¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

China y Australia debate pedido de investigación independiente sobre origen del COVID-19

Simon Birmingham celebrating Australia-China ties

El Ministro de Comercio, Turismo e Inversión australiano, Simon Birmingham, celebra los vínculos entre Australia y China. Pekín, agosto de 2019 – Cortesía de la cuenta DFAT Flickr (CC BY 2.0).

El Gobierno australiano inició un gran desacuerdo con Pekín cuando cuestioó el origen del COVID-19. El primer ministro Scott Morrison y algunos de los miembros del gabinete han demandado públicamente una investigación independiente sobre el coronavirus.

A pesar que de algunos lo vieron como un ataque apenas encubierto de parte de China, hubo un apoyo considerable hacia Australia. Morrison ha llamado a las alianzas australianas para reformar la Organización Mundial de la Salud y conducir una investigación acerca del origen del coronavirus.

Australia enfrenta un futuro desolador en sus relaciones económicas con China como resultado de la crisis del COVID-19. El cierre al transporte a principios de marzo fue una de las primeras causas de tensión entre ambos países. La falta de apoyo del Gobierno australiano para quienes tienen visas temporales, como estudiantes internacionales y graduados, ha amenazado al sector universitario.

La respuesta del embajador chino Cheng Jingye fue rápida. Sugirió que los consumidores y estudiantes internacionales boicotearan los servicios y productos australianos, en especial, los sectores de comercio, turismo y educación, que han sido esenciales en los últimos años para la prosperidad australiana.

Siguió una pelea diplomática y política, con la Embajada China para que dé a conocer supuestos detalles de una conversación con Frances Adamson, jefa del Departamento de Comercio y Asuntos Exteriores de Australia (DFAT). El comunicado fue conflictivo por dos razones; significó demostrar que el Gobierno australiano se retractaba y también que quebraban los protocolos diplomáticos habituales.

La Embajada China sostuvo:

She also admitted it is not the time to commence the review now and Australia has no details of the proposal. She further said that Australia does not want the matter to have any impact on the Australia-China relationship.

[Frances Adamson] también admite que no es momento de comenzar la revisión ahora. También dijo que Australia no quiere que el asunto tenga impacto en la relación Australia-China.

El DFAT tampoco niega ni confirma la declaración:

The department will not respond by itself breaching the long standing diplomatic courtesies and professional practices to which it will continue to adhere.

El Departamento no responderá  por sí solo al romper con las relaciones diplomáticas y prácticas profesionales a las que continuará adhiriéndose.

Este tweet fue la reacción típica:

China ‘le debe al mundo’ una investigación independiente de los orígenes del COVID-19.
El ministro de Comercio, Simon Birmingham, dice que el Gobierno ha hecho ‘conocer su desagrado’ a China después de que su embajador advirtió que Australia podría enfrentar un golpe económico si no desiste de pedir una investigación del manejo del país del coronavirus
.
————–
Se espera que Australia se mantenga firme y no ceda, también deberían comenzar a observar otros mercados para reemplazar a China tanto como sea posible, ya que ¿el embajador trata de intimidarnos? Él es un amenazador innato y debería dar una disculpa pública.

El editor chino del medio estatal chino Global Times, Hu Xijin, echó leña al fuego a la discusión en la plataforma social china Weibo:

Australia is always there, making trouble. It is a bit like chewing gum stuck on the sole of China’s shoes. Sometimes you have to find a stone to rub it off.

Australia siempre está provocando problemas. Es un poco como esa goma de mascar pegada en la suela del zapato de China. A veces se debe encontrar una piedra para poder sacarla.

Generó enojo en las respuestas de muchos australianos en línea:

Medios estatales llamaraon a Australia ‘goma de mascar pegada en el zapato de China’ por discusión en la investigación del coronavirus.

Hu Xijin, editor de Global Times, responde a llamado de investigación de fuente del COVID-19.
————-
¿Así que Australia es “la goma de mascar en el zapato de China”?

Está bien, entonces es momento que Australia repiense en el comercio y otros acuerdos con China, si a ellos no les gustan las críticas hacia su manejo en esta pandemia mundial.

Lo que es, en verdad, despreciable.

A este tuit se le comparó con publicaciones en redes sociales que expusieron abiertamente racismo y sinofobia. Esta búsqueda avanzada de Twitter busca incluir el periodo inmediato posterior de los comentarios públicos de Hu Xijin.

Por el contrario, otros cuestionaron los beneficios de las cercanas relaciones de Australia con el Gobierno de Estados Unidos:

Canberra calificará el engaño de Pekín sobre la amenaza de boicot económico.
Australia buscará calificar el alarde de China por amenazas de represalias económicas después de que una nueva investigación revela que 20 años de exacerbación no han mellado la relación comercial
.
————
Coronavirus: Australia demanda a  China por el engaño acerca de la amenaza de boicot económico.
Veremos si Estados Unidos nos ayudará una vez que mordamos la mano que nos da de comer.
Morrinson realmente ha transformado la disputa de sherrif de Trump y a nuestro agravio.

