Efectos curativos del té de arbusto: Conversación con la artista visual barbadense AnnaLee Davis

Arbustos de melón amargo secos, solo una de las muchas plantas medicinales que se pueden utilizar para hacer té de arbusto. Foto por Sammy Davis, cortesía de AnnaLee Davis, usada con autorización.

Los tés de arbusto –infusiones de plantas y hierbas indígenas que se cree que tienen propiedades medicinales– todavía se consumen mucho el el Caribe. Annalee Davis, artista visual y activista cultural barbadense, está llevando el concepto a otro nivel con su trabajo acerca de esta conocida bebida.

En una región que todavía está luchando con las consecuencias del colonialismo y la esclavitud –trauma enraizado en la tierra– el proyecto de Davis “Bush Tea Plots” (Parcelas de Té de Arbusto) trata de desarrollar estrategias regeneradoras posteriores a la plantación. El resultado es un entrelazamiento progresivo de la agricultura, la economía, el arte y la historia que tiene el potencial de hacer que los caribeños replanteen el pasado y que aprovechen esa resistencia para crear un futuro esperanzador, abordando de frente desafíos como la mitigación del clima y COVID-19.

El hecho que el estudio de David esté ubicado en una granja lechera, que era una plantación de azúcar del siglo XVII, hace que sus descubrimientos sean aún más tangibles, ya que su arte y su escritura se relacionan literalmente con los fragmentos de esa historia.

Un flamboyán en la lechería Walkers, St. George, Barbados, donde se encuentra la casa y el estudio de la artista. Foto (2019) por AnnaLee Davis, usada con autorización.

El 14 de mayo 2020, a través de una emisión en directo en Yotube, Davis habló con Keisha Farnum, directora del Instituto Walkers para la Investigación, Educación y Diseño de la Regeneración (WIRRED en inglés) sobre algunos de estos conceptos, y se comprometió conmigo justo después a través del correo electrónico y de WhatsApp, y examinamos más a fondo algunas preguntas.

La artista visual barbadense Annalee Davis habla de su trabajo. Foto de Tim Bowditch. Imagen cortesía de Davis, usada con autorización.

Janine Mendes-Franco (JMF): El arbusto proporciona una forma no amenazante de salvar el abismo entre la historia común de nuestra región y su futuro colectivo. ¿Elegiste a propósito un enfoque que puso de cabeza la bebida de nuestros antiguos colonizadores, o surgió de forma orgánica?  

Annalee Davis (AD): This particular landscape and the context of the plantation have formed the baseline of my work for decades. I tend to ruminate on an idea for quite some time, maybe years, until it coalesces into something more tangible. (Bush) Tea Services [a related project] evolved from the Wild Plant drawings on ledger pages and from the land in an organic way. Walking the fields, as Rebecca Solnit suggests, is a way to measure our bodies against the land and I am constantly measuring my body against this land during my roaming dawn ritual where ideas reveal themselves and later manifest in the studio.

Annalee David (AD): Este paisaje particular y e contexto de la plantación han formado la base de mi trabajo durante décadas. Tiendo a dar vuelta a una idea durante bastante tiempo, tal vez años, hasta que se fusiona en algo más tangible. [El proyecto relacionado] (Bush) Tea Service evolucionó a partir de dibujos de plantas silvestres sobre hojas de contabilidad y de la tierra de manera orgánica. Caminar por los campos como sugiere Rebecca Solnit, es una manera de medir nuestros cuerpos contra la tierra y estoy constantemente haciéndolo durante mi ritual de paseo al amanecer donde las ideas se revelan y luego se manifiestan en el estudio.

JMF: A medida que la gente del Caribe toma el control de nuestra narrativa histórica, ¿cuán importante es hablar sobre el trauma para que se produzca una curación colectiva, y cuán crítico es el arte para esa curación?

AD: I have been concerned with how shared historical suffering reveals itself communally and how individuals and nations manage trauma and the desire for self-fulfilment in small places like Barbados, where social life and kinship are predominantly experienced in separate social spheres.

Art is pivotal in the curative space because it registers beyond the intellect at a sensorial level. However, before we heal, difficult conversations analysing the past, facilitating opportunities to broaden identities, and expressing solidarities to shape the future are essential.

A virtual slaughterhouse sits beneath our soil, sowing the seeds of contemporary issues with which we grapple today. These legacies emanate from the subterranean layers of this land as living ghosts from our collective past. There is so much work to do and artists are critical to the conversations as we have the power to envision alternative futures for us all.

