¿Como puede prepararse el Caribe para un mundo post COVID-19?

Lesley-Ann Noel, directora adjunta de pensamiento de diseño para el impacto social y profesora de práctica en la Universidad de Tulane. Foto cortesía de Noel, utilizada con autorización.

Como otros países, también el Caribe está empezando a ver un estancamiento en las cifras de nuevos contagios por COVID-19, así como en las muertes causadas por el virus. Algunos territorios regionales, como Trinidad y Tobago, parecen cumplir los criterios para reducir lentamente los protocolos de confinamiento.

Sin embargo, a medida que las naciones caribeñas comienzan a mirar hacía el futuro, abundan las preocupaciones sobre cómo se ajustarán las ya vulnerables economías regionales a un mundo post COVID-19.

Lesley-Ann Noel, directora adjunta de pensamiento de diseño para el impacto social y profesora de práctica en la Universidad de Tulane, cree que el pensamiento de diseño es una gran manera para que las naciones caribeñas modifiquen muchos aspectos de la vida –y la gobernabilidad– tras la pandemia. En comunicación por correo electrónico con Global Voices explicó cómo podría ocurrir esto en el contexto caribeño.

¿Qué es el pensamiento de diseño?

Según Noel, es un proceso –una actitud– que utiliza cómo los diseñadores piensan y trabajan como una manera para encontrar soluciones a los problemas. Normalmente, las soluciones que surgen de este enfoque son respuestas empáticas a las necesidades de la gente.

A medida que la región se enfrenta a mayores niveles de incertidumbre social y económica, el cambio es inevitable, lo que deja muchas dudas sobre cómo los gobiernos caribeños se proponen planificar el futuro próximo.

Para Noel, es la oportunidad perfecta para que los lideres regionales utilicen el proceso del pensamiento de diseño para planificar y utilizar el cambio:

We have an opportunity to redesign many things after this pandemic. It's a good time to reengineer social services, education, healthcare, among other areas, particularly because all of the pre-COVID-19 ways [in which] we accessed these services will have to change once the ‘stay-at-home’ orders are lifted.

Tenemos una oportunidad de modificar muchas cosas tras esta pandemia. Es un buen momento para rediseñar los servicios sociales, la educación, la atención médica, entre otras cosas, particularmente porque todas las formas de antes del COVID-19 [en las que] accedimos a estos servicios tendrán que cambiar una vez que se levanten las órdenes de “quedarse en casa”.

Pensamiento de diseño, estilo caribeño

Noel sugiere que los Gobiernos regionales pueden conocer primero las preocupaciones y considerar las soluciones propuestas por varios miembros de la comunidad:

Designers are […] very good at facilitating cross-disciplinary conversations. One of my favourite parts of the process is talking with people and learning about their concerns and dreams. Designers and design thinkers borrow anthropology skills to understand human needs. So, there is an opportunity to dig deep and check with people about the systems and services that do not serve them well. When we discover and pay attention to these ‘painpoints,’ we can design better solutions.

Los diseñadores son […] muy buenos para facilitar conversaciones multidisciplinarias. Una de mis partes favoritas del proceso es hablar con las personas y conocer sus preocupaciones y sueños. Los diseñadores y los pensadores de diseño toman prestadas las habilidades de la antropología para entender las necesidades humanas. Por lo tanto, hay una oportunidad de profundizar y comprobar con la gente sobre los sistemas y servicios que no les sirven bien. En cuanto descubrimos y prestamos atención a estos “puntos débiles” podemos diseñar mejores soluciones.

Por supuesto, esta medida puede ir a la par con otras técnicas. Los Gobiernos también puede utilizar un enfoque de “prototipo” que muchas empresas de tecnología suelen utilizar. Encuentran rápidamente una solución al problema en cuestión y luego hacen un seguimiento con la gente sobre la “eficacia de la solución”. Tras haber recibido esta opinión pueden entonces hacer los ajustes necesarios, como parte de un proceso de pensamiento de diseño que es “participativo y colaborativo”.

Los Gobiernos caribeños también pueden utilizar la creación de foros en los que la gente proponga las soluciones esperadas. Dice Noel que esto permitiría a los lideres ver diversas ideas y tomar inspiración de fuentes inusuales.

¿Puede funcionar el pensamiento de diseño en la región?

