Cómo un equipo de fútbol de regiones en conflicto en Camerún desafió los pronósticos y ganó trofeo nacional inaugural

Equipo de fútbol PWD Bamenda de Camerún. Foto: medios de PWD Bamenda, usada con autorización.

En 2016, PWD Bamenda, club de fútbol de la sitiada región norte de Camerún, logró su ascenso a la división nacional del país en dos campeonatos conocidos como Élite Dos.

Ese mismo año, estallaron protestas en las regiones noroeste y suroeste, lo que paralizó las actividades de fútbol en las dos regiones angloparlantes. Los pedidos de los manifestantes incluían usar inglés como idioma oficial en las cortes y escuelas angloparlantes y distribución igual de recursos económicos.

Estas protestas se tornaron violentas que llevaron a un sangriento conflicto que ya lleva casi cuatro años entre fuerzas gubernamentales mayormente francoparlantes y milicias separatistas angloparlantes.

Por su parte, PWD Bamenda logró promoción en la división nacional uno, Élite Uno, y fue coronado campeón de una temporada interrumpida a causa del coronavirus, cuando quedaban pocos partidos.

El club ha resistido la prueba del tiempo —ha sobrevivido amenazas relacionadas con el coronavirus y el actual conflicto separatista— para llegar a los niveles más altos.

Al inicio de la recién terminada temporada de fútbol, el presidente del club, Abunde Pascal, dijo a CBS Radio que le gustaría que el equipo tuviera un rol crucial en el campeonato, tras librarse de la relegación la temporada anterior.

“Los objetivos de esta temporada aún no se han definido adecuadamente, pero creemos que debemos tener un rol clave en el campeonato esta temporada. no queremos estar en esa batalla de relegación en la que estuvimos la temporada pasada”, dijo en octubre de 2019 el presidente del club Abunde.

PWD Bamenda apenas había sobrevivido la relegación de la temporada anterior, cuando su exentrenador, Augustin Choupo, fue secuestrado por supuestos separatistas anglófonos y enfrentó repetidas amenazas durante los partidos en Bamenda, la sede central regional de la región noroccidental.

“Hubo persistentes negociaciones con las fuerzas de seguridad para proteger el campo de juego del equipo”, dijo Kouamo Arnold, reportero de Bamenda, que informa sobre el club en diálogo con Global Voices el 16 de mayo de 2020. “El equipo tiene jugadores francófonos, así que la mayoría tenía temor a los secuestros al estar en el noroeste porque el exentrenador Augustin Choupo fue secuestrado”.

El equipo sufrió una serie de derrotas en la etapa inicial de la temporada 2020 y casi pasó a la zona de relegación, pero logró levantarse antes del final de la temporada – obtuvo 29 puntos y terminó en segundo lugar.

“Muchos criticaron la formación de juego [del nuevo entrenador David] Pagou de 3-5-2. Pero él se arriesgó, a diferencia de la filosofía del exentrenador y empezó a cosechar frutos”, dijo Kouamo.

PWD avanzó al segundo lugar con 40 puntos después de ganarle 1 a 0 al legendario club Tonnere Kalara en un calendario de 24 fechas. El club había perdido puntos en pocos partidos en la primera parte de la segunda fase en su búsqueda inicial para evitar la relegación.

“El espíritu del campeonato nunca le ocurrió realmente al club”, dijo el escritor de fútbol camerunés Giovanni Wanneh a Global Voices. Según Giovanni, el momento decisivo del PWD llegó en la fecha 28 de la competencia, cuando lograron una victoria decisiva para avanzar al primer lugar de la liga.

“Ganarle al Union Sportive of Douala hizo que el equipo y los hinchas creyeran que podían ganar la liga. Los hinchas empezaron a presionar”, dijo Wanneh.

La victoria llevó al equipo al primer lugar de la tabla de la Élite Uno con 47 puntos, un punto menos que el gigante camerunés Coton Sport, que lamentablemente empató con sus contendientes. Una victoria hubiera llevado al Coton Sport al primer lugar, pero las cosas quedaron como estaban y la liga quedó suspendida en marzo por el coronavirus.

Camerún ha registrado altos índices de pacientes de coronavirus durante este periodo en la región.

Al final, la Federación de Fútbol de Camerún (Fecafoot) que administra la liga dio por terminado el campeonato y declaró ganador al PWD cuando al campeonato le quedaban seis días.

El equipo, fundado hace 58 años en el Camerún del Sur, ahora representará a Camerún en la próxima temporada de la Liga de Campeones de Camerún en lo que será su primera aparición.

“Estamos muy contentos porque jugamos en esta parte del país [noroeste] y no es fácil, con los desafíos que conoces”, dijo el presidente de PWD, Abunde Pascal, a Global Voices el 16 de mayo.

El periodista Afeseh Apong, que viajó con el equipo para los partidos en toda la temporada, está de acuerdo.

“Tuvimos un partido en Bamenda, y Dragon Yaundé —el contendor— entró a la cancha mucho antes que nosotros. Los detuvieron en la entrada de la cancha unos presuntos combatientes separatistas. Los jugadores estaban traumatizados y nunca quisieron continuar el partido. Necesitamos un esfuerzo adicional para convencerlos de jugar”, dijo a Global Voices el 17 de mayo.

“Con todos estos factores negativos, creo que PWD rompió con todos los pronósticos”.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.