Rusos en confinamiento celebran apagado Día de la Victoría en línea

El “Regimiento Inmortal” ruso llevado a cabo en línea por el Día de la Victoria, 9 de mayo de 2020. Captura de pantalla de 2020.polkrf.ru

Revisa nuestra cobertura especial de Global Voices del impacto global del COVID-19.

La pandemia de COVID-19 ha golpeado fuerte a Rusia, con más de 10 000 nuevos casos confirmados todos los días. Hacia el 11 de mayo, el mapa en línea de la Universidad Johns Hopkins indicaba 221 000 casos confirmados en el país. Las estrictas medidas de cuarentena se anunciaron el 5 de marzo y se han extendido varias veces.

Tras mucha especulación, el 17 de abril el presidente Vladimir Putin hizo lo impensable —canceló al mayor desfile militar por el Día de la Victoria que se celebra todos los 9 de mayo para conmemorar la capitulación de la Alemania nazi en 1945. Equipo militar y soldados con uniformes de la época de Rusia debían desfilar delante de los dirigentes rusos, veteranos de la Segunda Guerra Mundial y varios dignitarios extranjeros.

Sin poder colocar coronas florales y asistir a desfiles, los rusos conmemoraron la fecha en línea.

Día de fervor

Que Putin haya retrasado aparentemente la postergación del desfile y otras actividades públicas es testimonio de la inmensa importancia del Día de la Victoria en la Rusia moderna. De otro lado, el hecho de que hasta la organización de veteranos le había solicitado que cancelara el desfile demuestra el nivel de preocupación sobre la pandemia de COVID-19.

Como advirtió el sociólogo Mischa Gabowitsch en su reciente ensayo para Eurozine:

In Russia, surveys document the increasing importance of Victory Day. Between 2010 and 2018, the number of those who named it as one of the three most important holidays went from 38% to 71%, overtaking New Year’s Day and religious festivals such as Easter or Christmas.

En Rusia, las encuestas documentan la crecientes importancia del Día de la Victoria. Entre 2010 y 2018, la cantidad de personas que lo mencionaban como una de las tres festividades más importantes pasó de 38 % a 71 %, con lo que superó al Año Nuevo y festivales religiosos como Pascua o Navidad.

Cancelar las celebraciones por el Día de la Victoria fue una gran decepción, sobre todo porque este año se cumplen 75 años desde que los soviéticos derrotaron a la Alemania nazi. Los tradicionales desfiles militares e inmortales marchas de los regimientos se cancelaron en todo el país. En cambio, el presidente Vladimir Putin depositó flores en la Tumba del Soldado Desconocido en Moscú ante una audiencia de funcionarios gubernamentales y reporteros. La inauguración de una inmensa nueva Catedral de las Fuerzas Armadas fuera de Moscú, programada para el Día de la Victoria, también quedó postergada (la construcción logró notoriedad cuando se supo que uno de sus muchos mosaicos tenían representaciones de Putin, el ministro de Defensa, Sergey Shoigu, y otros funcionarios de seguridad. Según algunos informes, los mosaicos fueron retirados).

Mientras tanto, 75 jets militares realizaron vuelos sobre la capital rusa, y el día concluyó con un tradicional despliegue de fuegos artificiales. “Somos invencibles cuando estamos unidos”, declaró el presidente.

No obstante, varios rusos discreparon con el intento de realizar celebraciones públicas. La tarde del 9 de mayo, la Policía detuvo a varios diputados del Partido Comunista (KPRF) de la Duma de la ciudad de Moscú cuando realizaban una manifestación por el Día de la Victoria en la plaza Pushkinskaya de la capital rusa. Un participante protestó con el periódico Novaya Gazeta de que tenían la intención de cumplir con las medidas de distanciamiento social. El mismo día, el gobernador local sostuvo que 880 habitantes de Ekaterinburgo, importante ciudad de la región de los Urales, fueron multados por infringir el régimen de cuarentena. Varios intentaron realizar marchas por el Día de la Victoria o asistir a conmemoraciones.

