe encontrar sistemas de prueba, camas, ventiladores y personal médico adicional. Es muy ingenuo pensar que nos pasará de largo.