Violenta represión policial contra manifestación de trabajadores de salud en Baluchistán, Pakistán

Image by fernando zhiminaicela from Pixabay. Used under a Pixabay License.

Imagen de Fernando Zhiminaicela, obtenida de Pixabay bajo licencia Pixabay.

Ver la cobertura especial de Global Voices sobre el impacto global de la COVID-19.

El 6 de abril de 2020, trabajadores de la salud protagonizaron una protesta en Quetta, capital de la provincia de Baluchistán, para exigir más equipamiento de protección personal (EPP). La Policía respondió con bastonazos contra los manifestantes y detuvieron a cerca de 150 manifestantes.

En Pakistán hay más de 4000 pacientes de coronavirus, y los profesionales de la salud están trabajando con los limitados recursos que tienen a su disposición. Mientras los médicos que trabajan directamente con los pacientes infectados de coronavirus reciben EPP, el personal médico que atiende a pacientes con otras enfermedades denuncian que se les obliga a trabajar sin protección suficiente. Al 10 de abril, había 18 médicos contagiados en la provincia mientras cumplían sus labores.

El mundo entero saluda a los médicos por su aporte y lucha contra el coronavirus. En Quetta, Pakistán, son torturados, arrestados y humillados solo por pedir implementos de protección.

Durante una pandemia devastadora, solo Pakistán puede ser el país que encarcela a médicos por exigir equipamiento de protección para su seguridad.

El periodista Aroosa Shaukat tuiteó:

Qué lamentable muestra del manejo en Baluchistán en este momento. Médicos arrestados por protestar porque el Gobierno no les provee de EPP para tratar a pacientes de COVID-19. Imágenes muy tristes llegan desde Quetta.

En respuesta a las detenciones, la Asociación de Médicos Jóvenes de Baluchistán anunció una huelga de los pabellones de cuidados no críticos en la provincia. Debido a las presiones, los médicos arrestados fueron liberados en la tarde del lunes 6 de abril, y solo se retiraron de la estación policial cuando los agentes les garantizaron que se les proporcionaría EPP. El 7 de abril, los médicos dieron por terminada la huelga luego de que el Gobierno provincial aceptó entregar PPE y extender los contratos de 533 doctores.

El doctor Zafar Mirza, asistente especial para la salud del primer ministro, condenó el trato a los médicos y aseguró a la población que la protección del personal médico era la principal prioridad del Gobierno.

Como parte de los esfuerzos del Gobierno pakistaní para proporcionar suministros y equipamiento, China acordó ofrecer apoyo de emergencia a Sindh, Gilgit-Baltistan e Islamabad. El Gobierno japonés también ha ofrecido su apoyo en suministros sanitarios.

La Autoridad Nacional para el Manejo de Desastres de Pakistán (ANMD) ha continuado con el abastecimiento médico de EPP y exámenes de detección, algunos de los cuales ya han llegado desde China. El 7 de abril, el Ejército pakistaní también despachó suministros médicos de emergencia a Baluchistán para su distribución directa en los establecimientos de salud.

Suministros médicos de emergencia incluyendo EPP están en despacho hacia Quetta bajo órdenes del jefe del Estado Mayor para ayudar al personal médico a luchar de manera efectiva contra la COVID-19 en Baluchistán. “Doctores y paramédicos son la primera línea en esta guerra…”.

El personal médico es la primera línea de la lucha contra la COVID-19, lo que los pone en considerable riesgo de contagio. De igual modo ocurre en el resto del país y, hasta el momento, dos médicos han fallecido en Pakistán. Global Voices conversó con el doctor Nauman, anestesiólogo del Hospital Central de Distrito en la ciudad de Dera Ghazi Khan, tras haber sido infectado con el virus:

We have been working with insufficient kits, inappropriate quarantine facilities, and the kits are not up to WHO standards. There are about fourteen staff members including doctors, effected by the virus. The Government was responding to our needs, however, in the last two days there seems to be some communication gap between the hospital and Government officials.

Hemos estado trabajando con implementos insuficientes, instalaciones de cuarentena inadecuadas y los equipos no cumplen con las normas de la OMS. Alrededor de 14 miembros del personal, incluidos médicos, han sido afectados por el virus. El Gobierno ha respondido a nuestras necesidades, pero en los últimos dos días parece haber habido una brecha de comunicación entre el hospital y funcionarios gubernamentales.

Las redes sociales se han inundado de homenajes a los médicos y trabajadores de la salud del país. Sin embargo, muchos señalan que, más que homenajes, lo que necesitan es implementos de protección e infraestructura adecuada para combatir el virus.

Hijos del ministro juegan con equipamiento de emergencia mientras médicos y enfermeros trabajan sin implementos.
Un Pakistán, no dos…
😡😡

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.