¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Enfermeras de Papúa Nueva Guinea hacen huelga por falta de protección contra COVID-19

Sala de tratamiento en la clínica de salud Susa Mama, Hospital General de Port Moresby, Papúa Nueva Guinea. Foto tomada por Ness Kerton para AusAID. Fuente: página de Flickrdel Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio, Australia, Reconocimiento 2.0 Genérico (CC BY 2.0).

Consulte la cobertura especial de Global Voices sobre el impacto global del COVID-19.

La Asociación de Enfermeras de Papúa Nueva Guinea (PNG) organizó un plantón de protesta el 26 de marzo de 2020 para protestar por la falta de medidas y equipos para protegerlos contra la COVID-19.

El Gobierno de PNG impuso un bloqueo de dos semanas el 23 de marzo para contener la propagación del nuevo coronavirus, el virus que causa la enfermedad potencialmente mortal de la COVID-19. Al 28 de marzo, PNG solo ha tenido un caso positivo de COVID-19, pero las autoridades han identificado a 3000 “personas de interés”, de las cuales se está dando seguimiento activamente a 2230. PNG tiene una población de casi nueve millones.

El 6 de marzo, la Asociación de Enfermeras de PNG planteó la preocupación de que la mayoría de hospitales no tienen unidades de aislamiento para el tratamiento de pacientes con COVID-19 y lamentó las medidas inadecuadas de salud pública destinadas a controlar la propagación de la enfermedad.

Después del anuncio del bloqueo, la Asociación de Enfermeras de PNG reiteró su preocupación por la falta de capacitación y mecanismos adecuados a nivel comunitario para tratar la enfermedad.

El grupo solicitó al Gobierno que proporcione a las enfermeras equipos de protección personal (EPP), subsidios de riesgo y de viaje, raciones de alimentos y seguros.

Después del colapso de las negociaciones, el grupo convocó una huelga en el Hospital General de Port Moresby, la Autoridad de Salud del Distrito Capital Nacional y el Hospital Psiquiátrico Público de Laloki, en las afueras de la ciudad capital de Port Moresby.

Durante una conferencia de prensa, el grupo explicó su decisión:

Staff safety is paramount and those in authority must put themselves into our shoes and understand exactly why we are doing this.

La seguridad del personal es primordial y las personas con autoridad deben ponerse en nuestro lugar y entender exactamente por qué estamos haciendo esto.

Gibson Siune, secretario general del grupo, destacó las demandas de las enfermeras:

Our human resource is at risk and as professionals, we are conducting a sit-in protest so that the health authority and government face us and negotiate in a professional manner.

We want more than lip-service from the authorities that our services are valued and personal protection is guaranteed before we go back to work.

Nuestro recurso humano está en riesgo y, como profesionales, estamos llevando a cabo una protesta para que la autoridad sanitaria y el Gobierno nos enfrenten y negocien de manera profesional.

Queremos que las autoridades expresen que nuestros servicios son valorados y que la protección personal está garantizada antes de volver a trabajar

Nuestro mayor hospital en PNG tiene a sus enfermeras en protesta porque no tienen directivas adecuadas y claras, faltan máscaras faciales, batas, gafas, etc., unidad de aislamiento, la lista continúa. Bien … entonces, ¿a dónde irá la gente si perdemos a nuestras enfermeras?.

PNG, una nación de liderazgo reactivo.
Proactividad es algo de lo que nunca han oído hablar. 🤦‍♂️🤦‍♂️🤦‍♂️🤦‍♂️.
Si bien PMJM dice que estamos listos para combatir el virus, las enfermeras y los médicos no tienen EPP y la mayoría de los trabajadores de la salud no saben en absoluto qué es el virus.

El “PMJM” a que se refiere el tuit es el primer ministro James Marape.

El periódico Post-Courier publicó un editorial en el que insta a las autoridades de Salud a implementar las reformas necesarias:

The threat by PNG Nurses Association to pull out its 4,000 nurses during this global pandemic is frightening and must be addressed immediately.

This is an emergency and the government has elevated the status from Health to that of a security issue. Use your authority as the principal Health advisor and demand that these funds [are used] and training be carried out immediately.

La amenaza de la Asociación de Enfermeras de PNG de retirar a sus 4000 enfermeras durante esta pandemia mundial es aterradora y debe abordarse de inmediato.

Esta es una emergencia y el Gobierno ha elevado el estado de Salud a un problema de seguridad. Use su autoridad como el principal asesor de salud y exija que estos fondos [se usen] y que la capacitación se realice de inmediato.

El Departamento de Trabajo y Relaciones Laborales declaró la huelga como legal. Mientras tanto, el Gobierno de PNG aseguró a las enfermeras que se implementarán medidas de protección en todo el país.

La huelga refleja la ansiedad del público sobre la preparación del Gobierno para manejar la pandemia de COVID-19. Además de tener que abordar el impacto social y económico del bloqueo de dos semanas, el sistema de salud del país está cargado de dificultades financieras.

El periodista Scott Waide reflexiona sobre la ironía de practicar el “distanciamiento social” en un país donde existe una alta desigualdad:

Why didn’t we invest in the health system and build it up for our people? Maybe, just maybe, one day we might need to use it. That day has come.

Here is another piece of irony for you. The safest places in PNG right now are the villages where up to 70 percent of health facilities are closed because of lack of funding and lack of medicines.

Hundreds of villagers have been in ‘self-isolation’ for decades. They don’t have to maintain ‘social distancing.’

¿Por qué no invertimos en el sistema de salud y lo desarrollamos para nuestra gente? Tal vez, solo tal vez, algún día necesitemos usarlo. Ese día ha llegado.

Aquí hay otra ironía para ti. Los lugares más seguros en PNG en este momento son las aldeas donde hasta el 70 % de los centros de salud están cerrados debido a la falta de fondos y la falta de medicamentos.

Cientos de aldeanos han estado en “autoaislamiento” durante décadas. No tienen que mantener el “distanciamiento social”.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.