El 9 de mayo no es menos importante en otros estados de la ex Unión Soviética, que han cancelado desfiles planeados y actividades públicas. Las únicas excepciones fueron la vecina Belarrús, donde el presidente Aleksandr Lukashenko, que se refirió al COVID-19 como una “psicosis masiva”, realizó una manifestación en la que 4000 efectivos marcharon delante de multitudes de espectadores. La otra excepción fue Turkmenistán, que celebró el Día de la Victoria con un desfile –el turbio Gobierno el país aún sostiene que no hay casos de coronavirus.

Lukashenko en desfile de la Segunda Guerra Mundial: “En este mundo demente y desorientado, habrá personas que nos condenen por la hora y el lugar de este acto sagrado… No saquen conclusiones apresuradas ni nos condenen, descendientes de victoriosos bielorrusos. No pudimos haber actuado diferente. No tuvimos otra opción”.

Varios símbolos omnipresentes del Día de la Victoria son creaciones más recientes, popularizadas pues el festival ha logrado destacar en la vida pública rusa: las procesiones del Regimiento Inmortal, en las que miles de rusos salen a las calles con retratos de ancestros que lucharon en la guerra. Se lanzó como iniciativa local en Tomsk en 2012, donde el listón negro y anaranjado de San Jorge se distribuyó en masa por primera vez en 2004 y 2005. Se les ha asociado también con iniciativas patrióticas y apoyo a las autoridades.

Por lo tanto, la fecha es una oportunidad para que los ciudadanos comunes y corrientes lancen conmemoraciones de base y para que el Gobierno saque lustre a sus credenciales con el público de Rusia y disfrute de una ola de fervor patriótico.

Recuerdos en RuNet

Ante estas restricciones, el público ruso recurrió a RuNet para conmemorar el Día de la Victoria —con un poco de aliento desde el Estado. Junto con la etiqueta #ДеньПобеды (Día de la Victoria), los rusos también dieron a conocer sus opiniones con la etiqueta  #ДеньПобедыВстречаемДома [celebramos el Día de la Victoria en casa]. En un gesto que evoca a los italianos que aplauden al personal médico desde sus balcones, los rusos salieron al balcón para cantar al unísono una popular canción del Día de la Victoria de la era soviética de David Tukhmanov (que dio origen a la etiqueta #ОкнаПобеды, o “ventanas de victoria”, y #ПоёмДвором, o “el patio canta”).

Las autoridades de la ciudad de Moscú lanzaron un “recorrido virtual ” que permite a los usuarios “visitar” lugares históricamente significativos en la capital rusa y conocer el rol que tuvieron durante la guerra. La iniciativa se vinculó al aplicativo Eternal Stars, en el que los usuarios móviles se pueden mover de lugar con significado histórico alrededor del país y poner a prueba sus conocimientos sobre la guerra en una prueba en línea sobre cada lugar.

Los recursos históricos en línea como este no son raros. En los años recientes ha habido varios intentos destacados de “digitalizar” participaciones populares con la historia, como la serie “historia del futuro” del periodista ruso Mikhail Zygar. La más recientes creación de Zygar es La Real 1945, nueva narración de medios sociales del avance del Ejército Rojo hacia Alemania. Todos las “publicaciones” en medios sociales se basan en material real de archivo y diario del periodo (ya antes Zygar había intentado el mismo enfoque con una nueva narración en línea de la Revolución Rusa, con el apoyo del gigante digital Yandex).

La inventiva de RuNet preparó bien a Rusia para conmemorar el Día de la Victoria en confinamiento —que convirtió de manera constante la mayor festividad pública en una actividad masiva en línea.

La nueva iniciativa más destacable fue el Regimiento Inmortal en línea, alojado en el sitio web 2020.polkrf.ru. En lugar de marchar en las calles con carteles, los usuarios publicaron imágenes suyas al lado de un ancestro que pasaba al lado del espectador en una transmisión en vivo de una “procesión” virtual.

La iniciativa recibió muchos elogios en medios estatales, que sostienen que el Regimiento Inmortal de este año tuvo una marca histórica, tres millones de personas “asistieron” a la marcha en línea en todo el país:

🎗 ¡Casi tres millones de personas se participaron en el Regimiento Inmortal en línea!

