Casos de coronavirus se cuadriplican en Japón, gobierno de Abe responde

sazae-san mask

“Una mascarilla por hogar”. La imagen, difundida masivamente en las redes sociales, es una parodia del show de television ‘Sazae-san’, donde varias generaciones de una familia viven bajo el mismo techo.

Luego de que Japón aparentemente logró contener la COVID-19 en febrero y a comienzos de marzo, aumenta la preocupación de que el país se esté encaminando a una nueva explosión de contagios. Las medidas anunciadas a fines de marzo y principios de abril por el gobierno del primer ministro Shinzo Abe para combatir la crisis venidera han dado lugar a confusión, burlas y memes virales.

El 1 de abril, diez días después de que los casos de COVID-19 confirmados en Japón se cuadruplicaran, el Gobierno se comprometió a distribuir mascarillas a 50 millones de familias. A pesar de eso, la ciudadanía no respondió de forma positiva al plan cuando se hizo evidente que, de acuerdo al programa, solo se entregarían dos mascarillas por familia, y no solucionaría el faltante permanente de mascarillas en el país.

Además de la famosa versión japonesa del meme “Downfall” que critica la respuesta del gobierno de Abe frente a la COVID-10, varias personas usaron Twitter para publicar parodias del plan de distribución de mascarillas.

Mediante el uso de la etiqueta #Abenomask [Abe no da mascarillas], parodia en sí misma de la principal política económica Abenomics [algo así como “abenomía], las pubilcaciones en Twitter incorporaron imágenes de reconocidas películas de animé, shows de televisión y videojuegos tales como “Susurros del corazón”, “El viaje de Chihiro”, “Pokemon” y “Sazae-san”.

“Una mascarilla por hogar”. El universo de Twitter pudo improvisar una respuesta rápida. Es increíble que exista una perspectiva tan divertida y fantástica en momentos como este.

[Imagénes en sentido horario de arriba hacia abajo]: El viaje de Chihiro, Dugtrio –especie de Pókemon que aparece de a tres–, Sazae-san, Suspiros del corazón.

Una de las imágenes difundida masivamente en las redes sociales (ver imagen principal arriba), es parodia del famoso programa de televisión “Sazae-san”, en el que varias generaciones de una misma familia que viven bajo el mismo techo tienen que compartir dos mascarillas.

Al 3 de abril, el gobierno de Abe había anunciado un único pago en efectivo de 300 000 yenes (3000 dólares) a las familias que vieron sus ingresos afectados por la COVID-19.

Éxito temprano

Excepto por grupos con COVID-19 en Osaka, Wakayama y sectores de Hokkaido, parecía que Japón había logrado contener al coronavirus entre febrero y marzo, debido al enfoque activo en la identificación de grupos y el rastreo de contactos desde enero. Sin embargo, al igual que en otras partes del mundo, en Japón están preocupados de que algunas muertes por COVID-19 no aparezcan en las estadísticas oficiales del país sobre la pandemia.

A medida que la enfermedad se propaga por el mundo, el gobierno de Abe recibe críticas por centrarse principalmente en que los Juegos Olímpicos 2020 siguieran como estaba programado. No obstante, el 22 de marzo el Comité Olímpico Japonés y el Comité Olímplico Internacional anunciaron que los Juegos serían pospuestos hasta 2021.

El 23 de marzo, Japón informó un aumento importante de contagiados con coronavirus, lo que llevó al endurecimiento de las medidas de distanciamiento social, como el cierre de negocios que no son de primera necesidad y el permiso a empleados a trabajar desde casa en caso de ser posible.

Muerte de comediante querido obliga a Japón a tomar en serio al coronavirus

Mientras que varios japoneses comenzaron a implementar el distanciamiento social y a quedarse en casa en el mes de marzo, la muerte del querido (y machista) comediante y animador Shimura Ken, a causa del coronavirus el 29 de marzo, hizo que los japoneses comprendieran la realidad de la pandemia en el país.

Esto es gracioso.

El lunes 30 de marzo, el gobernador de Tokio, Koike Yuriko, “exigió” a los tokiotas la implementación del distanciamiento social, cuando en realidad no existe ninguna legislación real para hacer cumplir tal medida. Hasta ahora, el Gobierno Nacional de Japón ha evitado implementar la nueva Ley de Medidas Extraordinarias, que podría ayudar a incentivar, o hasta exigir, distanciamiento social. Es similar a las disposiciones de estado de emergencia en otros países.