Bruce Haig, diplomático australiano en retiro, pidió diplomacia más que arrogancia de los políticos australianos:

In terms of our relationship with China and America, the boat must be balanced if Australia is to get through the uncharted and rough waters ahead.

En términos de nuestra relación con China y Estados Unidos, el barco deberá reacomodarse si Australia está próxima a atravesar aguas bravas e inexploradas más adelante.

En The Conversation, Tony Walker debatió acerca de la sobredependencia económica de Australia hacia China que se debe reexaminar para permitirse algunas opciones y evitar la extorsión política.

…it affords the Chinese what Australian policymakers should recognise as an unacceptable level of leverage, even a stranglehold, in times of stress.

…It is hard to escape the conclusion that Australia’s China policy is in the hands of amateurs, or ideologues, or both.

… En China no alcanza lo que los legisladores australianos deberían reconocer como un nivel de influencia inaceptable, incluso de control absoluto, en momentos de crisis.

…Es difícil evitar la conclusión que la política china en Australia está en mano de principiantes, o de ideólogos, o de ambos.

Algunos de los inconvenientes polémicos entre estos dos países se resumieron en el artículo de Global Voices de diciembre de 2019. Sin embargo, una investigación reciente de la Universidad Nacional de Australia cuestiona si estas diferencias traerán consecuencias económicas duraderas:

Exclusivo: Canberra calificará el engaño de Pekín sobre la amenaza de boicot económico.
Australia buscará calificar el alarde de China por amenazas de represalias económicas después de que una nueva investigación revela que 20 años de exacerbación no han mellado la relación comercial
.
————
¿Cuál será el impacto de la actual discusión diplomática entre Australia y China?

Una investigación de Vishesh Agarwal muestra que los efectos del conflicto diplomático entre China y sus principales socios, incluido Australia, son mínimos, en general. Artículo de Eryk Bagshaw y Anthony Galloway.

Exclusivo: Canberra calificará el engaño de Pekín sobre la amenaza de boicot económico.
Australia buscará calificar el alarde de China por amenazas de represalias económicas después de que una nueva investigación revela que 20 años de exacerbación no han mellado la relación comercial
.
————
Esta es la investigación de la Universidad Nacional Australiana. Se descubrió que a lo largo de 20 años, los impactos políticos entre Australia y China solo resultaron en tres meses de alteración comercial antes de retornar a su condición habitual.

Mientras tanto, hubo algunos ciudadanos de ciudadanos chinos en Weibo. Algunos, como Tong Da Huan, están de acuerdo con la investigación independiente:

病毒起源是科学问题。追踪源头,利于切断传播途径,为后来积累经验。不是又说源于美国吗?一定要调查清楚

El origen del virus es una cuestión científica. Rastrear el origen nos ayudará a frenar brotes futuros e informar al sector científico cómo combatir los nuevos virus. ¿Se dice que el nuevo virus viene de Estados Unidos también? Debemos tener una investigación para dar explicaciones.

Algunos se burlaron de la publicación de Tong:

人家要调查你老婆是否有出轨,你愿意接受调查吗?

Si otra persona quiere investigar los amoríos de tu esposa, ¿lo aceptarían?

También hubo comentarios que reflejan la posición del Gobierno chino, como este que se refiere al desastre del incendio forestal en Australia en 2019-2020:

你们国家是以什么身份来调查中国病毒起源?如果你们可以调查的话,那中国是不是可以对澳洲大火起源发起调查,并因为你们的疏忽造成了全球生态自然环境遭到破坏,有可能会释放北极病毒对你们索赔?

Tu país no está en condición de investigar el origen del virus en China. Si se les permite, entonces China también debería indagar sobre los incendios en Australia y exigir la compensación de esa negligencia que llevó al desastre medioambiental mundial. [El calentamiento global] puede llevar a liberar un virus antiguo en la Antártida, ¿entonces deberíamos exigirles una compensación?

En un episodio bizarro, el empresario minerao Andrew ‘Twiggy’ Forrest avergozó al Ministro de Salud, Greg Hunt, en la junta de conferencia de prensa sobre el aprovisionamineto de 10 millones de cajas de pruebas para el virus del magnate minero. Forrest invitó al cónsul general de China en Victoria, Long Zhou, sin que Hunt supiera, y recibió intensas críticas en redes sociales. Este tuit resumió las respuestas:

¿Qué pretende el evasor de impuestos Twiggy Forrest cuando dice a los jefes de Gobierno que monten su propio juego y a los ciudadanos que “vuelvan a trabajar” mientras alaba su expedición de compras en China, mientras Morrison ataca China..? ¿Quién está a cargo aquí?

Para cronología de esta historia en curso revisa “La goma de mascar pegada en la suela de nuestros zapatos”: La guerra de palabras de China-Australia”.

Tal vez debamos esperar a que termine la pandemia para saber si es más que solo una guerra de palabras.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.