¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Taiwán se niega a deportar a cuidadora que “insultó” al presidente de Filipinas en Facebook

Personal de la Oficina de Trabajo en el Extranjero de Filipinas celebra el Día del Trabajo en Taichung, Taiwán, 1 de mayo de 2020. Foto de la página oficial de Facebook de una agencia del Gobierno filipino.

Taiwan ha rechazado la petición de un oficial laboral del gobierno de Filipinas de deportar a una cuidadora filipina por supuestas publicaciones difamatorias en redes sociales.

El 25 de abril de 2020, la página oficial del Departamento de Trabajo y Empleo de Filipinas (DOLE en inglés) publicó un comunicado de prensa de Fidel V. Macauyag, Agregado Laboral de la Oficina de Trabajo en el Extranjero de Filipinas (POLO) sobre la solicitud de deportar a una cuidadora filipina en Taiwán por hacer comentarios “desagradables y malévolos” contra el presidente Rodrigo Duterte.

We are constrained to act for the deportation of a Filipina working as caregiver in Taiwan for the crime of cyber libel for wilful posting of nasty and malevolent materials against President Duterte on Facebook intended to cause hatred amidst the global health crisis brought about by the COVID-19 pandemic.

Nos vemos obligados a actuar para pedir la deportación de una cuidadora filipina en Taiwán por el delito de ciberdifamación por la publicación deliberada de materiales desagradables y malintencionados contra el presidente Duterte en Facebook con la intención de causar odio en medio de la crisis sanitaria mundial provocada por la pandemia de COVID-19.

El comunicado añadía que la cuidadora “tiene un grupo organizado para desacreditar y difamar al presidente y desestabilizar el Gobierno”.

La trabajadora filipina mencionada en el comunicado es Elanel Egot Ordidor, cuidadora que ha estado trabajando en el condado de Yunlin en Taiwán durante los últimos tres años. Su marido también trabaja en Taiwán y tienen tres hijos en Filipinas.

Se estima que hay unos 12 millones de trabajadores filipinos en el extranjero en diversas partes del mundo. En Taiwán hay alrededor de unos 150 000 que son, en su mayoría, obreros o ayudantes domésticos.

El comunicado de prensa del DOLE dijo que, inicialmente, Ordidor aceptó colaborar, se comprometió a borrar sus videos “difamatorios” y presentar una disculpa dirigida a Duterte. Pero la POLO dijo que siguió atacando al presidente a través de sus otras supuestas cuentas en  redes sociales lo que indujo al funcionario “a coordinar su deportación con su agente y empleador en base a la gravedad del delito según la ley filipinas”.

Ordidor fue acusada de ciberdifamación en virtud de la Ley de la República n° 10175.

Ordedor ha criticado con frecuencia la respuesta al COVID-19 del régimen de Duterte en su página de Facebook. Facebook retiró algunos de sus videos, pero ella siguió publicando comentarios criticando las duras medidas de confinamiento que impedían que pobres y trabajadores se ganaran la vida.

Según consta, escribió que muchos no morirían por el virus sino por el hambre y la pobreza.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwán rechazó la solicitud de deportación contra Ordidor, que recalcó el hecho de que los trabajadores emigrantes gozan de un trato ciudadano que incluye la libertad de expresión.

El director general del Departamento de Asuntos Laborales del contado de Yunlin también adoptó la postura del ministerio y aseguró a Ordidor que puede seguir trabajando como cuidadora.

Ordidor expresó su gratitud al Gobierno taiwanés en una entrevista con los medios de comunicación:

I’m happy and I am very grateful for what the Taiwanese government said about upholding my rights.

I felt that they listened to what I was trying to say, and it shows that they do value democracy here in Taiwan.

Estoy muy contenta y agradecida por lo que el Gobierno taiwanés dijo sobre la defensa de mis derechos.

Sentí que escucharon lo que trataba de decir y eso demuestra que aquí en Taiwán valoran la democracia.

Rappler Talk: Linn Ordidor, trabajadora extranjera en Taiwán, sobre la libre expresión y elusión de la deportación.

La cuidadora Linn Ordidor llegó a los titulares cuando el Gobierno filipino presionó para deportarla de Taiwán por haber criticado al presidente Rodrigo Duterte. Dice a Rappler por qué cree que vale la pena hablar claro.
—————
Mira y escucha cómo Linn Ordidor habla de sus convicciones y de por qué piensa que ser obstinada y franca vale la pena el riesgo de ofender a los poderosos.

Inmediatamente, Angelito Banayo, presidente y representante residente de la Oficina Económica y Cultural de Manila (MECO), se disculpó con Taiwán.

MECO es el representante oficial del Gobierno de Filipinas en Taiwán. Banayo dijo que el funcionario de POLO actuó por su cuenta sin consultar con MECO.

La cuestión provocó indignación en Filipinas. Se citó como una prueba más de la intolerancia del régimen de Duterte hacía los disidentes.

Migrante Internacional, grupo que ofrece asistencia a los trabajadores extranjeros en Filipinas, acusó a POLO de tener las prioridades invertidas:

There are thousands upon thousands of distressed, abused, stranded and neglected OFWs needing to be rescued and assisted but these overseas POLO officials opted instead to expend all their time in the world to gang up on Ordidor on the mere basis of her critical views against President Duterte. This is definitely meant to divert people’s attention from the Duterte regime’s inutility in addressing the COVID-19 pandemic and recession in the Philippines.

Hay miles y miles de trabajadores extranjeros en Filipinas en dificultad, maltratados, varados y abandonados que necesitan ser rescatados y asistidos, pero estos funcionarios de la POLO en el extranjero optaron por dedicar todo su tiempo en el mundo a unirse contra Ordidor sobre la mera base de sus opiniones críticas contra el presidente Duterte. Sin duda, con esto se pretende desviar la atención de la gente de la inutilidad del régimen de Duterte para hacer frente a la pandemia y la recesión de COVID-19 en Filipinas.

El líder de la minoría en el senado de Filipinas, Franklin M. Drilon, pidió el despido del agregado laboral:

His mandate is to promote the welfare of our OFWs. He has shown the highest level of ignorance. Worse, his action embarrassed the Philippine government.

Mr. Macauyag's irresponsible act toward a helpless overseas Filipino worker is clearly an abandonment of his sworn duties to protect the welfare of OFWs.

Su misión es promocionar el bienestar de nuestros trabajadores extranjeros en Filipinas. Ha mostrado el mayor nivel de ignorancia. Lo peor es que su acción avergonzó al Gobierno de Filipinas.

El acto irresponsable del señor Macauyag hacía una trabajadora filipina en el extranjero que se encuentra indefensa es claramente un abandono de sus deberes jurados de proteger el bienestar de los mismos.

Atty Jacqueline Ann de Guia, portavoz de la Comisión para los Derechos Humanos, instó a las autoridades a defender la libertad de expresión:

We continue to remind the government that public service requires a higher tolerance for opinions and criticisms, especially that a democracy works best when there are healthy discourses on governance; thereby, allowing greater accountability from our public officials.

Seguimos recordando al Gobierno que el servicio público requiere mayor tolerancia a las opiniones y críticas, especialmente que una democracia funciona mejor cuando hay discursos saludables sobre el Gobierno, con lo que se permite una mayor responsabilidad de nuestros funcionarios públicos.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.