En medio de la pandemia de COVID-19 en Níger, el gobierno transgrede la libertad de expresión de informantes

Enfermera regresa de revisar pacientes en la entrada de un hospital en Níger, 2 de abril de 2020. Fotografía de Anna.psiaki vía Wikipedia (CC BY-SA 4.0).

La transparencia de la información parece ser la mejor forma para combatir la pandemia del COVID-19 —como lo ha demostrado Taiwán, por ejemplo— pero el Gobierno nigerino parece estar expandiendo la censura además de periodistas a informantes y personal médico.

Esto produce una situación aún más inestable en Níger, un país que ya se encuentra bajo amenaza por un extremismo islamista.

Arrestos por mencionar el COVID-19

El primer caso del virus en Níger se reportó el 19 de marzo de 2020. Desde el 8 de mayo se han reportado 781 casos, incluida la muerte por COVID-19 del ministro de Trabajo nigerino el 3 de mayo. A pesar de la clara presencia de COVID-19 en Níger, la Policía detiene a doctores y periodistas cuyo “crimen” solo parece ser el simple hecho de mencionar el virus en entrevistas o en redes sociales, como lo denuncia la organización de derechos humanos Amnesty International:

Le 14 mars dernier, le rédacteur en chef et une journaliste de la Télévision Labari ont été convoqués à la police judiciaire à la suite d’une interview sur le COVID-19 accordée par le docteur vétérinaire Zoulkarneyni Maiga. Ce dernier a aussi été convoqué et a été libéré le soir du 16 mars. Amnesty International a pu obtenir la vidéo de l’interview et le Dr Maiga n’a fait que parler de l’origine du virus et expliquer les étapes de son développement, tout en demandant au public d’appliquer les mesures de prévention.
Depuis le 5 mars, un autre journaliste, Kaka Mamane Touda est arbitrairement détenu après son post sur Facebook alertant sur un possible cas de COVID-19 au Niger.

El 14 de marzo, la policía judicial citó al editor en jefe y a un periodista de Television Labari después de una entrevista con el veterinario Zoulkarneyni Maiga, acerca del COVID-19. El doctor Maiga también fue citado y más tarde liberado la tarde del 16 de marzo. Amnistía Internacional logró obtener el video de la entrevista, en el que simplemente habla sobre el origen del virus, explica los pasos en su desarrollo y pide al público aplicar medidas preventivas.
Otro periodista, Kaka Mamane Touda, ha estado detenido arbitrariamente desde el 5 de marzo. Hizo una publicación en Facebook que alertaba sobre otro caso posible de COVID-19 en Níger.

La democracia en Níger pierde impulso

Según Reporteros Sin Fronteras, Níger está en el lugar 57 de la clasificación mundial de libertad de prensa y en el décimo lugar de África. Esta es una posición decente en el contexto panafricano dado que este país saheliano es blanco del extremismo islamista.

Sin embargo, pareciera que el Gobierno está cada vez menos preocupado por su imagen dado que se han multiplicado los arrestos de activistas de derechos humanos, periodistas e informantes.

Una víctima reciente de la censura nigerina es el activista Ali Idrissa. Él conoce bien las prisiones nigerinas, dado que fue arrestado en 2005, 2017 y 2018. Como coordinador de la Red de Organizaciones para la Transparencia y Análisis de Presupuesto (ROTAB), cooperativa nigerina de varias organizaciones sin fines de lucro y no gubernamentales, y uniones que participan en la campaña global “Publish What You Pay“, parece que realmente disgusta a las autoridades.

Idrissa también es miembro del equipo para cooperación y acción en la sociedad civil y el director general del grupo de prensa Labari. Después de una denuncia ligada a cargos de difamación, estuvo en custodia policial entre el 9 y el 14 de abril de 2020.

Este período excede la duración legal de custodia policial en Níger, que está limitada a 48 horas y probablemente una extensión. También va contra la decisión que tomó el Ministerio de Justicia el 20 de marzo que tenía como objetivo disminuir la detención policial durante la pandemia del COVID-19.

El Observatorio para Protección de los Defensores de Derechos Humanos, colaborador de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) y de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT), revela que podría enfrentarse hasta tres años de prisión si lo declaran culpable:

 Mr. Idrissa was granted provisional release at the end of the hearing. … Mr. Idrissa was arrested in connection with revelations of the alleged embezzlement of funds initially intended to equip the Nigerien army in the fight against terrorism. The Observatory noted that in the same context, a peaceful protest was violently repressed on March 15, 2020, in Niamey, [the capital] and numerous people were arrested, including defenders of human rights.

Al señor Idrissa se le otorgó libertad condicional al final de la audiencia. … El señor Idrissa fue arrestado por estar relacionado con revelaciones de una supuesta malversación de fondos destinada inicialmente a equipar al Ejército nigerina en la lucha contra el terrorismo. El Observatorio señaló que en el mismo contexto se reprimió violentamente una protesta pacífica el 15 de marzo de 2020, en Niamey, [la capital] y se arrestó a un gran numero de personas, incluidos defensores de los derechos humanos.

