¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

COVID-19 exacerba desigualdades en sistema educativo de Trinidad y Tobago

Anthony Garcia, ministro de Educación de Trinidad y Tobago, en conferencia de prensa del 14 de abril de 2020. Captura de pantalla de la transmisión en vivo de TTT Live Online en Facebook.

La COVID-19 ha motivado cambios en muchos sistemas establecidos —sociales, económicos y hasta políticos— en torno a los cuales nuestra existencia funcionaba antes. Sin embargo, uno de los efectos más evidentes de este revés ha sido el sistema educativo, que debido a la COVID-19 ha revelado asombrosas brechas en la igualdad.

En Trinidad y Tobago, ha habido conversaciones en torno a esto en canales de medios sociales como Facebook y grupos de WhatsApp, y una consideración central sobre el punto en que el privilegio afecta el acceso.

El 13 de marzo de 2020, el primer ministro Keith Rowley anunció el cierre de escuelas en todo el país como parte de las iniciativas del Gobierno para contener la posible propagación de la COVID-19. El 14 de abril, el ministro de Educación, Anthony Garcia, realizó una conferencia de prensa en la que afirmó que en septiembre de 2020 es lo más pronto que podrán reabrir las escuelas. Mientras tanto, agregó que quedaría “abolido” el tercer cuatrimestre del año escolar 2019-2020, que va entre septiembre y comienzos de julio. Por tanto, el año escolar 2020-2021 tendría dos periodos más largos.

Por su parte, el ministro de Estado en el Ministerio de Educación, Lovell Francis, anunció el lanzamiento de un sistema de gestión de aprendizaje en línea —para el que cientos de maestros ya han creado contenido— para todos los niveles educativos. La plataforma, que dijo que está completamente operativo, permite el aprendizaje virtual. Sin embargo, en los comentarios, varios padres dijeron que han encontrado problemas para registrarse y que la plataforma estaba saturada.

Esto no incluye a los casi 60 000 estudiantes (según estima el minsitro Francis) que no tienen acceso a internet ni dispositivos para aprender en línea, pero presuntamente, partes interesadas como la Junta Católica de Educación y UNICEF están tratando de llenar la brecha.

Varios padres también se mostraron contrariados porque solamente se mencionó a los estudiantes con necesidades especiales después de que un reportero hiciera una pregunta al señor Garcia, que respondió:

With respect to meeting the needs of students, specially, who are our special students, the crisis that now confronts us really has no bearing on what we have been doing before. For quite some time now, we at the Ministry of Education have recognised that our special students must be allowed to access their education which, again, is available to everybody. Our mantra is, no child should be left behind.

Con respecto a las necesidades de los estudiantes, especialmente quienes son nuestros estudiantes especiales, la crisis que ahora enfrentamos realmente no tiene ninguna relación con lo que hemos hecho antes. Por algún tiempo, en el Ministerio de Educación hemos reconocido que a nuestros estudiantes especiales se les debe permitir el acceso a su educación que, una vez más, esté disponible para todos. Nuestro mantra es que ningún niño se debe quedar olvidado.

Pero para muchos padres, el problena es que demasiados niños —con necesidades especiales— se están quedando olvidados y el acceso a internet es solamente una medida de desigualdad.

Según Tracy Hutchinson-Wallace, madre de dos niños con necesidades especiales que habló con Global Voices por teléfono, “todo lo que el ministerio ha logrado hacer con este sistema de gestión de aprendizaje en línea e tomar el sistema escolar existente —con todas sus desigualdades y disfunción— en línea”.

Hutchinson-Wallace y Gabrielle Hosein, jefa del Instituto para Estudios de Género y Desarrollo en el campus St. Augustine de la Universidad de las Indias Occidentales, iniciaron un debate en Facebook a mediados de marzo, poco después del cierre de las escuelas.

Hosein expresó su exasperación por las clases en línea de su hija, que siente que se gestionan a través de un “sistema que no trata bien a los niños”:

I don’t know if this is happening across schools over the country but it shows the same lack of realism in our approach to education, it repeats the same extreme pressures on parents that are built into a system, it makes us all work at odds with our context and moment rather than encouraging new approaches and learning of life skills, and it betrays a failure to take a breath and ask what learning philosophy is behind this approach to completing curriculum while conscious of the stress it is causing, and many parents inability to manage working while overseeing school during the same hours.