AD: Me ha preocupado cómo el sufrimiento histórico compartido se revela comúnmente y cómo las personas y las naciones manejan el trauma y el deseo de autorrealización en lugares pequeños como Barbados, donde la vida social y el parentesco se experimentan predominantemente en esferas sociales separadas.

El arte es fundamental en el espacio curativo porque registra más allá del intelecto a nivel sensorial. Sin embargo, antes de curarnos, son esenciales las conversaciones difíciles que analizan el pasado, facilitan las oportunidades de ampliar las identidades y expresan las solidaridades para dar forma al futuro.

Un matadero virtual está bajo nuestra tierra, sembrando las semillas de los problemas contemporáneos con los que lidiamos hoy en día. Estos legados se difunden de los niveles subterráneos de esta tierra como fantasmas vivos de nuestro pasado colectivo. Hay tanto trabajo por hacer y los artistas son críticos en las conversaciones ya que tenemos el poder de imaginar futuros alternativos para todos.

JMF: Recientemente le explicaba a alguien de fuera de la región que Barbados, que depende en gran medida del turismo, es quizás el más cuidado de todos los territorios del Caribe. El arbusto, por otro lado, es silvestre. ¿Cómo te ha ayudado este proyecto a reconciliarles? 

AD: I’m not sure I have. If anything, bush reminds me how fake the polished tourist environment is — from which I’m quite removed. Bush is wild and has taught me so much more about myself and the way in which I was (mis)educated. As a young child I learned that ‘weeds’ were not valued and were removed manually or eradicated chemically. Much later, I understood the importance of bush, and the significant role played by wild botanicals in regenerating the soil.

AD: No estoy segura de haberlo hecho. Si acaso, el arbusto me recuerda lo falso que es el refinado entorno turístico- del cual estoy bastante alejada. El arbusto es silvestre y me ha enseñado mucho más sobre mi y cómo fui (mal) educada. De niña aprendí que las “malas hierbas” no se valoraban y se quitaban manualmente o se erradicaban químicamente. Mucho después comprendí la importancia del arbusto y el significativo papel que juega la botánica silvestre en la regeneración del suelo.

Exposición de “Serie de Plantas Silvestres” de AnnaLee Davis en la Galería de Arte de Black Studies, UT, Austin, 2015. Látex sobre Hojas de Contabilidad de la Plantación @ 22” x 13”. Foto de Mark Doroba. Imagen cortesía de Davis, usada con autorización.

JMF: Sé que estás preocupada por la degradación del suelo de la región y por la pérdida de biodiversidad como resultado de las industrias extractivas, como el monocultivo,  ya sea la caña de azúcar en el siglo XVII o el turismo en la actualidad. ¿Puedes explicar como tu serie de “Plantas Silvestres” ha ayudado a crear un cambio de la degradación a la fitorremediación de los arbustos como malezas a preciosos recursos?

AD: I now see wild plants as active agents in the process of decolonising fields, performing quiet revolutions by asserting themselves against an imperial, monocrop landscape. A proliferation of wild plants and trees growing in abandoned sugar cane fields now contribute to greater biodiversity in Barbados since the late 17th century. Walking these fields at Walkers and directing my attention toward plants often ignored, reorients my understanding of this land and our history away from dominant narratives. Phytoremediation — the capacity of some plants to remove toxins from the soil through their roots — has become a conceptual springboard for this series of drawings and a powerful way to instrumentalise the bush.

(detalle) de la “Serie de Plantas Silvestres” de Annalee Davis: Leucaena leucocephela/mimoseae,  Peladera. Foto por Mark King. Imagen cortesía de Davis, usada con autorización.

AD: Ahora veo a las plantas silvestres como agentes activos en el proceso de descolonización del suelo, que realizan revoluciones silenciosas al afirmarse contra un paisaje imperial de monocultivo. La proliferación de plantas y árboles silvestres que crecen en los campos de caña de azúcar abandonados contribuye ahora a una mayor biodiversidad en Barbados desde finales del siglo XVII. Caminando por esos campos y dirigiendo mi atención a las plantas a menudo ignoradas reoriento mi comprensión de esta tierra y de nuestra historia lejos de las narrativas dominantes. La fitorremediación –la capacidad de algunas plantas de eliminar las toxinas del suelo a través de sus raíces– se ha convertido en un trampolín conceptual para esta serie de dibujos y una poderosa forma de instrumentar el arbusto.