A pesar de que Idrisssa fue liberado el 14 de abril de 2020, otros miembros de la sociedad civil que fueron arrestados al mismo tiempo seguían detenidos al 12 de mayo. El 31 de marzo, el régimen para cooperación y acción ciudadana publicó un comunicado de prensa:

As you know, the only misdeed of these honorable sons of the nation who are today imprisoned is to have organized peaceful assemblies not only in support of the FDS [security forces] in the ever so dangerous combat that they lead against terrorists, but above all to demand the judicial handling of the extraordinary case of predation of public resources allocated to the Ministry of Defense. This intimidation will not work! the citizens’ struggle must and will continue its tireless efforts.

The struggle will continue, even as we are faced with the new and difficult test imposed upon us by the necessary, collective fight against the murderous CORONAVIRUS or COVID-19 pandemic.

Como ya saben, la única fechoría de estos honorables hijos de la nación que hoy están siendo encarcelados es haber organizados asambleas pacíficas no solo en apoyo de la FDS [fuerzas de seguridad] en el constante combate tan peligroso que encabezan contra los terroristas, sino sobre todo para demandar el manejo judicial del caso extraordinario de depredación de recursos públicos asignados al Ministerio de Defensa. ¡Esta intimidación no va a funcionar! La lucha de los ciudadanos debe continuar y continuará con sus incansables esfuerzos.

La lucha continuará, aunque enfrentamos a una prueba nueva y difícil impuesta por la lucha necesaria y colectiva contra el mortal CORONAVIRUS o pandemia del COVID-19.

En un artículo publicado el 18 de abril, el sitio web nigerdiaspora.net informa:

Other arrests followed. Just as voices rose to demand the release of these civil society actors, incarcerated since March 19, other [arrests] of activists and civil society actors were made in the last two periods of 24 hours. Among them were Dr. Mallah Toudjani and Nassirou Saidou, president of the nonprofit organization, Voice of the Voiceless. Dr. Mallah Tidjani was arrested for audio attributed to him and which made the rounds of WhatsApp groups over the last 48 hours. In this audio clip, he speaks about the management of the covid 19 pandemic. For Nassirou Saidou, who has been under arrest since last Tuesday March 14, an audio clip is also at cause.

Siguieron otros arrestos. Así como se alzaron voces para demandar la liberación de estos actores de la sociedad civil, encarcelados desde el 19 de marzo, se realizaron otros [arrestos] de activistas y actores de la sociedad civil en los últimos dos períodos de 24 horas. Entre ellos estaban el doctor Mallah Toudjani y Nassirou Saidou, presidente de la organización sin fines de lucro, La voz de los sin voz. El doctor Mallah Tidjani fue arrestado por un audio atribuido a él y que dio vueltas en grupos de WhatsApp durante las últimas 48 horas. En este audio, habla sobre el manejo de la pandemia del COVID-19. Para Nassirou Saidou, que ha estado bajo arresto desde el martes 14 de marzo, un audio también está en causa.

La sociedad civil nigerina reaccionó fuertemente a la malversación de fondos destinada a la compra de armas, se niegan a ver el futuro de su país hipotecado y a mantenerse al margen mientras sus militares luchan contra extremistas islamistas mejor armados. En un comunicado de prensa de la cooperativa nigerina Turn the Page, Issa Garba, encargada de comunicaciones, escribió:

After the Ministry of Defense financial audit revealed major embezzlement of funds intended for military supplies, civil society was mobilized. They condemned those responsible for the embezzlement and demonstrated their support of the Security and Defense Forces, who are the primary victims and find themselves deprived of quality military equipment in wartime.

Luego de que la auditoría financiera del Ministerio de Defensa revelara una importante malversación de fondos destinada a suministros militares, la sociedad civil se movilizó. Condenan a los responsables de la malversación y mostraron su apoyo a las Fuerzas de Seguridad y Defensa, las principales víctimas y se encuentran privadas de equipos militares de calidad en tiempos de guerra.

Una crisis mal manejada

Está bastante claro que el Gobierno nigerino no logró manejar la crisis de esta pandemia, como está descrito en el informe “Cuando el antiterrorismo justifica la restricción del espacio cívico”, de la misma cooperativa nigerina Turn the Page, que el 24 de abril señaló:

Today, the freedoms of demonstration, assembly, and speech are truly endangered, flouted by the unelected administrative authorities of various municipalities in the country. As the security situation in Niger deteriorated, the administrative authorities prohibited more and more demonstrations organized by civil society [OSC]. On multiple occasions, even meetings in private locations were prevented without any real justification.

Hoy, las libertades de manifestación, reunión y expresión están realmente amenazadas, incumplidas por las autoridades administrativas no elegidas de varias municipalidades en el país. Dado que la situación en Níger está deteriorada, las autoridades administrativas prohibieron más y más manifestaciones organizadas por la sociedad civil [OSC]. En varias ocasiones, se prohibieron hasta reuniones en lugares privados sin ninguna justificación real.

Ciertamente, la dura disolución de una manifestación en Niamey provocó tres muertes a principios de marzo. Amnistía Internacional pidió a las autoridades que abrieran una investigación independiente sobre las circunstancias de sus muertes.

Además, Anadolu Agency advierte que varios barrios en la capital nigerina de Niamey fueron sacudidos por manifestaciones.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.