La transmisión se llevará a cabo durante varios días.
Este es el mayor Regimiento Inmortal de la historia. Es un recuerdo, que es más poderoso de lo que Alexey Lazurenko puede decir.
Día de la victoria.

En Telegram, el usuario SuevernayaDemokratiya (“Democracia Supersticiosa”, aparente juego de palabras sobre el concepto de democracia soberana) anotó que estas iniciativas reflejaban un profundo compromiso hacia el 9 de mayo de arriba y de abjo, y predijo que podrían crecer a ser nuevas formas de conmemoración:

Сейчас можно уже констатировать, что праздник Дня Победы коронавирусного 2020 года прошел успешно. И не просто прошел, а обрел новые смыслы.

Люди не смогли собраться на площадях и улицах, но вышли на свои балконы, пели песни, зажигали фонарики, делились эмоциями и чувствами на различных интернет-площадках, принимали участие в Бессмертном полке в формате онлайн. Коронавирус 9 мая у граждан нашей страны забрать не смог. Этот день запомнился большим количеством новых искренних инициатив и акций, которые вполне могут перерасти в новые традиции празднования Дня Победы. Те же ОкнаПобеды или ПоемДвором вполне можно повторить в следующем году и без всяких самоизоляций.

Хорошо, когда праздник есть и его празднуют, но по-настоящему живет он только тогда, когда новые поколения наполняют его чем-то своим. Мы помним великий подвиг нашего народа, и проклятой китайской заразе нас не сломить. Это наша собственная победа в войне с невидимым врагом.

— Суеверная Демократия, Telegram, 10 May 2020

Ya se puede decir que las celebraciones del Día de la Victoria, en el año del coronavirus de 2020, se llevaron a cabo satisfactoriamente. Y no solamente de manera satisfactoria, sino que tuvieron un nuevo significado.

Aunque las personas no se pueden reunir en calles ni plazas, fueron a sus balcones a cantar, encender linternas, contar sus emociones y sentimientos en diversos sitios, y participaron en el Regimiento Inmortal en línea. Este día será recordado por la gran cantidad de nuevas iniciativas y acciones honestas que bien podrían desarrollarse en nuevas tradiciones por el Día de la Victoria. Las mismas “ventanas de victoria” o “cantar en los patios” se podrían repetir fácilmente el próximo año sin medidas de autoaislamiento.

Así que es grandioso cuando un festival se realiza y se celebra, pero un festival vive realmente cuando las nuevas generaciones lo hacen suyo. Recordamos las grandes luchas de nuestro pueblo, y esta condenada infección china no nos quebrantará. Esta es nuestra propia victoria en una guerra contra un enemigo invisible.

Un enemigo invisible

Las comparaciones entre la lucha contra el coronavirus y la invasión alemana son muchas —es el paralelo histórico más resonante en Rusia hoy. En marzo, Metropolitan Tikhon de Pskov dijo que el mundo enfrentaba una “tercera guerra mundial, 75 años después de la segunda”.

Estatua de soldado soviético en el parque Treptower de Berlín parte el coronavirus; Marshal Zhukov ordena a una legión de médicos. Portada de la versión europea del tabloide ruso Argumenty i Fakty, 9 de mayo de 2020. Foto (c): Maxim Edwards.

Comprensiblemente, los veteranos han aprovechado sus experiencias durante la Segunda Guerra Mundial cuando se refieren a la crisis de COVID-19. Zinaida Korneyeva, veterana de 98 años de San Petersburgo, logró fama con una serie de videos de YouTube en los que recuerda su servicio en tiempos de guerra como artillera contra aviones. Inspirada por el ejemplo del veterano británico Tom Moore, Korneyeva lanzó una campaña de colaboración colectiva para apoyar al personal médico contagiado con COVID-19. Al 11 de mayo, había recaudado más de 1.5 millones de rublos (poco más de 20 000 dólares estadounidenses) para su causa.

Muchos rusos esperaban oír esos paralelos en el discurso de Putin por el Día de la Victoria, dada la debilidad del presidente por dar matiz histórico a las actuales aflicciones rusas. Por ejemplo, el 8 de abril, el presidente aseguró a los gobernadores regionales que Rusia superaría el coronavirus, así como sobrevivió a las invasiones de los pechenegos y los cumanos.