JMF: Cuando trabajaba en la serie, dibujando las imágenes en hojas de contabilidades reales de la plantación –método contable utilizado por el Imperio Británico– dos cosas llaman el atención: el color rosa victoriano de las páginas, que llevó a pensar en el género, y el orden con el que toda la información se registraba meticulosamente, disfrazando el caos y el trauma subyacente del sistema de plantación. ¿Cómo es que su arte ofrece una historia alternativa?

AD: My inscription of other images, like delicate shards, the Queen Anne’s Lace pattern, botanicals or the woman’s body, encourages us to think differently about this loaded context. I decolonise the ledger by repopulating and complicating these fiscal substrates as a kind of civic negotiation, exposing gaps in Barbados’ plantation history buried in the soil, in the public imagination and inadequately documented in the archives. This complicates the single story written through the voice of the white male planter about the economics of the sugar industry. Black, white, and biracial women also lived and worked on the plantation, lands previously inhabited by the indigenous. What was their relationship to wild plants, I wonder?

“Parcelas de té de arbusto- Un parche descolonial” de Annalee Davis, 2019. Foto por Dondré Trotman. Imagen cortesía de David, usada con autorización.

AD: Mi inscripción de otras imágenes, como fragmentos delicados, el patrón de encaje de la reina Ana, botánicos o el cuerpo femenino, nos anima a pensar de forma diferente sobre este contexto cargado. Descolonizo las hojas repoblando y enredando estos sustratos fiscales como una especie de negociación cívica, exponiendo las carencias de la historia de las plantación de Barbados sepultadas en el suelo, en la imaginación pública y mal documentadas en los archivos. Esto complica la única historia escrita a través de la voz del hombre blanco de las plantaciones sobre la economía de la industria azucarera. Las mujeres negras, blancas y birraciales también vivían y trabajaban en la plantación, tierras anteriormente habitadas por los indígenas. Me pregunto ¿cuál era su relación con la plantas silvestres?

JMF: Tu trabajo “Bush Tea Plots – A Decolonial Patch”(Parcelas de té de arbusto – Un parche descolonial)  incorpora arte, arquitectura paisajista y curación espiritual. ¿Puede explicar cómo esto es un testimonio vivo de la resistencia regional?

AD: Commissioned by the World Bank Group for their Risk and Resilience conference at a conference at [The University of the West Indies] Cave Hill campus, I collaborated with Kevin Talma and Ras Ils, linking art practice, landscape architecture, and botany for this permanent installation at the Errol Barrow Centre for Creative Imagination.

Thinking about forming new relationships with the land, I envisaged this work as a living restorative plot or apothecary of resistance confronting the historical imposition of Barbados’ monocrop, sugarcane, recognising nature as a radical agent of resistance against the model of the plantation. Observing how the natural world is threatened and degraded, the work looks to nature as a regenerative biosphere with tools for healing at the agricultural, botanical and psychological and spiritual levels.

Comprising a glass planter showing the soil profile and a specially curated selection of 12 medicinal plants with healing properties, it increases knowledge of medicinal plants through a dedicated website while teaching resilience by using what’s readily available in our environment rather than only relying on imported pharmaceuticals.

AD: Encargado por el Banco Mundial para su conferencia sobre Riesgo y Resistencia al Campus Cave Hill [de la Universidad de Antillas], he colaborado con Kevin Talma y Ras Ils, vinculando la práctica del arte, la arquitectura paisajista y la botánica para esta instalación permanente al Centro para la Imaginación Creativa Errol Barrow.

Pensando en formar nuevas relaciones con la tierra, concebí esta obra como una parcela restauradora viva o un boticario de resistencia que se enfrenta a la imposición histórica del monocultivo de caña de azúcar de Barbados, reconociendo la naturaleza como un agente radical de resistencia contra el modelo de la plantación. Observando cómo el mundo natural está amenazado y degradado, la obra mira a la naturaleza como una biósfera regenerativa con herramientas para la curación a nivel agrícola, botánico y psicológico y espiritual.

Compuesto por un plantador de cristal que muestra el perfil del suelo y una selección especialmente cuidada de 12 plantas medicinales con propiedades curativas, aumenta el conocimiento de plantas medicinales al tiempo que enseña la resistencia utilizando lo que está disponible en nuestro entorno en lugar de depender únicamente de los productos farmacéuticos importados.

En la segunda entrega, Annalee discute otro concepto del té de arbusto, “Servicios del té de arbusto”, y explica cómo sus teorías son relevantes para temas globales urgentes como la crisis climática y la pandemia de COVID-19.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.