No sé si esto ocurre en todas las escuelas del país, pero muestra la misma falta de realismo en nuestro enfoque a la educación, repite las mismas presiones extremas a los padres que están dentro de un sistema, hace que todos funcionen en desacuerdo con nuestro contexto y momento en vez de alentar nuevos enfoques y aprender habilidades de vida, y traiciona el hecho de no tomarse un respiro y preguntarse qué filosófía de aprendizaje está detrás de este enfoque para completar currículum mientras se es consciente del estrés que causa y la incapacidad de los padres para gestionar el trabajo mientras supervisan la escuela en las mismas horas.

Lo que falta, sugiere, era un “enfoque más empático para aprender” que —en vez de estar en desacuerdo con los pedidos de trabajo y familia— en cambio ofreció “opciones sobre cómo combinar educación con empatía y aprendizaje con vida”.

Hutchinson-Wallace intervino en la sección de comentarios, y explicó:

This small hiccup that you are complaining about is DAILY LIFE for the disabled and their parents. For the first time EVER in history, the rest of you understand what it is like when the ‘normal’ systems are not set up for you, when you must struggle each and every day to survive, much less thrive in this noxious miasma of an education/employment system.

Now that you know what it's like, go ahead, please, fix it for yourselves. You know what to do. You've known it all along, but it was always too much trouble, too expensive, too unreasonable, too much to figure out, too much everything to make accommodations and supports and services for the other 15% to be included in society.

Este pequeño deliz del que se quejan es la VIDA DIARIA para los discapacitados y sus padres. Por primera vez en la vidal los demás entienden cómo es cuando los sistemas ‘normales’ no están listops para ustedes, cuando debes luchar todos los días para sobrevivir, y menos progresar en esta miasma nociva de un sistema de educación/empleo.

Ahora que sabes cómo es, por favor, arréglenlo solos. Saben qué hacer. Lo han sabido siempre, pero siempre fue muy complicado, muy costoso, muy irracional, demasiado para averiguar, demasiado todo para hacer arreglos y sustentos y servicios para que el otros 15 % esté incluido en la sociedad.

Tras reconocer la posición de Hosein como “totalmente válida”, Hutchinson-Wallace agregó:

I am ABSOLUTELY POSITIVELY rooting for you folks in the sector to get this done. You might not fix everything, but there will be some wins. Whatever those wins look like, make that your focus. Because this crisis will end and when it does, if we all go back to status quo, we missed an opportunity.

Soy ABSOLUTAMENTE OPTIMISTA y los aliento, amigos del rubro, a que hagan esto. Tal vez no arreglen todo, pero habrá algunas victorias. Sea cuales sean esas victorias, que sean su objetivo. Porque la crisis terminará y cuando eso ocurra, si rregreamos al estado anterior de las cosas, habremos perdido una oportunidad.

Con la “filosofía” del ministerio de “mantener el sistema en marcha […] para asegurar que la enseñanza y el aprendizaje no terminen nunca […] y que mantengamos ese asunto en marcha mientras esta situación continúe”, varios padres -como Karen M. Medina, usuaria de Facebook- siguen sin estar convencidos de que el ministerio vaya a aprovechar la oportunidad que presenta la COVID-19 para revisar el sistema educativo local y hacerlo más equitativo:

[…] after listening to two people who manage education, I do not feel educated at all. If the term starts in September (big IF), what is the period from April to September. Self-guided learning for kicks? Optional online self-improvement? Extended school holidays? How does this work with the schools and how they have rolled out the curriculum for their students? Two students in the same class at different schools are not coming at this from the same point in their education. […] What is the expected outcome? What about children with learning disabilities? What happens when parents go back to work? What happens to those who work from home? What about teachers who are also parents? The [Ministry of Education] was utterly tone-deaf and did not effectively address my concerns. I have given high praise to our government this last month. Not this rounds.

[…] después de escuchar a dos personas que saben de educación, no me siento educada en absoluto. Si el trimestre comienza en septiembre (SI es que es así), ¿cuál es el período de abril a septiembre? ¿Aprendizaje autoguiado por placer? ¿Automejora opcional en línea? ¿Vacaciones escolares prolongadas? ¿Cómo funciona esto con las escuelas y cómo han desarrollado el plan de estudios para sus estudiantes? Dos estudiantes de la misma clase en diferentes escuelas no llegan del mismo punto de su educación. […] ¿Cuál es el resultado esperado? ¿Qué pasa con los niños con problemas de aprendizaje? ¿Qué pasa cuando los padres vuelven al trabajo? ¿Qué pasa con los que trabajan desde casa? ¿Qué pasa con los maestros que también son padres? El [Ministerio de Educación] hizo oídos sordos y no abordó efectivamente mi preocupación. He elogiado mucho a nuestro Gobierno último mes. No en esta ronda.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.