¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Juan Pablo Mazorra: “Ser actor de teatro es una verdadera profesión de resistencia”

Foto de Juan Pablo Mazorra, utilizada con permiso del autor David Ruano.

El trabajo del artista se ve siempre presentado en su escaparate final, como un condensado de los aciertos en el proceso creativo, y es el mismo que llega a manos del público en forma íntegra e inmaculada para su apreciación. Teniendo la oportunidad de conocer colegas artistas y conocer sus procesos, en algún momento el camino me cruzó con el actor, director y pedagogo de teatro Juan Pablo Mazorra quien es originario de la ciudad de Puebla, Mexico.

Su interés por los diferentes lenguajes teatrales lo lleva a vivir en España. En su camino, ha pisado lugares de prestigio como el Institut del Teatre y el centro Moveo en Barcelona ambas. Actualmente es actor de una de las compañía teatrales independiente más antiguas de Europa, Els Joglars.

Mazorra es también fundador y director artístico de la compañía de teatro independiente Parece una tontería y pedagogo de teatro. En 2018 recibió el premio al mejor actor por el monólogo “MIGRANTE” en el IX Festival de Teatro Independiente MUTIS. Pude platicar con él y esto fue lo que nos contó.

“Set Segons. In God We trust” de Falk Richter. Dirección de Ruben Pérez. Foto de Markel Cormenzana. Utilizada con permiso.

Alejandro Barreto: ¿Porqué escogiste como profesión el teatro y qué compromiso adquieres con ella?  

Juan Pablo Mazorra: Porque honestamente, a los actores nos gusta sentirnos exhibidos, contar una la historia donde es el protagonista, sentir la interacción entre público y el mensaje que estás dando. Es un juego de dos, el actor y el público que ha pagado por entrar a verte, es un acto de comunión. Me gusta cuando actúo ver las caras del público, los gestos, la respiración, las risas, eso me apasiona.

Ahora bien, aunque suene idílico, creo que el teatro cambiará al mundo, o al menos un mundo, el de una persona. Lo imagino cuando la gente se acerca al final de la obra para felicitarte, darte sus puntos de vista y saber que quizás ese día llegará a su casa y durante la cena contará algo sobre lo que sintió o reflexionó gracias a una obra de teatro. La gente que va verlo, asiste con una expectativa, al menos pasar el rato, y ese es un buen momento para decirle que aparte de divertirse, vamos a reflexionar sobre un tema, o yo voy a plantear también las inquietudes que me preocupan, porque al final el teatro no plantea respuestas, sólo preguntas. El teatro modifica de muchas formas, yo me siento mejor persona gracias a él, es un trabajo de empatizar, me obliga a ponerme la piel de un personaje, entenderlo y no juzgarlo.

“Migrante” dirigida por Neilor Moreno y Giselle Stanzione. Foto de Mayra Luna, utilizada con permido.

 AB: ¿En qué situación se encuentra el teatro?

JPM: He tenido el privilegio de pisar algunos países y durante mi formación he podido intercambiar ideas con personas de muchas nacionalidades, y es triste reconocer que el común al hablar de la situación del teatro es siempre complicada e incierta. Pareciera que los artistas somos de los últimos eslabones en la cadena humana. El común denominador en México, en España y en casi todos lados, sigue siendo el mismo: pagos miserables, falta de interés por parte de los programas de gobierno para las artes, el poco hábito de la gente para ir al teatro, teatros que se ven obligados a cerrar, contratos inexistentes, pagos atrasados…. No se equivoca ninguno al decir que esta es una verdadera profesión de resistencia.

“ZENIT” De la compañía Els Joglars. Foto de David Ruano. Fotografía utilizada con autorización.

AB:¿Por qué decidiste ir al extranjero a desarrollarte profesionalmente?

JPM: La razón principal por la que vine a España fue para estudiar. Quería profesionalizarme en un tipo de teatro muy específico y su estudio en México era complicado y/o inexistente. Fue un posgrado en teatro y educación, y un diplomado en mimo corporal dramático y teatro físico las que me hicieron viajar a Europa. Mientras vivía aquí, la compañía de teatro Els Joglars  convocaron a casting y tras un largo proceso de filtros, me contrataron, así que tuve la oportunidad, al finalizar mis estudios de seguir viviendo en este país.

“BRUELS”. Texto y Dirección de Oriol Morales. Foto de María Alzamora. Fotografía utilizada con autorización.

 AB: El concepto de la migración se ha vuelto parte del discurso de tu trabajo. ¿Cómo vives esa realidad?

JPM: Considero que muchos de los trabajos personales que desarrollo como artista siempre están permeados de una fuerte necesidad de hablar de una problemática social porque considero que todo artista es un ser político. Con la obra “Intermitentes” nos aventuramos a hablar del suicidio juvenil, con “ese lugar que nadie escucha” sobre la violencia contra la mujer, en “Tafus” sobre el duelo tras la muerte… y no es que la migración se haya vuelto mi discurso de la noche a la mañana. Creo que ser mexicano y no tener en la cabeza la palabra migración, se debe a que vives de manera muy privilegiada, o porque no has querido mirar la realidad que te rodea. La idea de que alguien tenga que dejar su lugar natal, por las razones que sea, ha sido siempre algo que he reflexionado mucho; pero hasta que me convertí en parte de esta estadística, fue que decidí convertir esa idea en un espectáculo. Así nace “Migrante” uno de mis proyectos personales al que más tiempo le he dedicado y qué más satisfacciones a nivel personal y artístico me ha dejado. Los artistas tenemos una gran capacidad de migrar, ojalá nadie tuviera que hacerlo por supervivencia, sino por placer y por la curiosidad de descubrir el mundo.

AB¿Tu aprendizaje como actor, dramaturgo y gestor en España está contemplado para ser llevado a México?

JPM: Las pocas veces que he vuelto a México para visitar a mi familia, me las he arreglado para siempre impartir algunos talleres o compartir algo de mi trabajo; nada me haría más feliz que trabajar en México. Me encantaría que me inviten a dirigir una obra, llevar algún espectáculo mío de gira por allá o ir e impartir clases. Muero de ganas de regresar y aportar mi granito de arena, modificar y dar un punto de vista diferente en la situación teatral de mi país.

Si te interesa seguir su trabajo puedes seguir su página de facebook.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.