Sin embargo, además de otros pedidos de resiliencia y apoyo colectivo, Putin eligió centrarse en su discurso del 9 de mayo sobre los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, sin hacer declaraciones explícitas sobre la pandemia que su gobierno trata desesperadamente de contener.

Rusia no está sola en sus pedidos de valor marcial de instar a la vigilancia pública contra el coronavirus. En el Reino Unido, la retórica del “espíritu del Blitz” no ha regresado a la vida pública sin críticas.

Pero como en otros países, los expertos cuestionan si es correcto y qué ocultar sobre la efectividad de las respuestas estatales, como dijo la psicóloga Olga Makhovskaya a Radio Svoboda el 9 de mayo:

Военная риторика сегодня, когда говорят о врачах, создает демагогическую вату вокруг их реальных проблем. Меня зацепило и очень понравилось высказывание молодого уставшего доктора, который просил: “Не называйте нас героями”. Самая большая проблема, помимо физической угрозы жизни, – это стигматизация в обществе. Какие-то группы обозначают как привилегированные, героические, предполагается, что их ожидают почет и уважение, а остальные – больные, переносчики. Но сами врачи против этого возражают, потому что для них чрезвычайно важно (даже внутри врачебного сообщества) оставаться солидарными. Это значит, что каждый в равной позиции и один может заменить другого. Риторика солидарности – не военная, это риторика ратного труда. […] Пандемия – стихийное бедствие, оно должно развиваться и активно купироваться по законам борьбы со стихийными бедствиями, а не по законам войны. У войны есть враг, идеология. Здесь более благоприятные перспективы. И что очень важно, сейчас идет борьба за будущее. Вопрос, который задают с утра до вечера: когда это все закончится?

La retórica militarista que se usa al hablar sobre los médicos en estos días es demagógica. Endulza un debate sobre los reales problemas que enfrentan. Me apasionó una declaración de un joven médico exhausto que dijo: “No nos llamen héroes”. El mayor problema que enfrentan, además de la amenaza contra su vida, es su estigmatización en sociedad. Se elogia a algunos grupos como heroicos, superiores, personas que merecen honor y respeto, mientras otros están enfermos y son potenciales portadores de la enfermedad. Los propios médicos objetan esto, para ellos es importante (incluso dentro de la profesión médica) para estar unidos. Todos son iguales, y los médicos se pueden reemplazar unos y otros. La retórica de solidaridad no se trata de militarismo, se trata de trabajo igualitario. […] Una pandemia es un desastre natural, y se debe detener de acuerdo con las leyes de gestión de crisis, no las leyes de la guerra. La guerra tiene un enemigo, una discreta ideología. Hay más perspectivas favorables en esto. Y ahora, lo más importante es que hay una lucha por el futuro. Y la pregunta que se plantea todos los días, del amanecer hasta el atardecer es: ¿cuándo acabará?

Trágicamente, esta no es solamente una lucha metafórica; se sabe que algunos soldados rusos están combatiendo el coronavirus de verdad.

Cuando los periodistas del medio Perm Zvezda informaron que el Gobierno local había cancelado los desfiles del Día de la Victoria por las órdenes de cancelar fuegos artificiales y listones de San Jorge, las autoridades locales criticaron sus hallazgos, lo que llevó al supervisor de medios estatales rusos, Roskomnadzor, a prohibir el artículo ofensivo. Tres semanas después, el desfile en la ciudad quedó cancelado.

Durante este periodo, se seguían realizando los preparativos para el desfile del Día de la Victoria en la Plaza Roja de Moscú —según el proyecto de investigación independiente Proekt.Media, miles de soldados llegaron a Moscú para ensayos de desfiles, y cientos se enfermaron por el virus.

Los funcionarios rusos están decididos a que los 75 años de la victoria soviética se celebren con la fanfarria apropiada. Se han propuesto dos fechas para el desfile postergados del Día de la Victoria: 2 de septiembre (reconocida como fecha formal del final de la Segunda Guerra Mundial), o el 7 de noviembre (aniversario de la Revolución de Octubre).

Por supuesto, si eso puede ocurrir depende de si la actual lucha la gana el otoño.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.