Muchos territorios caribeños siguen teniendo sistemas rígidos que hacen que las posibilidades de cambio estén sujetas a altos niveles de burocracia. Aunque Noel reconoce que este tipo de burocracia puede obstaculizar que los Gobiernos utilicen el pensamiento del diseño, cree que la naturaleza creativa y experimental del Caribe ofrece un entorno ideal para poner a prueba este tipo de pensamiento e idear soluciones prácticas a cuestiones apremiantes.

Aún así, advirtió contra la tentación de pensar que las “cosas pueden arreglarse fácil y rápidamente” y explicó que la “rapidez puede también resultar en no escuchar atentamente las personas y no analizar adecuadamente y en profundidad los problemas”.

¿Esperanza para la educación?

Noel piensa que el pensamiento de diseño puede funcionar muy bien en el campo de la educación porque tiene la capacidad de ayudar a planificar el futuro de la escolarización y también de “resolver los problemas” de los sistemas educativos de la región

Como esfuerzo colaborativo, el pensamiento de diseño podría permitir a los interesados –profesores, estudiantes, padres y demás– reunirse, identificar las necesidades y los retos y proponer y aplicar soluciones. Estas comenzarán lentamente en una pequeña escala para ser revisadas y luego implementadas por el Gobierno en una escala mayor.

“El alfabeto crítico de un diseñador”, juego de cartas desarrollado por Lesley-Ann Noel para introducir a los diseñador y estudiantes de diseño en la teoría crítica y ayudarles a reflexionar sobre su proceso de diseño. Imagen cortesía de Lesley-Ann Noel, utilizada con autorización.

Su segunda aplicación sería al plan de estudios, al aplicar esta metodología basada en problemas y adoptar una mentalidad más creativa tanto en la vida académica como en la cotidiana. La investigación de doctorado de Noel consideró estas mismas teorías en el contexto de una clase de escuela primaria de nivel 4 en la aldea rural de Moruga, en el sur de Trinidad.

Gobiernos como el de Singapur ya han utilizado este tipo de pensamiento para redefinir sus países –desde cómo los hospitales tratan a pacientes ancianos hasta la ayuda las familias para que se ocupen de los aspectos mentales y emocionales de los casos del Tribunal de Familia:

Hefen Wong de Singapur presenta cómo combinan las ideas sobre el comportamiento, el pensamiento de diseño y el análisis de datos para desarrollar mejores políticas y servicios.

Noel confía en que este tipo de pensamiento ayudará el Caribe a unirse y a pensar de forma diferente sobre el futuro. Resulta interesante que el Gobierno de Trinidad y Tobago ya haya empezado a utilizar este enfoque del pensamiento de diseño: la página del Ministerio de Comunicaciones, “Guía para la Reconstrucción”, permite a los ciudadanos enviar propuestas sobre las formas en que creen que el país debería reabrirse.

El equilibrio entre el optimismo y el realismo que proporciona el pensamiento de diseño también puede ser utilizado a nivel personal después de la COVID-19. Noel sugiere:

One small way that people can use a design thinking approach in their personal lives might be in asking, ‘How might I create the future that I want post-COVID-19?’ and use the problem-solving approach and the experimentation and creativity to design several possible futures for themselves. That might help people move beyond the fear that this pandemic might create for us […] to a place of hope and possibility.

Una pequeña forma en que la gente puede utilizar un enfoque de pensamiento de diseño en su vida personal podría ser preguntarse: “¿cómo crearía el futuro que quiero tras la COVID-19? y utilizar un enfoque resolutivo, la experimentación y la creatividad para diseñar distintos posibles futuros para ellos mismos. Eso podría ayudar a la gente a ir más allá del miedo que esta pandemia podría crearnos […] a un lugar de esperanza y posibilidad.

En lugar de aumentar el pánico, el pensamiento del diseño ofrece una forma tangible de reunir a las personas y las ideas, y de elaborar una guía práctica y factible para una región mejor y más resistente, una región que sea más fuerte en conjunto y que tenga empatía con las necesidades de la sociedad en general.

Noel dice que este tipo de pensamiento no solo ayudaría a forjar un futuro mejor sino que ya forma parte de la identidad caribeña:

Caribbean people design all the time. So, this way of thinking is compatible with our way of life.

Los caribeños diseñan todo el tiempo. Así que esta manera de pensar es compatible con su estilo de vida.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.