Debido a la Constitución vigente, que protege ampliamente las libertades individuales, las facultades del Gobierno japonés son limitadas en cuanto a obligar a negocios a cerrar y a ciudadanos a quedarse en casa. Este es un hilo viral de Twitter del intérprete japonés-inglés, Derek Wessman, que ha trabajado como asistente en la Dieta, el parlamento de Japón:

No lo llamo “confinamiento”.

La palabra más usada en japonés para referirse al confinamiento es 封鎖; que no está incluida en la Ley de Medidas Extraordinarias.

El “confinamiento” no es una de las medidas que el Gobierno de Japón puede imponer legalmente.

Solo puede exigir que las instituciones y entidades cierren en virtud de condiciones de emergencia estrictas .

Líderes políticos de las regiones también han enviado mensajes contradictorios o confusos sobre la amenaza que representa la COVID-19 para el país. El gobernador de Ishikawa invitó a turistas provenientes de Tokio y de otras partes del país a disfrutar el “aire fresco” de la prefectura, mientras que el gobernador de Aichi, importante prefectura para la economía, sugirió que contagiar el virus entre la población puede ser beneficioso.

El gobernador de Aichi explica amablemente en televisión que “uno se recupera del coronavirus, como de la gripe, cuando la contagia a alguien otra persona”.

Gobernador Aichi / Omura “Es una enfermedad infecciosa que se cura”

Japón adopta un enfoque “de país cerrado”

Tal como sucedió en otros países desde el inicio de la crisis de la COVID-19, minorias visibles han denunciado haber sido discriminados. Por ejemplo, la atención de los medios se ha centrado en un grupo de casos de coronavirus al noreste, en la ciudad de Sendai, desatado supuestamente por una reunión de un grupo de profesores extranjeros en un bar.

De todos modos, algunos días antes, se incentivó a que 52 000 personas se juntaran en la misma ciudad para observar el Relevo de la Antorcha Olímpica, a pesar de la creciente preocupación sobre la amenaza del coronavirus.

A medida que aumentaba la gravedad de amenaza a la salud, se empezó a culpar a residentes extranjeros y otras minorías visibles por el coronavirus.

El hecho de que “el 30 % son extranjeros” está infectado con el nuevo coronavirus. El Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar “No cuenta la nacionalidad”.
————–
En las redes sociales japonesas están dando vuelta rumores absurdos de que “el 30 % de casos de COVID-19 son de extranjeros en Japón”. El Ministerio de Salud niega esto e informa que no se lleva registro de la nacionalidad de los casos, y que la nacionalidad no era primordial.

Sentimientos xenófobos se hicieron presentes cuando un legislador japonés manifestó que únicamente residentes japoneses deberían ser idóneos para los programas que brinda el Gobierno con el objeto de llevar la calma a los desempleados.

Como ya ha sucedido en otros países del mundo, el 1 de abril Japón no permitió el ingreso de ciudadanos de al menos 49 países. Aparentemente, la medida restringiría el ingreso de extranjeros residentes en Japón que habían viajado al exterior, a menos que regresaran a casa lo más rápido posible. Los extranjeros que residen en el país se mostraron confundidos y ansiosos sobre su situación hasta que autoridades de Migraciones anunciaron que extenderían por tres meses la renovación de las visas.

Mientras tanto, la situación de incertidumbre en Japón ha llevado a que Estados Unidos y otros países ordenen a sus ciudadanos volver a casa.

“While we have confidence in Japan’s health care system today, we believe a significant increase in COVID-19 cases makes it difficult to predict how the system will be functioning in the coming weeks.” https://t.co/NNnrASWyP7

— Jesse Johnson (@jljzen) April 3, 2020

Alerta de Sañud – Embajada de Estados Unidos en Tokio (3 de abril de 2020)
Japón está pasand por un significativo aumento de casos de COVID-19
.
——–
Confiamos en el sistema sanitario de Japón hoy, pero al mismo tiempo creemos que el aumento de casos de COVID-19 haría difícil predecir cómo va a funcionar el sistema en las próximas semanas.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.