- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

¿”Avispones asesinos” japoneses invaden América del Norte?

Categorías: Asia Oriental, Norteamérica, Canadá, Estados Unidos, Japón, Ciencia, Medio ambiente, Medios ciudadanos, Periodismo y medios
Japanese "murder wasp" hunting

Avispón gigante japonés ataca una colmena. Foto cortesía de Stephen Wheeler [1].

A comienzos de mayo, el New York Times informó que Estados Unidos enfrentaba una nueva amenaza que se sumaba a la pandemia de COVID-19: Los “avispones asesinos [2]” de Asia. El artículo desató enseguida una avalancha de relatos [3]conversaciones en redes sociales [4] de todo el mundo sobre las “avispas asesinas”. Al resurgir y aumentar la popularidad de un video viral de YouTube de 2018 sobre una absurdo ardid [5], algunos periodistas aseguraron a los lectores que era “poco probable que los ‘avispones asesinos’ pudieran matarnos de forma directa [6]“, y otros preguntaban qué era exactamente un “avispón asesino”.

Según el informe del Times, el avispón gigante asiático (Vespa mandarinia [7]) no solo está presente ahora en en lado noroeste del estado de Washington [8], sino también hacia el norte de la frontera de Estados Unidos y Canadá, en White Rock [9], barrio periférico de Vancouver. En septiembre de 2019, también se descubrió y destruyó un nido de avispones gigantes cerca de la isla de Vancouver [10].

Japanese murder hornet

Avispón japonés gigante, o O-suzumebachi (オオスズメバチ) muerto en Japón. Foto de Nevin Thompson.

Es un misterio cómo llegó el avispón gigante asiático al oeste de América del Norte. Los avispones se encuentran en Taiwán, China, Corea del Sur y Japón, donde los conocen como o-suzumebachi [11] (オオスズメバチ), que se traduce, aproximadamente, “gran avispa gorrión”.

Los avispones miden unos 5 cm de largo y se defienden de depredadores, como el oso [12], mordiendo y escupiendo un veneno, y con una poderosa picadura.

En Japón, los avispones gigantes cazan a las abejas melíferas, por lo que representan una seria amenaza para los apicultores del estado de Washington, Columbia Británica y otras regiones de América del Norte.

¿Por qué los llaman ‘avispones asesinos'?

El artículo del New York Times desató una confusión casi inmediata. Algunos discreparon con la afirmación de que los avispones mataban “hasta 50 personas por año” en Japón (la cifra real es de 12 personas por año, según el dato del Ministerio de Salud de Japón señalado por un comentarista en Twitter [13]).

Los entomólogos de Canadá, que han investigado la presencia del avispón durante un año, también minimizaron la potencial amenaza que representan los humanos.

Los avispones gigantes asiáticos tienen mandíbulas que decapitan a las abejas, púas que usan repetidas veces, y veneno para disolver tejidos. Pero el principal apicultor de Columbia Británica asegura que no debemos llamarlos “avispones asesinos”… y está harto de que los medios los difamen.
————
¿Escribió esto un avispón asesino?

Sin embargo, para los espectadores japoneses, lo más confuso de la historia del Times fue, precisamente, el origen del nombre de “avispones asesinos”.

Martin Fackler [16], exjefe de la oficina del New York Times en Tokio, señaló [17] que, en Japón [17], los avispones se conocen con el nombre de suzumebachi: una “abeja” (hachi) o avispón del tamaño de un gorrión (suzume).

Fackler y Matt Alt [18], colaborador del New Yorker, dedujeron que el término “avispón asesino” apareció en el New York Times producto de una especie de “teléfono descompuesto inverso”:

Estoy muy seguro de que el sensacionalista “avispón asesino” es una mala traducción de 殺人バチ, que es simplemente una transliteración japonesa de “abeja asesina”. Se sabe que los avispones gigantes son peligrosos, pero en 20 años aquí nunca he oído este término.
————-
Pues sí, hice una búsqueda rápida en japonés de las variantes de satsujinbachi (殺人蜂), que parecía ser el origen de “avispón asesino”, y el término era, al principio, una probable traducción directa del inglés “killer bee” [‘abeja asesina’], y ahora los tabloides japoneses también lo usan para referirse a los avispones gigantes asiáticos.

Cómo se defienden los apicultores japoneses de los avispones gigantes

“El avispón gigante japonés te avisa que te va a atacar cerrando las mandíbulas”, afirma Stephen Wheeler, apicultor radicado en Japón, en entrevista con Global Voices. “Sin embargo, encontrarte con un solo avispón gigante asiático no es peligroso. Quédate quieto, no trates de pegarle, y aléjate”.

Wheeler está en una batalla constante para proteger a sus abejas de los avispones gigantes. Desde 1993, vive en Awaji, isla mayoritariamente rural situada al oeste de Kobe y Osaka, en el extremo este del mar interior. Wheeler se ha dedicado a la apicultura en Awaji durante casi ocho años y, actualmente, alquila tierras agrícolas para reforestarlas con árboles aptos para las abejas.

“Un vecino me dio dos viejas colmenas que coloqué en el café de un amigo, y tuve la suerte de atrapar mis primeros dos enjambres de abejas melíferas”, cuenta Wheeler. “Albergo a la abeja melífera japonesa (Apis cerana japonica [21]) y, cuando se escapan los enjambres de las granjas de fresas, albergo también la abeja europea (Apis mellifera)”.

En su blog [22], Wheeler suele documentar la vida en Awaji, que incluye la vida apícola, la producción de miel, la defensa contra las avispas e investigaciones sobre la vida de los insectos.

Managing an attack with sticky pads

“Frenamos el ataque del avispón asiático con paneles adhesivos”. Imagen cortesía de Stephen Wheeler [1].

Lamentablemente, durante el último invierno, Wheeler perdió todas sus colonias de abejas, según relata en un video blog [23].

“Fue una espiral descendente”, cuenta Wheeler. “Avispones amarillos en verano, avispones gigantes en otoño, lo que implicó que la abeja no pudiera dejar la colmena para recolectar alimento. Menguan las reservas de miel y polen, las abejas no pueden mantener la colmena en condiciones óptimas, y se siente la ansiedad. La colmena sucumbe a la polilla de la cera o a los ácaros, todas abandonan la colonia, y en otoño, eso es una sentencia de muerte en sí misma”.

Wheeler dice que no quedarán abejas que sobrevivan el invierno y retomen el trabajo de la colonia en primavera.

En su canal de YouTube [24], Wheeler ha documentado una serie de estrategias para combatir al avispón gigante asiático. Allí explica que los avispones gigantes liberan feromonas para pedir auxilio, y él las usa en su contra: