Bocas Lit Fest y su iniciativa “100 libros caribeños que nos formaron”

Captura de pantalla de la publicación en Facebook del Festival Literario Bocas que promueve su iniciativa “100 libros caribeños que nos formaron”

Este año, el Festival Literario Bocas, que se ha convertido en el principal festival literario del Caribe y en uno de los mejores del mundo, celebra su décimo aniversario. Los fundadores del festival que se celebra en Trinidad y Tobago había planeado celebrarlo a lo grande del 18 al 20 de septiembre de 2020, pero por ahora, la pandemia de COVID-19 ha obligado a que todos los actos previos al festival se realicen en línea –y sigue siendo poco claro en este punto si las fronteras del país volverán a estar abiertas a tiempo para las fechas indicadas.

Una de las iniciativas que lanzó el festival para cautivar el público es su campaña “100 libros caribeños que nos formaron”. Inspirada en los “100 libros que han modelado nuestro mundo” de la BBC, reto pide a los lectores que presenten los títulos de los libros caribeños que les son muy significativos. Bocas deja en claro que esto “no es una competencia, sino una oportunidad de mostrar las historias que ocupan un lugar especial en sus estanterías y en sus corazones”.

La campaña, que terminó el 8 de mayo, recibió una solida respuesta en los canales de medios sociales, con la etiqueta #MyCaribbeanLibrary (mi biblioteca caribeña). Algunos aficionados a la literatura simplemente publicaron sus opciones en hilos de comentarios, mientras que otros crearon su propia publicación y video. Mostraremos algunas de las elecciones más interesantes.

Saajid Hosein, vlogger trinitense de libros, inició el proceso, explicó cómo funcionaba la iniciativa y seleccionó algunos de los suyos:

Muchos de los libros que Hosein eligió tenían el tema compartido de que la interioridad crea el exterior, como “Lo que no supe decirte” de Elizabeth Nunez, en el que la heroína aprende que “casa no es un lugar, sino las personas que amas y cuidas”. También “The Beast of Kukuyo” de Kevin Jared Hosein, cuento sobre una chica que aprende que los verdaderos monstruos que atormentan nuestros miedos […] son, en realidad, los que viven dentro de nosotros”.

Amilcar Sanatan, poeta y bloguero, también publicó un video con sus elecciones:

La lista de Sanatan era ecléctica. Incluía clásicos literarios caribeños como “El dragón no puede bailar” de Earl Lovelace, “Growing Up Stupid Under the Union Jack” de Austin Clarke, que examina la “colonialidad de la educación y la vida social barbadense”, y “I Am Becoming My Mother”, de la jamaicana Lorna Goodison, colección de poesías, que Sanatan dice ayudó en su formación.

También consideró que la obra “Un pequeño lugar” de Jamaica Kincaid era una “obra muy importante” como una “impugnación del espacio, el lugar [y] el poder” en la región. Como poeta de la palabra hablada, Sanatan se sintió atraído por “La historia de una voz” de Kamau Brathwaite, quien creía que la poesía, al igual que la cultura caribeña, debía vivirse a través de la rica tradición oral de la región.

La autora Breanne Mc Ivor también se destacó, con una selección que incluía la obra “Los lectores de huesos”, ficción criminal caribeña de Jacob Ross, y la aclamada novela “El triturador de rocío” de Edwidge Danticat:

Mc Ivor también eligió el sorprendente debut de la poetisa trinitense Shivanee Ramlochan “Everyone Knows I Am a Haunting”, que dice ser “poesía que nos muestra lo mejor y lo peor de nosotros mismos”.

Andre Bagoo, otro poeta trinitense, eligió la obra “Aelred’s Sin‬” del escritor trinitense Lawrence Scott, como un libro que tuvo un profundo impacto:

Look closely, it is as though Lawrence Scott has ripped out the spine of Umberto Eco’s “The Name of the Rose,” the yearning root, the bones beneath tender flesh and transplanted the same mood and energy, the same series of baffling yet dazzling antinomies into the heat of the islands— in all senses, across geographies. A book that is bold in its willingness to explore a hidden struggle which, even in all its particulars, manages to be universal. An incredible feat not only of art, but also, in its own way, restitution, justice and song. Bless you, Lawrence Scott.

Miren atentamente, es como si Lawrence Scott hubiese arrancado la espina dorsal de “El nombre de la rosa” de Umberto Eco, la raíz del anhelo, los huesos bajo la tierna carne y trasplantado el mismo humor y energía, la misma serie de desconcertantes pero deslumbrantes antinomias al calor de las islas –en todos los sentidos, a través de las geografías. Un libro audaz en su voluntad de explorar una lucha oculta que, incluso en todos sus detalles, logra ser universal. Una increíble hazaña no solo de arte, sino también, a su propia manera, de restitución, de justicia y de canto. Bendito seas, Lawrence Scott.

Finalmente, las sugerencias de Anna Lucie-Smith se mantuvieron firmes en el ámbito de la literatura infantil y juvenil, para ayudar a moldear a los lectores –y escritores– caribeños del mañana:

The Bocas Lit Fest is asking us to name the 100 [Caribbean] books that made us. Well, I think we might well make it to 1,000! […] Yes, there are the obvious classics and I won't rehash any of that. But there are a few very recent books that I want to see on the list.

El Bocas Lit Fest nos pide que nombremos los cien libros [caribeños] que nos formaron. Bueno, ¡creo que podríamos llegar a los mil! […] Sí, están los clásicos obvios y no volveré a repetir nada de eso. Pero hay algunos libros muy recientes que quiero ver en la lista.

Sus elecciones incluyeron “Home Home” de Lisa Allen-Agostini, que dice ser un “simple, legible y muy importante librito que toca tantas cosas serias que como caribeños enterramos, ignoramos o tomamos como bromas sin entender nunca completamente”.

A Lucie-Smith también le gusto “My Fishy Stepmom” de Shakirah M. Bourne por sus “poderosos mensajes para la juventud, además de que el lenguaje juega con el folclor del Caribe de una manera más ligera” y “Ready, Set…Hatch” de Jeunanne Alkins- libro ilustrado que educa a los niños sobre las tortugas laúd a través de una encantadora historia sobre una pequeña cría competitiva que aprende una valiosa lección sobre el trabajo en equipo.

Lucie-Smith termina diciendo:

Bocas Lit Fest forgive me for only mentioning YA [young adult] and children's lit — but it's our foundation! Long before my children read lovelace and naipaul, we will be enjoying Alkins, Bourne and Allen-Agostini as a family!

Bocas Lit Fest, perdóname por mencionar solo literatura juvenil o infantil –pero ¡es nuestra base! Mucho antes de que mis hijos lean Lovelace y Naipul, ¡estaremos disfrutando de Alkins, Bourne y Allen Agostini como una familia!

Los primeros 20 libros seleccionados por el Festival Literario Bocas están aquí e incluyen “múltiples géneros […] abarcan varias generaciones, estilos, escenarios e inquietudes”. Algunos de los temas explorados en estos títulos de ficción, no ficción y poesía incluyen la división de clases, la xenofobia, el amor juvenil, el desarrollo rural, el exilio, el colorismo –entre muchos otros”.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.