“Restricciones de exportación” impiden que respiradores de Estados Unidos lleguen a Barbados — pero los ciudadanos cuestionan las tácticas

máscaras COVID-19 ; imagen de Prachatai en Flickr; (CC BY-NC-ND 2.0).

Revisa la cobertura especial de Global Voices del impacto global de COVID-19

En medio de la pandemia de COVID-19, las naciones se enfrentan a la creciente necesidad de acceder a suministros médicos esenciales como equipamientos de prueba, equipos de protección personal y respiradores –muchos de los cuales deben ser importados.

La prisa por asegurar los recursos ha provocado medidas de Gobiernos poderosos como el de Estados Unidos, cuyas recientes restricciones en relación con ese equipo suscitaron polémica.

En una conferencia de prensa del 5 de abril, elmMinistro de Salud y Bienestar de Barbados, teniente coronel Jeffrey Bostic, dijo (33′ en la línea de tiempo) que 20 respiradores destinados a Barbados habían sido “confiscados por Estados Unidos”.

No dio mayores detalles.

Inicialmente hubo cierta confusión sobre si esos ventiladores eran los que había donado la estrella del pop barbadense Rihanna, pero luego se confirmó que eran de un lote distinto.

Pese al contratiempo, el ministro Bostic sostuvo que Barbados tenía bastantes respiradores para satisfacer la demanda actual de la isla (sin contar los más de 150 asegurados de varias otras fuentes)- y que el Gobierno tenía un “cheque abierto” para la compra de suministros críticos.

Al 9 de abril, la isla contaba con 48 respiradores disponibles; al 5 de abril, sólo tres de los 56 pacientes de COVID-19 del país necesitaban usarlos.

Pese a esto, la medida de obstaculizar la exportación de los ventiladores no le sentó bien a los internautas caribeños:

Respiradores destinados a Barbados confiscados por Estados Unudos — Barbados Today

Más barbarie de Estados Unidos.

Repugnante. Respiradores. Barbados

Ley de Producción de Defensa de Estados Unidos

Si bien ha habido actos de filantropía durante la pandemia de COVID-19 (China, por ejemplo, donó miles de equipos de prueba a Trinidad y Tobago), esos gestos humanitarios se ven contrarrestados por los que algunos interpretan como actos de egoísmo.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, por ejemplo, amenazó con tomar represalias después de que el 2 de abril, presuntamente, la administración de Trump ordenara a la compañía 3M, productora de equipos de salud, que detuviera su exportación de máscaras protectora a Canadá y América Latina.

El Gobierno de Estados Unidos pudo hacerlo por causa de la Ley de Producción de Defensa que –además de permitir al Departamento de Seguridad Nacional y a la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias asegurar cualquier suministro médico que considere necesario– también puede obligar a los fabricantes del sector privado a dar prioridad al Gobierno en el cumplimiento de los pedidos.

Sin embargo, la compañía 3M se negó, afirmó que esto frenaría las exportaciones y conseguiría el efecto contrario con consecuencias humanitarias de gran alcance.

Otros países también expresaron preocupaciones sobre la estrategia de Estados Unidos en relación con los suministros de COVID-19.

Incluso los hospitales estadounidenses han informado que los agentes federales han estado “confiscando pedidos”, y el personal médico se ha quejado de la falta de transparencia que rodea al proceso.

El Gobierno de Estados Unidos, sin embargo, dice que está empleando un enfoque basado en datos para determinar dónde deben ir los suministros.

¿Era “confiscar” la palabra correcta?

Poco después, el ministro de Salud de Barbados sugirió en conferencia de prensa que “confiscar” podría no ser la palabra correcta”. Explicó: “Tiene que ver con las restricciones a la exportación de algunos artículos”.

Para aclarar lo que implican estas restricciones, Global Voices se puso en contacto con el Servicio de Información del Gobierno de Barbados, que remitió nuestras preguntas a un representante del ministro; a la publicación de este artículo todavía no había contestado.

El Gobierno de Barbados no anunció cómo piensa contestar pero las discusiones entre el Ministerio de Asuntos Exteriores de Barbos y la Embajada de Estados Unidos parecen seguir su curso.

Sin embargo, el 9 de abril, el periódico Barbados Today informó que el funcionario de asuntos exteriores de la embajada estadounidense, Larry Socha, dijo que su oficina no había “recibido ninguna actualización en relación al supuesto incidente por parte del Gobierno de Barbados”.

La embajada dice que está esperando esos detalles para seguir trabajando con el país en la lucha contra la COVID-19.

¿Una oportunidad para la innovación en el Caribe?

El incidente no impidió a que las personas etiquetaran las tácticas de Estados Unidos como piratería moderna:

Dicho sin rodeos, esto es pura piratería. ¡el tiempo del salvaje oeste ha vuelto! Coronavirus. COVID-19. Barbados. Estados Unidos confisca respiradores destinados a Barbados.

Socha, portavoz de la embajada estadounidese también se refirió a este “desafortunado” aspecto de la historia, y sugirió que “algunas personas y organizaciones los están propagando para dividir a la comunidad internacional”.

There is nothing more important right now than the international community coming together and those individuals and organisations that are promoting a narrative of division are doing the citizens of their own countries and other countries a disservice.

No hay nada más importante en este momento que la comunidad internacional siga unida y esas personas y organizaciones que están promocionado una narrativa de división está perjudicando a los ciudadanos de nuestros propios países y de los otros.

Sin embargo, en Facebook, el usuario David Coulthrust vio una oportunidad para el Caribe:

Can a very brilliant engineer in Barbados make ventilators? I suggest we act now. Can the UWI [The University of the West Indies] accept this challenge?

En Barbados, ¿puede un ingeniero muy inteligente hacer respiradores? Sugiero que actuemos ahora. ¿La UWI [Universidad de las Indias Occidentales] puede aceptar este desafío ?

Un movimiento así no carecería de precedentes, como tuvo la precaución de recordar un usuario de Twitter:

En este tiempo de gran necesidad de respiradores, tomémonos un momento para reflexionar sobre los primeros aparatos de los que fue pionero Henry Edmund Gaskin Boyle, hijo de la tierra de Barbados. 🇧🇧 Coronavirus. COVID-19.

Según se informa, un científico jamaicano, por ejemplo, está esperando a que aprueben la patente para un medicamento a base de marihuana para ayudar en el tratamiento de los síntomas de COVID-19.

Sin embargo, en tiempos desesperados, muchos Gobiernos regionales están seguramente esperando que la lección de la COVID-19 no sea que “la fuerza es lo correcto”:

El ministro de Salud de Barbados acaba de señalar en su conferencia de prensa que los respiradores destinados a la isla están “pagados pero confiscados por Estados Unidos”. Es cada país por sui cuenta y los más pequeños serán los mayores perdedores.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.