En Colombia, los movimientos solidarios se multiplican en tiempos de COVID-19

 

Niños que recibieron abastecimiento por un grupo voluntario del Colegio Diego Echavarría Misas del Barrio Florencia. Photo tomada por la autora, Lully Posada

Tras la llegada de la pandemia Covid-19 a Colombia y del decreto nacional de confinamiento que se tiene previsto hasta el 26 de abril, Colombianos se unen en movimientos solidarios para los más vulnerables de la sociedad. A la hora de escribir, Colombia tiene 3977 casos confirmados del virus, 804 curados y 189 fallecidos.

Según algunos parámetros, Colombia es uno de los 10 países con mayor desigualdad en el mundo, con casi la mitad de la población que depende del trabajo informal. Otras familias están sin hogar o desempleados. También hay 1.4 millones de inmigrantes de Venezuela afectados por las medidas tomadas para frenar la propagación del virus. Para apoyar a estos grupos, ciudadanos, entidades privadas, y dirigentes del gobierno en varios municipios han organizado iniciativas solidarias.

Los ciudadanos que tienen ingresos económicos hacen campañas y recolectas para abastecer de mercados a los más necesitados de sus entornos. En el vídeo siguiente, se ve el grupo solidario de la Institución Educativa Diego Echavarria Misas, conformado por profesores alumnos activos y egresados, y padres de familia, que entre todos hacen donaciones y gestionan las entregas a miembros de comunidades empobrecidas de Medellín.

Se escuchan en los medios las campañas empresariales, también.  #TodosParaTodos es una campaña de la Federación Nacional de Comerciantes con la asignación de una línea de atención para que un médico o psicólogo de manera voluntaria, brinde acompañamiento y compartan su conocimiento con las personas que lo requieran durante esta llamada cuarentena.

Una otra iniciativa ha sido la generación de albergues temporales que desde la dirigencia de la ciudad de Medellín, capital de Antioquia, se han improvisado con logística y articulación integral. Ahí, familias enteras que fueron impactadas por las medidas tomadas por el virus pueden llegar a descansar.

Albergue temporal en el barrio Florencia. Foto tomada por la autora, Lully Posada.

Es así como se establecieron inicialmente dos albergues en las instalaciones del Instituto de Deportes y Recreación de Medellín. Uno queda en el barrio Belén para personas mayores de 18 años y el otro en el barrio Florencia para 30 núcleos familiares con mínimo un menor de edad por hogar. Ambos barrios son de clase media. En otras ciudades de Colombia, se organizaron similares aislamientos preventivos en diversos coliseos y centros polideportivos.

Una “donatón” también se convocó con éxito por el alcade de Medellín, denominada #DonatónPorMedellín, para recaudar fondos que permiten solventar otras personas desamparadas, así como para abastecimiento de ventiladores e implementación para personal médico que cuida del Covid-19.

En medio de estas iniciativas gubernamentales, también hubieron quejas y sospechas de corrupción al nivel estatal. Por ejemplo, instituciones como la Contraloría General y la Procuraduría han encontrado gastos exagerados que supondrían un mal uso de los recursos públicos por parte de algunos dirigentes gubernamentales para proyectos relacionados con dotación de hospitales o ayudas con mercados vinculados con esta contingencia por el COVID-19, lo cual entraría en investigación.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.